Cómo personalizar y “tunear” tu coche

26 Julio, 2017 por

Cómo personalizar y “tunear” tu coche9

Casi todas las semanas recibo en mi correo el mensaje de alguien que busca mi indicación o consejo porque quiere “retocar” un poco su coche o, como la mayoría lo define, mejorarlo. En efecto, algunos propietarios no se conforman con las prestaciones de su coche nuevo o usado y buscan en la industria auxiliar métodos y piezas para aumentar su rendimiento.

Atrás quedaron los tiempos en los que un buen “tuercas” te apretaba el motor de tu utilitario a base de limar juntas de la culata, cruzar la distribución, montar carburadores de doble garganta o jugar con el encendido. Los coches actuales, y por actuales entiendo todos aquellos que han empezado a rodar con el nuevo siglo, vienen tan rematados de fábrica que meterles mano es muy difícil y muy arriesgado.

Sin embargo, algunas marcas como BMW han generado su propio catálogo de mejoras –BMW Performance- con el que aumentar el desempeño de tu modelo bávaro sin perder la garantía, a costa de desembolsar una buena cantidad de dinero, claro. Buen nicho de negocio han descubierto estos alemanes…

"Algunas marcas como BMW han generado su propio catálogo de mejoras: BMW Performance."9
Algunas marcas como BMW han generado su propio catálogo de mejoras: BMW Performance.

Pero, como no lo hay para todas las marcas ni todo el mundo quiere lo que le venden, tenemos que mirar más allá para descubrir que alternativas no faltan.

Cómo tunear tu coche

9

Volvamos ya a nuestro “tuneo fino”. Empezamos por la mecánica, el asunto tal vez más espinoso.

En la era de la electrónica, han surgido empresas que fabrican chips e incluso centralitas completas que sustituyen a las de serie de muchos modelos. Prometen mejoras de potencia y par y reducen el consumo. No he probado todas las del mercado, aunque sí un par de ellas. En cuanto a potencia y par, correcto. Hay mejora. Referente al consumo… pues no. Pero vale, es verdad, el coche anda más. Lo que no sé es durante cuánto tiempo andará más, ya que estamos adulterando el motor, ni sé cuántos elementos sometidos al incremento de desgaste se verán afectados.

Por eso soy prudente a la hora de recomendar esta modificación y la dejo bajo la cuenta y riesgo de cada interesado.

Lo que sí se puede hacer y sí que recomiendo es operar sobre la admisión y el escape. Un motor respirando bien y eliminado eficientemente los gases siempre va a rendir mejor. Es algo que también nos pasa a los seres humanos.

También hay personas que junto a esto deciden incrementar la refrigeración con radiadores más grandes, de mejores materiales e intercooolers adicionales.9
Hay quienes incrementan la refrigeración con radiadores más grandes e intercooolers adicionales.

Hay mucho y muy bueno donde elegir con gran variedad de precios, y no debería afectar ni a tu garantía ni al control de emisiones con vistas a futuras ITV.

También hay personas que, junto a esto, deciden incrementar la refrigeración con radiadores más grandes, de mejores materiales e intercooolers adicionales. A menos que vayas a usar el coche en circuito, no me parece crucial.

Pasamos al chasis y empiezo por un punto capital a veces olvidado: las ruedas. Y no hablo de llantas de aleación de 20 pulgadas, que eso va en gustos, hablo de lo que las recubre: los neumáticos.

A igualdad de coche y conductor, una diferencia de gomas puede abrir una clara brecha en los tiempos por vuelta de un circuito. Esto lo he podido comprobar en repetidas ocasiones.

Lo ideal es escoger un compuesto blando de altas prestaciones, huyendo de semi slicks, de un fabricante reputado y que no baje de la “A” en agarre en seco y de “B” en mojado en su código de descripción. Generalmente los niveles de ruido y de ahorro de combustible van de la mano. Por supuesto, cuenta con que estas ruedas te van a durar la mitad de lo que las que trae tu coche de serie, pero oye, sarna con gusto no pica.

Olvida los muelles de competición y escoge unos amortiguadores regulables.9
Existe una gran diferencia de elección de suspensiones para un todoterreno o para un compacto.

También puedes jugar con la estabilidad en el paso por curva abriendo un poco la caída de las ruedas, pero muy poco, ándate con ojo de no espatarrar tu coche al estilo de los Renault Alpine y R-8 de carreras de los años 60…

Dentro de las ruedas van los frenos y, si has hecho que tu coche corra más, lo oportuno es lograr que también frene mejor. Puedes limitarte a sustituir tu juego de pastillas por unas premium o ir más allá y cambiar discos y pinzas.

Es fácil, no es caro y es recomendable. Unas pinzas multipistón y unos discos ventilados, perforados y rayados van a ofrecerte una mejora sustancial. Un compañero ha sustituido los de su SUV -que eran bastante lamentables- y ha reducido las distancias de frenado en un 15% y la resistencia al fading más allá de un 20%. También quedan muy chulos al verse a través de la llanta.

Llegamos a los amortiguadores y, aquí, mejor quedase corto que pasarse. Entiendo que quieres usar tu coche a diario sin que ir a recoger a los niños del colegio te signifique dos vértebras fracturadas al pasar por los badenes que seguro habrá en la zona. Por eso, olvida los muelles de competición y escoge unos amortiguadores regulables, tanto de dureza como de altura. Porque tampoco te querrás ir dejando el faldón delantero a cada bache.

Los discos perforados son más eficaces y, depende de la marca y del diámetro, no son demasiado caros.9
Los discos perforados son más eficaces y, depende de la marca y del diámetro, no son demasiado caros.

Esta regulación generalmente te la han de hacer en el taller, pero puedes ir probando hasta dar con la ideal. Optimizar la rigidez ya es otro cantar.

He conducido coches con barras entre torretas que eran un glosario de crujidos y chasquidos y sólo mejoraban al ir a elevada velocidad o afrontar un tramo de rallye. A menos que tu perfil sea radical, creo que se puede lograr mejor equilibrio entre confort y efectividad montando barras estabilizadoras un poco más gruesas. Es una operación que no siempre se puede hacer, pero que merece la pena intentar.

Con esto, y para ir acabando, ya tan sólo nos faltaría reducir el peso del conjunto (adelgaza), aditivar el combustible (botecito de Wynns) y trabajar la aerodinámica (imprescindible el alerón). Con todo ello, estoy convencido de que conduciréis un coche salpimentado a vuestro gusto y con un toque mucho más personal que el que en su día salió de fábrica.

Visita la web del autor de este reportaje, Curro San Miguel, aquí.

Te puede interesar...

Curro San Miguel

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba