Reportaje

Cómo conducir un coche en el desierto

3 fotos

Ampliar

11 de junio, 2019

Un auténtico 4x4 está preparado para superar cualquier obstáculo que encontremos en nuestro camino, pero a veces somos nosotros quienes no sabemos cómo hacerlo. Para encarar las dunas con éxito durante cualquier aventura en el desierto deberás seguir estas sencillas claves... ¡Coge papel y lápiz!

Muchos de los amantes al todoterreno tienen como meca el desierto por aquello del rally más duro del mundo, el Dakar. Sin embargo, para disfrutar de la conducción en un mar de arena no basta con saber manejar un 4×4. También -y sobre todo- es necesario saber manejar cada situación. Lo más difícil de conducir un coche en el desierto es abordar las dunas de forma correcta. Para ello, generalmente nos enfrentaremos a un recorrido de varias decenas de metros, a una inclinación que puede superar los 60º y a un tremendo desnivel. ¿Cuáles son los pasos a seguir para lograr un resultado satisfactorio? El responsable de Pre-desarrollo, Patentes e Innovación de SEAT, Stefan Ilijevic, nos da las claves en este vídeo a bordo del nuevo Tarraco.

El rescate más increíble de un Lada Niva

Cómo superar en coche las dunas de un desierto

  1. Bajar la presión de los neumáticos: Si vamos a conducir en el desierto, lo primero que debemos hacer es bajar la presión de los neumáticos unos 1,5 bares. De este modo conseguimos un mayor contacto con la superficie y, por tanto, una mejor tracción.
  2. Ajustar la electrónica: los modelos actuales van hasta arriba de tecnología. Lo ideal es desconectar el Control de Estabilidad (ESC) para evitar que las ruedas se bloqueen.
  3. Versatilidad 4×4: para conducir por el desierto y subir dunas es imprescindible contar con un vehículo de tracción total. Además, conviene saber si tiene algún modo de conducción específico para un entorno así que ayude a la mecánica (offroad, 4WD, arena…)
  4. Circular en marchas cortas: debemos encarar la duna con una inclinación diagonal, en primera o en segunda marcha y siempre acelerando.
  5. No frenar hasta que la panza del coche haya pasado el punto más alto. Una vez allí, aprovecharemos la inercia para coger la siguiente.
  6. Velocidad constante: según Ilijevic, para evitar quedarse atascado siguiendo las roderas de otros coches que hayan seguido el mismo camino, hay que cogerlas ligeramente desplazados y conducir a una velocidad de entre 20 y 30 km/h. Es importante conducir con suavidad para no arrastrar arena y generar una duna enfrente del vehículo.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche