Cómo preparar el coche para la lluvia

Cómo preparar el coche para la lluvia

15 octubre, 2018

Los días de lluvia parecen haber venido para quedarse, así que lo mejor es que nos preparemos para poder viajar de forma más segura con estos sencillos consejos.

Puede que, como decían en My Fair Lady, la lluvia en Sevilla sea una maravilla, pero esto no se cumple si tenemos que conducir: en coche, la lluvia siempre es un incordio. El motivo es que cuando llueve se añaden tres problemas a los que siempre tenemos cuando nos sentamos al volante:

El primero de ellos es que la densidad del tráfico aumenta. Muchos conductores que normalmente utilizan un scooter, van caminando o en bicicleta, deciden utilizar el coche para desplazarse.

El segundo gran inconveniente es que con la lluvia se reduce la adherencia y aumenta el riesgo de perder el control del vehículo.

Por último, la lluvia reduce la visibilidad, lo cual también aumenta el riesgo a la hora de conducir.

Por desgracia, contra el primer problema no podemos hacer nada salvo tenerlo previsto y, como te decimos en este reportaje para ahorrar combustible, salir con algo más de tiempo de casa para conducir sin prisas y sin asumir más riesgos.

Sin embargo, los otros dos inconvenientes sí podemos minimizarlos preparando el coche para mejorar nuestra seguridad cuando llueve.

Cómo preparar el coche para la lluvia: adherencia y visibilidad

Qué es y cómo reaccionar ante el aquaplaning 2
Una presión correcta en los neumáticos es imprescindible para mejorar la seguridad sobre suelo mojado.
Ampliar

Lo mejor que podemos hacer es preparar el coche para la lluvia, algo que no nos va a costar apenas nada. La mayoría de las cosas más importantes que tenemos que tener en cuenta para ir más seguros nos saldrán gratis. Sólo si nuestros neumáticos están ya al límite de uso nos exigirá un desembolso importante. De todos modos, es vital que tengamos claro que es más seguro un neumático a medio uso pero con las presiones correctas que uno completamente nuevo si lo llevamos mal inflado.

Vamos a ver ahora cómo mejorar nuestra seguridad en los dos puntos críticos que tenemos los días de lluvia: adherencia y visibilidad.

Cómo mejorar la adherencia del coche cuando llueve

Lo más importante aquí es llevar los neumáticos con la presión más alta de las recomendadas por el fabricante. De este modo reducimos el riesgo de aquaplaning. El coche no flota sobre el agua porque las ruedas lleven más aire sino porque no son capaces de evacuar el agua que queda atrapada bajo ella. Con la presión máxima recomendada para cada modelo los canales de evacuación están más dilatados y el aquaplaning se reduce.

Así tenemos tres frentes en los que trabajar para mejorar la adherencia:

  • Estado de los neumáticos: lo más importante es llevar una presión correcta y, obviamente, el dibujo al menos con la profundidad mínima legal.
  • El alineado de la dirección también es básico para lograr la máxima adherencia. Un correcto alineado apenas supone una hora de mano de obra y los resultados son excelentes.
  • El último elemento que afecta a la adherencia son los amortiguadores. Unos amortiguadores en mal estado alargan mucho las distancias de frenado y también hacen que aparezca antes el temido aquaplaning.

Cómo mejorar la visibilidad del coche cuando llueve

Mejorar la visibilidad tiene dos frentes: que nos vean y ver nosotros. Vamos a ver cómo mejorar nuestra seguridad cuando llueve siguiendo este sencillo listado de elementos a controlar:

  • Llenar el depósito lavaparabrisas con líquido de limpieza: añadir un jabón lavacristales en el lavaparabrisas es vital para mejorar la seguridad. Las salpicaduras de los coches que nos preceden muchas veces contienen grasas y aceites que hay sobre el asfalto y crean una molesta película traslúcida que restan mucha visibilidad. Es imprescindible poder eliminar esa capa tan molesta.
  • Escobillas limpiaparabrisas: unas escobillas en mal estado limpian mal y dejan un halo muy molesto sin limpiar. Cambiar las escobillas es muy fácil y económico.
  • Parabrisas en buen estado: un parabrisas rayado o algo esmerilado hace que las escobillas no limpien bien aunque sean nuevas. La mayoría de los seguros cubren la reparación o sustitución del parabrisas con un coste ridículo para nosotros.
  • Limpia los cristales por dentro: los cristales se empañan más fácilmente si están sucios por el interior. Limpiarlos con un limpiacristales recude mucho el molesto efecto del vaho en el parabrisas y ventanillas.
  • Recarga el aire acondicionado: aunque pensemos que el aire acondicionado es para los días de calor, el climatizador del coche también reduce la humedad del aire en el habitáculo. Llevar el aire acondicionado en orden mejora la visibilidad al hacer más rápido el desempañado de los cristales.
  • Reglaje de los faros: unos faros mal regulados reducen nuestra visión y deslumbran al resto del tráfico. Llevarlos bien regulados es vital y apenas lleva una hora de mano de obra con un coste mínimo.
  • Revisa las bombillas: una bombilla fundida reduce a la mitad nuestra visión y que nos vean, pero es que, además, añade el peligro de que, si se nos funde, nos quedemos definitivamente a ciegas.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba