Vas a chocar… ¿cómo puedes protegerte?

Vas a chocar… ¿cómo puedes protegerte?

15 diciembre, 2017

Muchos accidentes suceden de forma tan imprevisible y fugaz que no tenemos tiempo de prepararnos, pero en otros muchos, y como suele decirse, "la ves venir". En estos casos, prepararnos y protegernos puede salvarnos la vida o reducir muchísimo nuestras lesiones. Aquí van nuestros consejos para hacerlo.

Los automóviles actuales son muy seguros y tienen muchos sistemas que minimizan nuestros errores para evitar el accidente (seguridad activa) y otros que nos protegen lo máximo posible en caso de que éste sea inevitable (seguridad pasiva).

El coche pondrá todo lo que pueda de su parte para protegernos, pero nosotros también podemos hacer algunas cosas para prepararnos ante una situación de accidente inminente. A veces no somos conscientes de lo que nos está a punto de pasar, los accidentes son fortuitos y pueden venir completamente por sorpresa. Para reducir lesiones en estos casos es conveniente que evitemos malas costumbres que maximizan las lesiones, como llevar los pies sobre el salpicadero, fumar (especialmente con pipa), llevar el respaldo demasiado reclinado…

Otras veces, en cambio, vemos venir el accidente claramente y en ellas podemos hacer algunas cosas para protegernos y reducir al mínimo posible nuestras lesiones. Vamos a verlas.

Cómo protegerme en caso de accidente

Graham se ha creado para sobrevivir a cualquier accidente de coche.
Así deberíamos ser para sobrevivir a un accidente. Como ves, lo más importante es proteger nuestra cabeza.
Ampliar

Aunque pensemos que el asiento es simplemente un elemento de confort del coche, en realidad se trata de uno de los principales sistemas de seguridad y está diseñado para protegernos, pero, para ser realmente eficaz en su misión, necesita de la colaboración del cinturón de seguridad. Si eres de los que se resisten a usar el cinturón de seguridad tengo malas noticias para ti: si “la ves venir” lo más seguro es que estés a punto de morir.

Muchos coches actuales equipan sistemas que detectan que están en una situación de alta probabilidad de accidente y ellos mismos toman algunas precauciones: pretensan los cinturones, cierran las ventanillas y el techo solar, ajustan el respaldo de los asientos… pero hay algunas cosas muy eficaces que podemos hacer nosotros mismos.

Lo primero que tienes que saber es que es mentira que durante el accidente las cosas sucedan a cámara lenta, todo es cuestión de fracciones de segundo, así que no tienes mucho tiempo para hacerlas. Por supuesto, no es el momento de cerrar tú a mano las ventanillas, regular el asiento… vamos a ver qué cosas sí puedes hacer:

  • Protege tu cabeza: nuestro cráneo es duro pero no está diseñado para soportar los impactos tan fuertes que hay en un accidente de tráfico. Coloca los brazos delante de tu cara, cierra los ojos y sujeta tu nuca con las manos. Si tu coche tiene airbags, suavizarás el bofetón que te da. Además reducirás el riesgo de cortes en la cara, protegerás los ojos y también las vértebras cervicales.
  • No saques los brazos por la ventanilla: además de estar prohibido, llevar los brazos o la mano fuera del coche es la mejor manera de que te los amputen.
  • Aléjate de la zona de impacto: si el golpe va a ser por un lateral, intenta separar tu cuerpo de ese costado del coche.
  • No te apoyes en el salpicadero: un acto reflejo del conductor es tensar sus brazos estirados contra el volante. Esto no es muy bueno porque produce lesiones en los codos, pero tampoco es muy grave porque el volante está diseñado para que su aro se deforme y reducir estas tensiones en los brazos. Sin embargo, que el copiloto intente sujetarse al salpicadero tiene varios inconvenientes. Para empezar, el propio airbag puede lesionarnos al desplegarse y, además, evitaremos que se infle correctamente, pero eso no es lo peor. Al echarnos hacia delante para apoyarnos, estamos desenrollando más carrete del cinturón, nos acercamos al parabrisas y alejamos la espalda del asiento. Esto hace que las probabilidades de salir disparado por el parabrisas, fracturarnos la cara y los brazos o lesionarnos la columna vertebral aumente.
  • Apriétate contra el asiento: trata de apoyar la nuca en el reposacabezas y toda la espalda en el respaldo. Cuanto más apoyados estemos en el propio asiento más nos podrá proteger.

 

Qué hacer en caso de vuelco

Proteger la cabeza y estar bien sujeto por el cinturón es esencial en caso de vuelco.
Proteger la cabeza y estar bien sujeto por el cinturón es esencial en caso de vuelco.
Ampliar

Los vuelcos son una situación muy desagradable y aparatosa, pero suelen producir menos lesiones graves y muertes que los impactos frontales y laterales. Mientras el coche está dando vueltas va disipando energía progresivamente y, salvo que no llevemos el cinturón o tengamos cosas sueltas por el coche, tenemos muchas posibilidades de salir sólo magullados. Si no tenemos el cinturón puesto, me temo que lo mejor que podemos hacer es preparnos para “tocar el arpa”. La mayoría de los fallecidos en caso de vuelco mueren al salir despedidos del vehículo y ser aplastados por el propio coche o del golpe contra el suelo al caer.

En caso de vuelco es prioritario estar bien sujetos al asiento con el cinturón lo más tensado posible, pero, sobre todo, proteger al máximo nuestra cabeza. En este caso, mejor que apoyarla contra el reposacabezas es que nos encojamos un poco con el mentón tratando de tocar el pecho, cerremos los ojos y nos cubramos la cabeza con los brazos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Grupos Civiles de Seguridad Vial 16 diciembre, 2017

Buenísimo artículo, Rubén

Rubén Fidalgo 16 diciembre, 2017

Gracias, me alegro de que os haya resultado interesante.

Luis Ignacio Lladó 19 diciembre, 2017

Buenas tardes,
Me gustaría añadir a sus buenos consejos otros que realizados de antemano en caso de accidente pueden influir.
1) No conducir nunca con la ropa de abrigo puesta. Ni los pasajeros tampoco. Funcionarán de forma más efectiva los cinturones de seguridad y todos los airbags que intervengan.
2) Mantener el orden dentro del coche al máximo, colocando todo dentro de guanteras, cajones etc… evitaremos que objetos varios salgan despedidos contra los pasajeros.
3) Mantener los cristales bien limpios reduce reflejos y amplia el campo de visión.

y en cualquier caso, al comprar un vehículo elegir un modelo que consiga las 5 estrellas Euroncap a otro con una estética más acertada que no las obtenga. Marca la diferencia entre una anécdota que contar y un drama familiar.

Alejandro 20 diciembre, 2017

Estoy de acuerdo, muy de acuerdo con todo. Añadiría que el copiloto debe tener el asiento “lo suficientemente cerca” para que con los pies pueda presionarse hacia el respaldo. Hay quien tiene por costumbre “no llegar” a apoyar los pies al fondo. Y lo consideran “comodidad”. Error que produce las consecuencias anunciadas, al buscar como referencia el lejano salpicadero.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba