Reportaje

Coches míticos: Volvo 850 T5-R, el bramido vikingo

12 fotos

Ampliar

17 de octubre, 2020

Con el Volvo 850 comenzó una revolución en la marca sueca en cuanto a diseño. Adiós a la anticuada tracción trasera, hola a nuevas líneas cada vez más atractivas y, sobre todo, a las versiones más radicales como esta berlina de altas prestaciones.

En 1991 Volvo lanzaba al mercado un nuevo modelo que supuso toda una revolución: el Volvo 850, la primera berlina de la marca con tracción delantera, solución que hasta entonces sólo reservaba a sus modelos más pequeños. De esta nueva berlina, una versión llegaría a sobresalir en el mercado de las berlinas deportivas por su rendimiento, nuestro coche mítico de hoy: el Volvo 850 T5R.

Aunque el nuevo Volvo 850 mantenía la preponderancia de las líneas rectas en su diseño, Volvo afilaba el lápiz y comenzaba a introducir en el algunos rasgos de su nueva era. Con él comenzó la transición en el diseño de los modelos de la marca, con perfiles algo más suavizados y prestando más atención a los detalles y la fluidez de líneas.

Por primera vez en uno de sus modelos del segmento superior, Volvo abandonaba los anticuados ejes traseros con propulsión y el motor longitudinal para montar una moderna mecánica de 5 cilindros en posición transversal y tracción delantera. No era nada sencillo el prodigio de meter una mecánica tan larga colocada a lo ancho en el eje delantero, pero en Volvo se las ingeniaron para conseguirlo y el resultado fue excelente.

Sin tener que soportar en él la tracción, los de Volvo aprovecharon para diseñar un eje trasero muy ingenioso (con el rimbombante nombre de Delta Link) que lograba cierto efecto autodireccional gracias a la deformación programada de sus elementos elásticos. Gracias a este diseño del eje posterior, los Volvo 850 hacían gala de un comportamiento mucho más ágil de lo que la marca tenía acostumbrados a sus clientes.

Volvo 850 T5 R: rápido y seguro

El Volvo 850 T5 R era rápido y muy seguro.

12 fotos

Ampliar

Por supuesto, el Volvo 850 no podía renunciar a la seguridad que siempre ha sido uno de los pilares de la marca sueca. En el chasis del nuevo modelo, los ingenieros diseñaron una estructura que repartía la energía de los impactos laterales por todo el suelo y el techo del coche. De este modo, el sistema SIPS (Side Impact Protection System) garantizaba una protección excelente en caso de choque lateral. La deformación se repartía por toda la estructura en lugar de concentrarse en el punto de impacto.

En 1993 se añadió un turbo al motor de 5 cilindros y sus prestaciones alcanzaron un nuevo nivel al pasar de 170 a 225 CV. Con esta cifra, el Volvo 850 T5 se convertía en una de las berlinas de tracción delantera más potentes del mercado, empatando con el Saab 9000 Aero, que ofrecía algo más de par y mejores recuperaciones.

Dos años después se daba una vuelta de tuerca al motor y llegaba el Volvo T5 R con 240 CV gracias a una función de Overboost en la gestión de la sobrealimentación. Además de esta potencia extra, se revisaba el tarado de las suspensiones, se bajaba su altura libre al suelo, se montaban unas características llantas de 5 palos rectos en color grafito y se pintaba la carrocería en un llamativo tono amarillo. El mito acababa de nacer.

El Volvo 850 T5R se convertía en una de las berlinas más rápidas y seguras del mercado y, sobre todo, su motor de 5 cilindros con la mariposa abierta a tope en aceleración emitía un bramido que recordaba a los míticos Audi Quattro del mundial de Rallys… pura adrenalina.

Volvo 850 T5 R: con la familia a las carreras

Volvo hizo un buen papel en competiciones de turismos con este bólido.

12 fotos

Ampliar

Gracias a la rigidez estructural del Volvo 850 y a las prestaciones del T5R, Volvo tenía una base ideal para desarrollar un modelo de competición para dejar al público ensimismado en los campeonatos británicos de turismos (BTCC). Para sorprender todavía más, estas versiones de competición se basaron en su mayoría en la carrocería SW y el efecto logrado fue el esperado. Ver a una berlina familiar apurando los pianos, empujando a los rivales y volando por la pista no pudo ser más mediático.

Su espectacularidad en la pista llamó mas la atención todavía que el color amarillo que hacía girar todas las cabezas a su paso en las versiones de calle.

En su época, los probadores alababan las aceleraciones y, sobre todo, las recuperaciones de este modelo, que se convertía en una de las máquinas de adelantar camiones más eficaces del mundo. Por contra se criticaban sus excesivas pérdidas de motricidad y un efecto parásito en la dirección al acelerar bruscamente, algo bastante usual en los coches de tracción delantera con mecánicas repletas de par.

Volvo V70 T5 R: Nueva cara y tracción total

Con el cambio de imagen cambió de nombre.

12 fotos

Ampliar

En 1997 el Volvo 850 fue sometido a un lavado de cara. Se suavizaron algunas líneas, se aumentó el tamaño de los faros, nuevas llantas y colores, un alerón sobre el portón trasero, nuevos grupos ópticos, detalles de equipamiento y dejó de llamarse 850 para empezar con la nueva designación de modelos de Volvo: S70 para las berlinas y V70 para los familiares.

Llegaba así el Volvo V70 R al mercado con una mecánica subida hasta los 250 CV y  que se ofrecía con tracción total en las versiones AWD. Nuestro protagonista perdía algo de su esencia y su personalidad inicial, pero ganaba en versatilidad y en equipamiento.

En la actualidad, el Volvo 850 T5R es un youngtimer muy apetecible, un ejemplo perfecto de Sleeper car y que todavía puede dar muchas satisfacciones. Sus mecánicas son muy robustas, aunque es conveniente revisar el sistema de ventilación del cárter. La reparación es complicada por la falta de acceso, pero no es un problema excesivamente grave.

Sus puntos débiles están en la calidad de algunos plásticos e interruptores del salpicadero, que tienden a estropearse con el paso de los años. También son más recomendables las versiones con tracción delantera. Los AWD tendían a sufrir averías en el diferencial central si no se llevaban las 4 ruedas con un desgaste uniforme entre las del eje delantero y las del eje trasero.

Si se cruza uno en tu camino y te apetece tener un coche con carácter y un sonido de esos que ponen los pelos de punta, no lo dudes, éste cumple de sobra y, además, es muy utilizable a diario.

Ver ficha técnica y equipamiento

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche