*

Cómo actualizar el equipamiento de tu coche

19 Agosto, 2015, modificada el 26 Agosto, 2015 por

En los últimos años, los coches nuevos se han ido haciendo más completos y complejos a nivel tecnológico, lo que deja a los coches con más años a sus espaldas más o menos obsoletos. Sin embargo, hay una manera sencilla y económica de volverlos a poner al día.

Hace un tiempo, lo más de lo más era tener navegador en el coche, aunque la cartografía fuera incompleta y tardara en encontrar los satélites lo mismo que se tardó en dar con Roldán. Si, además, la pantalla de dicho dispositivo era capaz de ofrecer televisión, aquello era ya la pera limonera.

Por supuesto, el teléfono estuvo presente, en los coches de los más adinerados, desde primeros de los 80, y el Bluetooth simplemente vino a democratizar el acceso a nuestro móvil.

Entretanto, el mercado de postventa ofrecía equipos para montar en tu coche de manera adicional y sumar equipamiento tecnológico caro en la marca o no disponible en tu modelo. Y entonces llegaron las tabletas y los smartphones.

Con ellos el multimedia ha muerto. El único accesorio que ya te van a lograr vender va a ser un soporte para el dispositivo, pues, con tu tablet y una conexión decente 4G, ya dispones de navegador, teléfono, vídeo, biblioteca de música, Internet… todo en uno, con pantalla táctil a todo color FullHD y a un coste razonable integrado en tu coche por viejo que sea.

Por este motivo, no me refiero aquí a este tipo de actualizaciones, sino a otros elementos, más difíciles de suplir por tu teléfono móvil. De momento…

Saab 9000 con Parrot: no hay que renunciar a los elementos modernos5
Saab 9000 con Parrot: no hay que renunciar a los elementos modernos

Hablo de ponerle a tu coche de 1999 elementos prácticos y de confort de los que disponen los coches de hoy en día. Y créeme, hay mucha más oferta de la que parece…

La verdad es que este artículo se lo debo a mi amigo Javier, quien es el orgulloso propietario de un Ford Probe 24V de 1996 y que hace unos meses, contando conmigo, se decidió a actualizarlo.

Lo primero que le recomendé fueron unos sensores de parking. Fueron fáciles de encontrar, y el pack por el que al final optó venía complementado por una útil cámara de marcha atrás. Siguiendo las instrucciones de la caja, y superado el drama de taladrar los paragolpes, la instalación fue sencilla.

Más difícil fue la de la nueva alarma. Tanto que hubo que dejar el asunto en manos de especialistas. Y es que las nuevas alarmas disponibles contemplan muchas más funciones que la simple sirena cuando alguien fuerza la puerta o rompe un cristal. El que nosotros escogimos incorporaba la apertura del coche con mando remoto –su Probe se abría metiendo la llave en la cerradura-, la función de encendido de luces “follow me home”, la subida automática de ventanillas y la notificación mediante el mando del estado del coche –si lo dejaste cerrado y con la alarma puesta y no te acuerdas, por ejemplo-.

Como capricho, nos ofrecieron en el mismo taller el arranque por botón y, como no era caro, pues se puso.

Superado este punto, se decidió mejorar la iluminación, con lo que se compraron unas bombillas “tipo xenón” (el kit de xenón era caro e implicaba problemas de ITV) y se montaron en los faros escamoteables –que nos dieron algún que otro dolor de cabeza-. La visibilidad de noche aumentó una barbaridad. Por supuesto, también había disponible en este inagotable mercado “aftermarket” un sensor de luz que encendía y apagaba los faros. Fue económico de comprar, pero no sencillo de instalar. Necesitamos de un par de tutoriales del Youtube…

Unas discretas luces de día de LED en los bajos delanteros, muy fáciles de montar, dieron otro toque de modernidad más.

El sensor de lluvia no lo encontramos, pero lo que sí que añadimos, de la misma marca que el parktronic escogido, fue un muy en boga sistema de advertencia de salida del carril y aviso de colisión. Puesto que el artefacto es, básicamente, una cámara situada donde el espejo retrovisor interior, también añadía a sus funciones la de “caja negra”, grabando situaciones complicadas. Muy chulo.

En lo tocante a otros aspectos, como incrementar el número de airbags o mejorar la frenada con discos más grandes, no hubo nada que hacer dado lo restrictiva de nuestra legislación en materia de modificaciones del vehículo, con lo que nos hubimos de conformar con mejorar el equipo de climatización con un nuevo sistema completo análogo a los actuales –y bizona- que fue un poquito caro y con sustituir el cuadro, que lucía cansado, por otro igual pero que lucía más y más nuevo.

Con todo ello no voy a decir que Javier tenga un coche a la última, pero sí a la penúltima y por menos de 2.500 euros. Todo queda perfectamente integrado, disimulado y tiene su utilidad manifiesta, lo digo por los que teman entrar en el terreno del “tuning”…

Encontramos muchas cosas más, pero no nos valían o estaban por aquí casi prohibidas. Por ello, recomiendo que, antes de descartar un coche viejo o usado porque no tiene tal o cuál cosa, demos una vuelta por la red de redes para ver si está disponible en los especialistas de postventa. Casi seguro que lo hay, y casi seguro que no es tan caro como esperas.

¡Si hasta he encontrado fundas calefactables y ventilables para asientos por 180 dólares la pareja!

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Te puede interesar...

Curro San Miguel

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba