Reportaje

Los coches de Robert Opron, uno de los mejores diseñadores del siglo XX

76 fotos

Ampliar

22 de abril, 2021

El pasado 29 de marzo falleció Robert Opron, uno de los diseñadores de automóviles más prolíficos del siglo XX. Damos un repaso a su legado y es muy probable que te sorprenda que estuviera detrás de algunos de tus coches favoritos.

Pininfarina, Bertone, Gandini… son nombres que más o menos cualquier aficionado al automóvil reconoce, pero hay muchos otros apellidos que son desconocidos para una gran mayoría y que, sin embargo, es muy probable que hayamos disfrutado de su genio más que de los que se llevan la fama. Este es el caso de Robert Opron, un diseñador francés que falleció el pasado 29 de marzo y al que dedicamos este pequeño homenaje repasando parte de su obra.

Hay diseñadores que tienen la suerte de haber creado diseños tan formidables que son universalmente conocidos, como el Lamborghini Miura y Marcelo Gandini o el Ferrari 288 GTO y Leonardo Fioravanti (trabajando para Pininfarina). Si me preguntas quien es para mí el mejor diseñador de coches de la historia, lo más probable es que te responda que Giortetto Giugiaro. Tal vez no tenga un «coche atómico», pero es que das un repaso a su obra y en ella te encuentras una veintena de auténticos iconos, con una paleta tan variada que va desde los primeros Fiat Panda y VW Golf hasta el mítico BMW M1. Muchos de los coches más vendidos de los últimos tiempos han salido de su lápiz o por equipos dirigidos por él.

A Robert Opron le pasa un poco lo mismo. No tiene un supercoche que lo haya hecho mundialmente famoso, pero hay muchos modelos que han sido reconocidos como diseños excepcionales que llevan su firma, así que vamos a dar un repaso a algunos de los más conocidos.

Quién es Robert Opron

Robert Opron es el hombre de bigote en el centro de la imagen en su etapa como responsable de diseño en Renault.

76 fotos

Ampliar

Sé que a lo mejor convendría utilizar el pretérito, pero aunque la persona nos ha dejado, el personaje y su obra siguen aquí. Opron nació en Francia el 22 de febrero de 1932 y falleció pocas semanas después de cumplir los 89 años el pasado 29 de marzo de 2021.

Como muchos diseñadores, su formación se llevó a cabo en el mundo de las artes más que en el de la ingeniería, aunque adquirió buenos conocimientos técnicos al formarse, además de en bellas artes, en arquitectura. Ya en su etapa de formación se interesó con las formas esculpidas por el viento y la aerodinámica sería una de sus obsesiones en sus diseños.

No sólo trabajó para compañías aeronáuticas como diseñador, también le gustaba pilotar y el vuelo acrobático. Tras pasar también por la fabricación de muebles y máquinas de cocina, en 1958 hizo su debut en el mundo del automóvil al ser contratado por Simca, donde permanecería algunos años hasta recalar bajo las órdenes de Flaminio Bertoni en el departamento de diseño de Citroën. Dicen que la entrevista de trabajo realizada por Bertoni tuvo un tono tan déspota que Opron salió del despacho dando un portazo y maldiciendo, pero a los pocos días recibió el comunicado de que había sido contratado, se le explicó el motivo de tan extraña entrevista laboral y se le pidieron las oportunas disculpas.

Tras la muerte de Bertoni poco tiempo después de estos hechos, Opron se convirtió en el máximo responsable del departamento de diseño de Citroën, una de las marcas que más libertad dejaba a sus diseñadores, lo cual fue una suerte para él y para los que admiramos el legado que ha dejado.

Sus primeros proyectos fueron meras actualizaciones para el Citroën Ami 8 y el mítico Citroën DS/ID, al que añadió el frontal con los faros carenados que serían una de las señas de identidad de futuros diseños de Opron, como iremos viendo.

Tras abandonar Citroën recaló en Renault y en sus últimos años en el Grupo Fiat y como consultor independiente. El propio Opron se definía a sí mismo más como un director de orquesta que como un solista, reconociendo que muchas de sus obras no eran inspiraciones espontáneas de su genio sino fruto de un trabajo en equipo, liderado y controlado por él, pero no de «ideas felices» sino de esfuerzo y dedicación en grupo.

Conocido el personaje, vamos a ver su obra.

Simca Fulgur: el futuro era así hace 60 años

El Fulgur fue un concept car muy llamativo y con detalles típicos de las ideas futuristas de la época.

76 fotos

Ampliar

En 1959 Simca presentaba las imágenes de un extrañísimo concept car. Estamos en la década en la que en los EE.UU. se sueña con la era aeroespacial, los coches tienen aletas traseras que parecen timones de cazas de combate e incluso se presentaban prototipos movidos con energía nuclear.

Como si del coche de la serie de los dibujos animados «los supersónicos» se tratase, el Simca Fulgur era más un platillo volante que un coche. No tenía volante ni dirección ya que era un vehículo filoguiado por un carril especial enterrado bajo el asfalto y su aerodinámica estaba pensada para hacerlo flotar sólo sobre las ruedas traseras al superar los 150 km/h, para lo cual tenía un alerón bífido en la parte trasera. Para pilotarlo no había mandos, sino que se conectaba con el cerebro del conductor… en fin, una ida de olla absoluta que deja en ridículo la imaginación de los concepts actuales.

Simca 1100/1200: anticipándose al Mégane II

El Simca 1200 tenía un excelente comportamiento en carretera y una concepción muy moderna.

76 fotos

Ampliar

El Simca 1100/1200 presentado en 1967 tiene en sus trazos bastante de lo bocetado por Opron justo antes de dejar la marca francesa. Entre otros detalles suyos está esa zaga tan característica con un portón que insinúa un tercer volumen para ganar espacio en el maletero, una solución que se vería años más tarde también en el Renault Mégane de segunda generación y en el Avantime.

Citroën Ami 8: actualizando al Ami 6

Opron rediseñó la trasera del Ami 6 para el Ami 8 y la versión familiar del Ami. Aquí un Ami Super.

76 fotos

Ampliar

El Ami 6 desarrollado sobre la plataforma del Citroën 2CV tenía un diseño muy llamativo, pero también controvertido, con la luneta trasera invertida y el techo formando una especie de alero sobre el maletero. Lo cierto es que era muy original y no fue el único en su época, con otros ejemplos como el Ford Anglia y varias grandes berlinas americanas contemporáneas.

Uno de los primeros trabajos de Opron al llegar a Citroën fue actualizar el diseño del Ami 6, del que nació el Ami 8 y las versiones familiares, con una zaga más convencional y con menos personalidad, pero más acorde con los gustos de la mayoría de clientes. Su diseño se aprovechó también para el rarísimo Citroën M35.

Citroen DS/ID: mejorar lo inmejorable

El Citroën DS está cargado de curiosidades.

76 fotos

Ampliar

En 1968 se presentaba el lavado de cara del Citroën DS/ID, el automóvil más revolucionario del siglo XX y que ya había sido considerado como una obra de arte del diseño industrial. Que te encarguen mejorar un diseño que para la mayoría de los expertos de la época era una escultura de arte pondría de los nervios a cualquiera.

Opron mantuvo las líneas generales, pero modificó las aletas y el frontal para mejorar la aerodinámica, su gran obsesión. Para lograrlo, afiló el extremo frontal de los DS/ID y cubrió los dobles faros con un cristal para eliminar cualquier filo en contra del viento. Además, dotó de un pivote a los faros montados en el lado interior, lo que los permitía girar siguiendo la dirección marcada por las ruedas.

Citroën SM: su obra maestra

El Citroën SM fue el fetiche de Opron.

76 fotos

Ampliar

Considerado por el propio Opron como su mejor obra, el Citroën SM aunaba muchas de sus obsesiones para lograr la máxima aerodinámica: una carrocería fusiforme, ruedas carenadas, un frontal muy bajo y afilado con los faros protegidos por una carena de vidrio aerodinámica, luneta trasera en forma de cúpula y cola truncada tipo Kamm.

Presentado en 1970, pese a tener menos de 200 CV su aerodinámica le permitió ser el coche de tracción delantera más rápido del mundo durante más de una década.

Citroën GS: el coche del año más avanzado

El GS era todavía más aerodinámico que el SM.

76 fotos

Ampliar

El mismo año en el que se presentó el SM debutó el Citroën GS, una berlina media que contaba con suspensión con control de altura constante y un sensacional sistema de frenos de 4 discos que lo convertía en uno de los coches de comportamiento más seguro de su época. Por su diseño y por su tecnología, arrasó entre los especialistas de la época y fue uno de los galardonados con el premio de Coche del Año en Europa más unánimes de todos los tiempos.

Sus líneas también dejan claro el estilo característico de Opron, con la cola tipo Kamm, un frontal muy afilado y unos faros de grandes dimensiones y excelente iluminación.

Citroën CX: su obsesión contra el viento

El Citroën Cx presumía de aerodinámica con un coeficiente de 0,34 en 1974.

76 fotos

Ampliar

En 1974 se presentaba el Citroën CX con unas líneas también muy aerodinámicas y una característica única en su aerodinámica: la luneta trasera cóncava. Aunque Opron estaba obsesionado con las cúpulas traseras convexas, este diseño cóncavo resulto ser más aerodinámico y con otra ventaja añadida: el cristal se mantenía limpio y seco mientras el vehículo estaba en marcha debido a la cortina de aire que se genera sobre él.

Este diseño fue bastante controvertido porque la silueta se parece demasiado a la del concept car desarrollado por Pininfarina para la BMC británica. Presentado en 1968, la Berlina Aerodinámica 1800 de BMC sería una de las siluetas más «copiadas» por los fabricantes europeos de la década de los setenta.

Alpine A310: más faros carenados

Opron también se encargó de actualizar el frontal del mítico Alpine A310.

76 fotos

Ampliar

A estas alturas ya reconocerás una característica de los diseños de Opron: los faros carenados bajo un cristal en un frontal extremadamente afilado y aerodinámico. Se trata del Alpine A310, cuyo diseño fue revisado y supervisado por Opron como uno de sus primeros trabajos tras abandonar la dirección del departamento de diseño de Citroën y pasarse a sus rivales.

No te lo pierdas: Las generaciones de Alpine juntas en vídeo prueba

Opron se encontraba a gusto en la marca de los chevrones, pero la incertidumbre económica de la compañía, que acabó por ser adquirida por la familia Peugeot y sus discrepancias con la nueva dirección lo llevaron a su nuevo hogar.

Renault Fuego: la cúpula del trueno

El diseño era muy llamativo, pero no se puede definir de deportivo.

76 fotos

Ampliar

De nuevo vemos una de las obsesiones de Opron en el diseño de este coupé desarrollado sobre la plataforma del Renault 18. El diseño del Renault Fuego fue todo un acierto en la época, con unas proporciones y un perfil que enamoraron al público, aunque las prestaciones y la dinámica del modelo no estaban a la altura de lo que sugerían sus líneas.

Renault 25: un salón con ruedas

La primera generación tenía algo más de personalidad.

76 fotos

Ampliar

Una de las mejores berlinas europeas de su época, el Renault 25 tenía un estilo muy moderno y un aprovechamiento óptimo del espacio. Sus pasajeros viajaban a bordo de uno de los coches más amplios y confortables del momento en una carrocería bastante compacta.

De nuevo, la cúpula de vidrio trasera es una de las señas de identidad más típicas del diseñador francés presente en esta berlina atípica de 5 puertas y que hablaba.

Renault 9/11: estilo práctico

El Renault 11 tenía varios elementos típicos de Opron como los faros múltiples y la cúpula trasera.

76 fotos

Ampliar

Menos ambicioso en cuanto a estatus y precio que el R-25, el R-11 reunía en su diseño muchas de las señas de identidad de Opron, como la cúpula trasera y el frontal repleto de faros. Moderno, práctico y de diseño singular, los Renault 9 de 4 puertas y el Renault 11 de 5 puertas conquistaron a muchos compradores en su época. Compactos, espaciosos y bien resueltos, estos modelos prestaron un buen servicio a sus clientes.

Alfa Romeo SZ: con su toque singular

El motor V6 del Alfa Romeo SZ tiene un sonido que es música para los oídos.

76 fotos

Ampliar

Aunque en el proyecto del Alfa Romeo SZ Zagato hubo muchos implicados y Opron estaba ya jubilado en la práctica, sí participó en el diseño y se hicieron ciertas concesiones a sus preferencias. Gracias a ello, el característico frontal con 6 faros rectangulares (un claro homenaje al del Citroën SM) se convertiría en una de las señas de identidad de este fantástico modelo que en Autocasión enfrentamos a su heredero, el Alfa Romeo 4C.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche