Reportaje

Coches míticos: Opel Calibra, récord aerodinámico

23 fotos

Ampliar

06 de diciembre, 2020

El Opel Calibra es un coupé que ha pasado un injusto purgatorio. Sus líneas siguen siendo modernas tres décadas después, sus motores fiables y su equipamiento muy completo. Lástima que la mayoría han sucumbido a las más duras aberraciones tuneras.

Un año después de cesar la producción del mítico Opel Manta, que ya estaba muy obsoleto después de 18 años en servicio, Opel presentaba al mundo su nuevo coupé basado en la plataforma del Opel Vectra. De concepción mucho más moderna, el nuevo modelo destacaría por su diseño, equipamiento, acabados y por llevar bajo su capó delantero el mejor motor 2 litros del mundo en su momento. Así era el Opel Calibra en 1989.

Puede que te interese: 10 coches míticos de los años 90

El nuevo modelo de Opel nació en un momento propicio y las ventas en un principio fueron viento en popa. Su estética era un imán para las miradas, el coche gustaba muchísimo y su relación precio/producto era excelente. Por desgracia, apenas un par de años después de su lanzamiento la economía sufría una de sus crisis cíclicas y las ventas se estancaban, algo que también padecieron rivales como el Ford Probe. Pese a ello, el Opel Calibra fue uno de los coupés más vistos por las carreteras entre 1989 y 1997, año en el que cesó su fabricación tras casi un cuarto de millón de ejemplares producidos.

Opel Calibra: el más aerodinámico

El Opel Calibra fue el coche más aerodinámico del mercado en su momento.

23 fotos

Ampliar

Los diseñadores de Opel hicieron un buen trabajo y crearon un coche con unas líneas muy llamativas que tenían un aspecto moderno, unas proporciones muy equilibradas y la silueta más aerodinámica del momento. El Opel Calibra presumía en 1989 de un CX aerodinámico de sólo 0,26, una cifra récord que incluso es excelente en la actualidad.

Como curiosidad, y para que veáis que cuando criticamos los ruedones que montan los coches modernos no es en vano, esta cifra la homologaba la versión del Opel Calibra 2.0i con el motor de 8 válvulas de 115 CV. El modelo de 16 válvulas homologaba un CX de 0,28 y la única diferencia estaba en que esta versión superior calzaba unos neumáticos de 205 mm de ancho en lugar de 195 mm. Sólo ese centímetro más de anchura de sus ruedas penalizaba en dos centésimas su formidable aerodinámica.

El truco para conseguir este extraordinario perfil estaba en la proporción entre su longitud y su anchura, un frontal muy afilado con unos faros muy finos y elipsoidales, una zaga que eliminaba las turbulencias y cristales completamente enrasados, además de perfiles muy suavizados y buenos ajustes en puertas y capós.

Opel Calibra: un Vectra bien vestido

El interior estaba bien equipado, con un diseño moderno y espacio para 4 adultos.

23 fotos

Ampliar

Desarrollado sobre la plataforma del Opel Vectra, el Calibra tenía un interior bastante espacioso para 4 adultos pese a tratarse de un coupé y contaba con un buen maletero con portón, lo que hacía que fuese un coche bastante práctico pese a su aspecto deportivo.

En el interior el salpicadero era prácticamente el mismo que el del Vectra y llamaba la atención por su diseño, con un cuadro de instrumentos muy completo, buenos materiales y ajustes, unos asientos bastante envolventes y un equipamiento muy completo en nuestro mercado, con elevalunas eléctricos, cierre centralizado, aire acondicionado, dirección asistida, un buen equipo de sonido, ABS… elementos que en muchos de sus rivales se pagaban aparte.

Lotus Omega, 30 años del Opel que humilló al BMW M5

Por desgracia, no era todo de color de rosa. La plataforma del Opel Vectra adolecía de poca rigidez estructural y el comportamiento del Calibra no estaba a la altura de su excelente apariencia ni de las prestaciones de su mecánica más potente, que en un principio era el 2 litros de 16 válvulas y 150 CV, al que pronto se le sumarían el rotundo Turbo de 204 CV y el 2.5 V6 de 170 CV.

En cierto modo el problema no era que tuviese un mal comportamiento, es que el Calibra tenía unas líneas muy sugerentes y deportivas, pero en realidad se trataba más bien de un GT.

Instalando refuerzos en los anclajes de la cremallera de dirección y reajustando las suspensiones y estabilizadoras se podía mejorar mucho.

Opel Calibra 16v: el mejor motor

El motor 2 litros de 16 válvulas era una obra de arte.

23 fotos

Ampliar

En el momento de su lanzamiento el Calibra se ofrecía sólo con dos opciones mecánicas, ambas de 2 litros de cilindrada, pero una con culata de 2 válvulas por cilindro y la otra con el que en su momento se consideraba el mejor motor de su categoría: el 2 litros 16 válvulas que convirtió en un mito al Opel Kadett.

Este motor lo tenía todo. Era muy elástico pese a ser atmosférico y multiválvulas, estiraba bien y estaba lleno de potencia en todo su rango de trabajo. Además no era demasiado tragón, aunque sus consumos aumentaron a la vez que bajó su potencia máxima con la incorporación del catalizador y cada vez más medidas anticontaminantes.

Esta versión del Opel Calibra 16v se diferenciaba estéticamente por unas llantas que pasaban de montar neumáticos de 195 mm de ancho y 14 pulgadas de diámetro a equipar unas más atractivas de 15 pulgadas y 205 mm de ancho que vestían más el coche. Un discreto 16v en el portón trasero y una doble salida de escape terminaban de dejar claro que estabas ante la versión superior.

Opel Calibra Turbo: demasiado corazón

Las versiones turbo se distinguen por los bujes de 5 tornillos.

23 fotos

Ampliar

El tope de gama pronto subió varios peldaños al añadir un turbo al extraordinario 2.0 de 16 válvulas, lo que hizo que la potencia aumentase hasta los 204 CV, un incremento notable, pero el par motor crecía todavía más, pasando de 196 Nm de la versión atmosférica a unos contundentes 280 Nm en el turbo.

El resultado es que el Opel Calibra Turbo era capaz de acelerar de 0-100 km/h en sólo 6,8 segundos y llegar a los 245 km/h de velocidad punta. Para no poner en aprietos la motricidad en un coche con un chasis con evidentes deficiencias, esta versión, al igual que en el Vectra, sólo estaba disponible con un sistema de tracción total tipo Haldex que minimizaba las pérdidas de tracción, que ya eran acusadas en el atmosférico con menos par y potencia.

De nuevo la discreción era la nota predominante y sólo el logo de turbo y unas llantas de 16 pulgadas con bujes de 5 tornillos daban pistas de que lo que tenías ante ti era un aparato bastante serio.

Opel Calibra V6: suavidad americana

El Opel Calibra llegó a montar el V6 de 2,5 litros de GM en sus últimos años.

23 fotos

Ampliar

El último motor en llegar a la gama Calibra fue el 2.5 V6 desarrollado por General Motors y que compartía con sus primos los Saab 900 GM, que también se habían desarrollado a partir del chasis del Opel Vectra. Este motor destacaba más por su suavidad de funcionamiento y agradable sonido que por sus prestaciones y añadía kilos en el eje delantero, lo que aburguesaba todavía más al coupé alemán.

De nuevo las llantas, dos salidas de escape (esta vez redondas en lugar de rectangulares) y los logotipos son lo único que nos dan pistas sobre lo que hay bajo su capó.

Opel Calibra: víctima del tuning

Su precio asequible y su perfil deportivo hicieron que el Calibra fuese modificado y torturado.

23 fotos

Ampliar

El Opel Calibra pronto se convirtió en una de las bases preferidas por el mundo del tuning para hacer todo tipo de modificaciones. Su estética era llamativa, el precio era asequible y sus ventas hacían que abundasen los ejemplares sobre los que trabajar.

Puertas tipo Lamborghini, alerones que sólo sirven para empeorar su formidable aerodinámica, llantas desproporcionadas, fibra por todas partes… El Calibra original tiene un diseño tan bueno que en la inmensa mayoría de los casos todas las modificaciones sólo sirven para estropear el trabajo de Erhard Schnell.

Lamentablemente, entre los que han sucumbido al tuning y los que han acabado desguazados por su baja cotización, en la actualidad es complicado encontrar algún ejemplar en estado original y en orden de marcha, una lástima porque incluso 30 años después de su lanzamiento, ya pudiendo ser considerado un vehículo histórico legalmente, el Opel Calibra pasaría casi por un modelo actual.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche