Cómo funciona el embrague del coche

Cómo funciona el embrague del coche

El embrague es uno de los elementos mecánicos del coche que más quebraderos de cabeza nos puede ocasionar. Está sometido a muchos esfuerzos y hay algunos hábitos que lo degradan rápidamente. Para que aprendas a cuidarlo y que no tengas que gastarte un dineral en él, aquí te enseñamos cómo funciona.

Aunque cada vez crecen más las ventas de coches automáticos, en España siguen siendo los manuales los que más se venden. Para saber utilizarlo de forma correcta y evitar averías, vamos a ver cómo funciona el embrague del coche. En la mayoría de los modelos es necesario soltar la caja de cambios del motor, de modo que cambiar el embrague es una reparación cara en la que cuesta más la mano de obra que los recambios, normalmente.

El movimiento del motor se transmite a las ruedas a través de la caja de cambios. Entre ésta y el motor hay un mecanismo que se llama embrague y que sirve para que sea posible aislar el movimiento del motor del de las ruedas mientras cambiamos de marcha.

Qué piezas tiene el embrague

Éstas son las principales piezas del conjunto de embrague.
Éstas son las principales piezas del conjunto de embrague.
Ampliar

Con el nombre de embrague se denomina a un conjunto de piezas que son las que hacen solidario el movimiento del motor y de la transmisión o los aíslan para poder cambiar de marchas. Las piezas principales son:

  • Volante motor: está atornillado al cigüeñal y gira a las mismas revoluciones que el motor siempre. No suele fallar, salvo los bimasa, diseñados para reducir las vibraciones de la mecánica y que suelen romperse con cierta frecuencia.
  • Plato de presión: va atornillado al volante motor y gira solidario con éste en todo momento. También se suele denominar maza de embrague. Tiene un disco de hierro fundido en su interior y unas láminas que actúan como un muelle y se llama diafragma. Esos muelles son los que comprimen o liberan el disco de embrague.
  • Disco de fricción: es un disco con dos caras cubiertas de un material de fricción similar al de las pastillas de freno. Está acoplado mediante un eje a la caja de cambios. Gira solidario a las dos piezas anteriores cuando soltamos el pedal de embrague, o se desacopla de ellos a medida que vamos pisando el pedal.
  • Mecanismo de accionamiento: aquí hay diferencias dependiendo del tipo de mando que tenga nuestro coche. Consta de un rodamiento conocido como bute. Se apoya en el diafragma y es la pieza que empuja esas láminas para liberar o presionar el disco. Ese rodamiento va montado en una horquilla que es la que nosotros movemos al pisar el pedal de embrague, ya sea mediante un sistema hidráulico o con un cable.

Cuando el embrague está totalmente suelto no hay muchos desgastes ni esfuerzos, el problema está cuando pisamos el pedal a fondo y, sobre todo, cuando lo pisamos a medias, pues el disco resbala contra el volante motor y la maza, lo cual produce mucha temperatura y desgaste.

Cómo evitar averías con el embrague

Con la maniobra de "punta-tacón" pisamos los tres pedales con dos pies.
Un mal uso del embrague acorta su vida de forma notable.
Ampliar

Hay malas costumbres que hacen que el embrague tenga una vida anormalmente corta. Cuando pisamos por completo el pedal y el disco se desacopla del mecanismo de presión, el cojinete de empuje está haciendo mucha fuerza y se desgasta, pero lo que más estropea el embrague es que pisemos a medias. Ir con el embrague resbalando es exactamente igual que bajar un puerto pisando el freno y acelerando a la vez, los discos se ponen al rojo y las pastillas se deshacen.

Aquí van algunos malos hábitos que debemos evitar para no tener que visitar el taller y dejarnos una fortuna en él:

  • El pie izquierdo descansando en el pedal: esto hace que se desgaste mucho el disco y el cojinete de empuje. El pie izquierdo debemos llevarlo en el reposapié, jamás debe ir apoyado en el pedal, salvo cuando estemos cambiando de marcha o maniobrando.
  • Picar embrague: debemos evitar acelerar demasiado el motor mientras pisamos el pedal. Si el motor está girando a 4.000 rpm y las ruedas (unidas al disco de embrague) prácticamente paradas estamos sometiendo al mecanismo de embrague a 4 veces más desgaste que si el motor está a 1.000 rpm.
  • No usar punto muerto al estar parado: otra mala costumbre es estar en un semáforo con la primera marcha engranada y el embrague pisado a fondo hasta que se ponga en verde. Lo correcto es poner punto muerto y soltar el pedal.

El embrague no suele estar nunca incluido en la  garantía del coche. Un embrague perfecto y nuevo podemos destrozarlo por completo en apenas 5 minutos si no lo usamos correctamente. Evitando caer en los tres errores anteriores alargaremos su vida, que debería estar por encima de los 200.000 km, aunque en coches con un uso intensivo en ciudad con con mucha carga a cuestas puede ser algo menor.

Vídeo de cómo funciona el embrague

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba