Reportaje

Coches míticos: Opel Manta, ¿lobo o cordero?

25 fotos

Ampliar

29 de mayo, 2021

Pocos meses después del lanzamiento del Ford Capri, Opel presentaba el Manta, un coupé basado en su novedosa berlina Ascona con un diseño muy seductor. Aunque las versiones de calle eran un poco descafeinadas, el Manta gozó de cierto éxito en competición.

El éxito del Ford Capri presentado en 1969 tuvo su respuesta en Opel pocos meses después cuando se presentó el nuevo Opel Ascona en 1970 y, junto a él, una preciosa carrocería coupé con algunos trazos que recordaban al Opel GT y algo en común con el Capri: ambos modelos se asemejaban a los grandes deportivos de sus marcas en EE.UU., pero a escala europea. Sí, ya sé que Opel es alemana, no americana, pero la mayoría de los más de 100 años de historia de Opel han estado influenciados por sus viejos amos de General Motors.

El primer Opel Manta presentado en 1970 tenía unas líneas muy atractivas, con una zaga que recordaba en ciertos detalles al Chevrolet Corvette, pero más compacto y claramente pensado para Europa. Nada de potentísimos V8, ni siquiera 6 cilindros. Bajo su capó delantero se escondían mecánicas de 4 cilindros muy sencillas, de construcción algo anticuada y con bajas potencias específicas, pero muy robustas y comunes con los Opel Kadett y Ascona contemporáneos. Básicamente se ofrecían 3 alternativas con mecánicas de 1,2;1,6 y 1,9 litros de cilindrada.

Aunque sus prestaciones no eran malas para la época, la primera generación del Opel Manta tenía una apariencia mucho más sport de lo que luego reflejaban sus prestaciones reales, pero pronto empezaron a surgir preparadores y fans del modelo que empezaron a explorar hasta dónde podía llegar a rendir aquel precioso coupé.

Opel Manta A (1970-1975): con turbo y hasta 6 cilindros

El Manta siempre estuvo inframotorizado.

25 fotos

Ampliar

A las versiones especiales lanzadas por la propia Opel como el Opel Manta Rally o el Manta GT/E, pronto se le sumaron preparaciones externas que querían darle al Manta lo que Opel se resistía a darle: un motor potente de verdad, acorde con su espectacular estética.

De estas preparaciones hubo dos que llamaron más la atención que el resto. La primera de ellas fue la del Opel Manta Turbo, llevada a cabo por preparadores de la red comercial de Opel en el Reino Unido. Se fabricaron 33 ejemplares que llegaban a la ya respetable cifra de 156 CV, superando así los 145 CV del Saab 99 Turbo y a medio camino de los 170 CV del BMW 2002 Turbo.

Aunque sus prestaciones eran buenas, el Opel Manta Turbo no destacó por un comportamiento dinámico especialmente bueno, con una conducción complicada debido a la diferencia de peso entre el eje delantero y el de propulsión y la brusquedad de funcionamiento de los turbo de la época.

La otra versión del Manta que más dio que hablar fue la del Opel Manta TE 2800. Lo cierto es que Opel sí tenía motores más potentes como el V8 del Opel Diplomat o los 6 cilindros de los Rekord. Precisamente éste fue el elegido por Transeurop Engineering para modificar un Opel Manta Rally y transformarlo en una bestia más competitiva gracias a sus 142 CV. El problema es que el vano delantero del Manta no tenía demasiado espacio para un motor tan largo y el proyecto acabó siendo una pesadilla. El resultado fue un Opel Manta de 230 CV fabricado semi artesanalmente y con un frontal muy modificado.

Opel Manta B (1975-1988): más y mejor

La segunda generación del Manta ganó más kilos que caballos.

25 fotos

Ampliar

Con apenas 4 años en el mercado al Opel Manta le llegó su segunda generación en 1975. Ganó en tamaño y en espacio interior, pero también en peso, de modo que el leve aumento de potencia de sus mecánicas apenas aportaba ventajas en cuanto a prestaciones. Su diseño abandonaba las líneas redondeadas y suaves para parecerse algo más a las del Camaro contemporáneo, con trazos muy rectos y un frontal muy característico en el que llamaban la atención los grandes faros rectangulares.

Estaba disponible con carrocerías de 2 o tres puertas y ayudó a afianzar la imagen deportiva del Opel Manta, que ya contaba con toda una legión de seguidores y fans, sobre todo en Alemania.

En 1982 el Opel Manta B fue sometido a un lavado de cara en el que se varió muy poco su aspecto, que básicamente se diferenciaba por unos parachoques de plástico frente a los cromados. En esta puesta al día lo que más se revisó fue el apartado técnico, con nuevos motores y versiones como el GS/E y los todopoderosos «i», que fueron la base de Opel en el campeonato de Rallys y que lograron buenos resultados con pilotos como Walter Rohrl a sus mandos. De los modestos 125 CV del Opel Manta i200 se llegó a los 240 CV del Opel Manta i400, un auténtico unicornio para los fans del Opel Manta

En 1988 el concepto del Opel Manta estaba claramente obsoleto. Pesado, con un esquema técnico muy anticuado debido al ineficaz eje rígido trasero y potencias muy modestas pese a su aspecto deportivo, un Opel Kadett GSi de la época le arrancaba las pegatinas a un Opel Manta, así que Opel decidió retirarlo de su catálogo al cumplir la mayoría de edad, lo cual provocó las iras de decenas de fanáticos del Opel Manta.

El heredero del Manta fue el Opel Calibra, de concepción mucho más moderna y mejores prestaciones, pero que abandonaba la propulsión para adoptar un esquema de tracción delantera que no terminó de cuajar entre los fans del Manta, que vieron en el nuevo coupé de Opel una traición a sus raíces.

Opel Manta GSe ElectroMOD Concept: futuro nostálgico

Opel ha resucitado el Manta para promocionar su nueva era electrificada.

25 fotos

Ampliar

Hace pocas semanas que Opel descubría su nuevo concept, un automóvil cuya principal misión es la de promocionar la nueva era de la marca con un rayo en su emblema y resulta curioso que, para anunciar el futuro, Opel haya recurrido a un Manta de primera generación.

El Opel Manta GSe ElectroMOD Concept es un ejemplo perfecto de restomod, un coche clásico reformado y actualizado durante su proceso de restauración. Quién sabe, tal vez este concept car es el aperitivo para un nuevo coupé de Opel que quiera revivir lo que logró el Manta: ser un objeto de deseo y uno de los Opel que más pasiones y fans sedujo durante su existencia.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche