Reportaje

VÍDEO| Coches míticos: Mini 1275 C, el pequeño lord español

12 de enero, 2022

El Mini clásico es uno de los automóviles más importantes del siglo XX, un coche repleto de soluciones ingeniosas. Para conocerlo a fondo hemos podido disfrutar con este formidable ejemplar de Mini 1275 C, el tope de la gama Mini en su época por prestaciones y lujo.

ADO 15 (Amalgamated Drawing Office número 15), así de sencillo era el nombre en clave que escondía el proyecto de uno de los coches más importantes del siglo XX, el Mini. Creado por el equipo dirigido por Sir Alec Issigonis, el Mini es uno de esos coches inconfundibles que ha logrado perdurar en el tiempo y que deja claro que algo sencillo y económico no tiene por qué renunciar al estilo.

Para rendir homenaje a este modelo hemos hecho esta vídeo prueba y este reportaje del Mini 1275C, el modelo más potente y lujoso que se vendía en España y fabricado bajo licencia en la factoría de Landaben que acabaría fabricando también modelos de Lancia y Seat y donde ahora se fabrica el VW Polo y el T-Roc.

Mini: el de verdad

Con apenas 3,5 metros de largo, el Mini auténtico casi cabe dentro del actual.

52 fotos

Ampliar

Issigonis consiguió algo que parecía imposible: conseguir que el 80% del volumen que ocupa un coche sea aprovechable en el interior de éste. En menos de 3,5 metros de longitud supo condensar un interior para 4 pasajeros, un maletero de algo más de 200 litros de capacidad y, además, con un diseño que ha superado el examen del tiempo y que se ha ganado la simpatía de millones de admiradores.

Para conseguir semejante nivel de aprovechamiento del espacio, el Mini comprime al mínimo todos sus órganos mecánicos. El motor delantero se colocó transversalmente y para que encajase en el pequeño espacio disponible se insertó la caja de cambios dentro del propio cárter del motor. Las suspensiones se simplificaron hasta tal punto que en vez de muelles se montaron unos tacos de goma (o el sistema Hydrolastic en las versiones más lujosas), unas ruedas poco más grandes que las de una Vespa de la época y hasta se sacaron al exterior las bisagras de las puertas o las costuras de la carrocería.

Sencillo pero pensado hasta el último detalle, compacto y ligero, a los diseñadores les pareció que podría aprovecharse parte del proyecto para vender al ejército un vehículo ligero capaz de ser lanzado con un paracaídas. Así se desarrolló el Mini Moke. Por desgracia, sus pequeñas ruedas de 10 pulgadas lo hacían inútil en terrenos mínimamente complicados, así que el Mini Moke se reconvirtió en un coche para disfrutar del verano en las playas paradisíacas.

Algo parecido le sucedió al Mini, que acabó teniendo un destino mucho más glamuroso que el inicial. Concebido como un utilitario económico, el Mini gustó tanto a personajes famosos que acabó por convertirse en el segundo coche de las clases acomodadas más que en un utilitario. David Niven, Peter Sellers, los Beatles… hasta la reina de Inglaterra se dejaba ver en un Mini, pero lo que más disparó la popularidad de este coche fue el cine y la película «The Italian Job» con el irrepetible Michael Caine como protagonista.

Qué hace un toro en el capó del Mini: Authi

El toro en el emblema de los Mini distinguía a los modelos fabricados por Authi en España.

52 fotos

Ampliar

El Mini se presentó en 1959 y se mantuvo en producción hasta el año 2000, cuando BMW puso fin a su prolongada vida y preparó su resurgimiento como marca de coches de aspecto retro, pero que con el clásico sólo tenían parecido en el nombre. Su éxito llega desde el primer momento. En aquella época España estaba cerrada a las importaciones, pero el Mini era un coche con unas características que lo hacían ideal para nuestro mercado.

Con esto en mente se crea en 1963 en España la sociedad AUTHI para fabricar dentro de nuestras fronteras el Mini (y otros modelos de la BMC como los MG 1300, Austin Victoria, Morris…) en la factoría de Landaben, en Navarra. AUTHI son las siglas de Automóviles Hispano Ingleses y de ahí la silueta del toro sobre la península ibérica que preside el capó de nuestro protagonista.

Los primeros coches en salir de sus cadenas de montaje lo harían en 1967, y en su catálogo destacaba nuestro protagonista, el Mini 1275 C, que era el modelo más potente y lujoso que se ofrecía en España, donde llamaba la atención otra versión denominada Mini 1000 E, que sobresalía por su motor 1.000 de alta compresión con 50 CV y un interior incluso más lujoso que el del 1275C, al contar con guanteras cerradas también en madera de nogal, no sólo el cuadro de instrumentos. Este Mini 1000 E, además, también tenía los asientos de cuero con el asiento del pasajero abatible.

Tanto los modelos de Mini como los ADO 16 (Morris 1100 y 1300 y Austin Victoria) tienen un precio final bastante elevado para España, de ahí que sus ventas no fuesen tan elevadas como se esperaba y, aunque tampoco fueron malas, AUTHI acabó siendo participada por la propia British Leyland hasta acabar su fábrica intervenida por el INI en manos de Seat y fabricando versiones del Lancia Beta y del Lancia HPE bajo licencia.

Mini 1275 C: gran lujo concentrado

Asientos de cuero, volante y salpicadero de madera, así de lujoso era este Mini.

52 fotos

Ampliar

En el catálogo de AUTHI el tope de gama era el Mini 1275 C, un modelo con el motor más potente (similar al del Mini Cooper, de ahí la C) pero con un interior más lujoso en el que destacaban: el volante de madera Artes, el cuadro de instrumentos también en madera de nogal y con cuentavueltas y manómetro de aceite, los asientos de cuero con el del copiloto abatible, los faros antiniebla Kimby, suspensión Hydrolastic y servofreno por vacío. Su equipamiento era más lujoso y completo que el del Mini 1275 GT, que sería más tarde reemplazado por el Mini Cooper, que pese a su luneta térmica y salpicadero repleto de relojes, no volvería a contar con el lujo y los acabados del Mini 1275C.

Nuestro protagonista es uno de los pocos ejemplares fabricados del modelo más caro del catálogo de Mini y su estado de conservación es muy bueno, con todos los detalles originales como los faros antiniebla o el delicado tapizado del techo que era de papiro.

El precio en 1968 del Mini 1275C era de 130.000 pts (unos 800 euros), cuando un Seat 600 apenas costaba 65.000 pts. El nacimiento del Seat 127 en 1972 terminó de poner la puntilla a las ventas del Mini de AUTHI con una concepción técnica similar con el motor transversal y tracción delantera, pero más espacioso y con mejores prestaciones y consumos.

A los mandos del Mini 1275 C: incomparable

El Mini 1275C monta las suspensiones Hidrolastic en lugar de las de tacos de goma.

52 fotos

Ampliar

Sentarse a los mandos de este Mini 1275C es una gozada. Su motor tiene potencia suficiente como para movernos con mucha alegría y sus suspensiones hydrolastic marcan un abismo frente a los Mini con tacos de goma. El sistema Hydrolastic del grupo BMC básicamente lo que hacía era cambiar los muelles tradicionales por unos elementos elásticos con un aceite en el interior y que comunicaban la suspensión delantera con la trasera de ese mismo lado. Con este sistema, al coger un bache la rueda delantera, el líquido transmitía ese movimiento al eje trasero y hacía más suave el paso, al reducir los cabeceos de la carrocería.

Gracias a la Hydrolastic, el Mini 1275C (y el 1000E) es mucho más cómodo que los Mini «normales» y además no pierde ni un ápice de ese tacto tan directo y ágil que hace que la conducción de un Mini sea adictiva.

Casi con la cadera a la altura del asfalto, sentado en el centro de gravedad del coche y con unas inercias mínimas, el Mini es un coche que transmite muy bien las sensaciones al volante y, además, fíjate en las fotos y verás que sus 4 ruedas están prácticamente en las esquinas del coche. Con una superficie de apoyo tan grande y un centro de gravedad tan bajo, el Mini toma las curvas sin apenas balancearse y con una agilidad pasmosa.

La postura de conducción es incómoda porque la caña de dirección es casi vertical y el volante queda muy horizontal y con los pedales desplazados hacia la derecha para dejar espacio al paso de rueda. Sin embargo, en cuanto te acostumbras un poco a ella la verdad es que se maneja muy bien, otra cosa es plancharse un viaje de varias horas en él, pero para una escapada, moverse por ciudad o acudir a alguna concentración o rally de regularidad es un compañero perfecto.

Ver información de los modelos

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Pedro Castellanos

    Rubén, eres un especialista en pruebas de automóviles, pero deberías hacerte mirar esa falta de aire que denotas al hablar.
    Se nota mucho tu falta de aire. Cuidate.
    Un saludo

    • Rubén Fidalgo

      Gracias por preocuparte por mi salud, es más un problema nervioso y de estrés que físico. Muchas cosas que hacer y atender sólo y poco tiempo para hacerlas

      • Pedro Castellanos

        Me alegro que sólo sea eso.
        Cuidate.
        Un saludo !!

Aquí está tu coche