Reportaje

Coches míticos: el Fiat X 1-9 cumple medio siglo

69 fotos

Ampliar

12 de septiembre, 2022

El Fiat X 1/9 celebra este año su 50 aniversario y su diseño era tan bueno que cuesta creer que tenga ya medio siglo. Bertone diseñó un biplaza tipo targa de motor central que era una virguería desde el punto de vista estético y que se merece este homenaje y unas cotizaciones más justas.

En noviembre de 1972 se presentaba a nuestro protagonista a la prensa y este año sopla 50 velas, así que no se nos ocurre mejor momento para dedicarle este especial a uno de los modelos más especiales de la marca italiana, el Fiat X1/9. Sin lugar a dudas, este llamativo biplaza de motor central es uno de los deportivos clásicos más coleccionables y apetecibles, pero como en el mundo de los clásicos hay mucho de capricho, el hecho de que se llame Fiat lo ha condenado a unas cotizaciones ridículas para lo que ofrece este coche a cambio.

El Fiat X1/9 llegó al mercado para dar relevo a otro descapotable que es una verdadera virguería del diseño, el Fiat 850 Spider, del que pudimos disfrutar en España bajo el emblema de Seat. Aunque pequeño, el Fiat 850 Spider tenía detalles de diseño muy finos, como la tapa rígida para la capota cuando se descapotaba, la sutileza de los faros delanteros inclinados casi como en un Miura con el que, por cierto, compartía los pilotos traseros.

Sí, eran modelos de una marca generalista y tanto el 850 Spider como el Fiat X1/9 compartían mecánicas con modelos de gran serie, pero desde luego su diseño era muy elaborado y, sobre todo en el caso de nuestro protagonista, su comportamiento dinámico y las satisfacciones que proporcionan al conducirlos están por encima de la media. El Fiat X1/9 tuvo una vida muy larga, fabricándose hasta 1989 y con una producción alrededor de los 160.000 ejemplares, la mayoría de los cuales se matricularon en los EE.UU.

Nombre de prototipo

El Fiat X 1/9 estuvo a punto de no salir al mercado.

69 fotos

Ampliar

No está muy claro cómo demonios finalmente llegó a darse luz verde a este biplaza de motor central diseñado por Gandini para Bertone, de hecho, su nombre nos da una pista de la premura con la que se decidió finalmente lanzarlo al mercado. Fiat X1/9, ¿qué narices significa eso?… simplemente es el nombre en código del proyecto del modelo. Dante Giacosa, responsable de la compañía hasta 1971, había establecido un método en las nomenclaturas de los proyectos según el cual todos empezaban con una X seguida de un número. Si el primer dígito era un 0, significaba que era el proyecto de un motor, un 1 indicaba que era un turismo y un 2 se refería a vehículos industriales.

El nombre de X1/9 simplemente proviene de que se trataba del noveno proyecto de un turismo desarrollado tras la adopción de estas nomenclaturas y el coche se lanzó al mercado sin estar completamente convencidos de hacerlo o no y con algo de prisa, sin tiempo para darle un nombre más meditado.

La verdad es que el nombre también le daba cierto toque futurista a un coche que tenía unas líneas que serían inspiración para otros modelos, como el Triumph TR7, con unas formas muy peculiares que en cierto modo también tuvieron la culpa en algunas de sus críticas y es que, para muchos, el Fiat X1/9 fue un poco un «quiero y no puedo», un coche de líneas muy pintonas y aspecto de bólido devorador de kilómetros, pero con el motor de 75 CV de un sencillo Fiat 128.

Puede que el X1/9 se mereciese más motor y mejores prestaciones (aunque la segunda generación con el motor de 85 CV y el cambio de 5 marchas ya tenía un andar más que alegre), pero sin duda no se mereció jamás el desaire y menosprecio con el que algunos lo criticaron. Su diseño es espectacular y dinámicamente una maravilla que quedó patente hasta qué punto era efectivo con los buenos resultados que se consiguieron en los prototipos de competición de los que hablaremos más adelante y que no llegaron a culminar porque Fiat prefirió promocionar modelos más generalistas de su gama.

Sólo un apunte antes de centrarnos en lo que pudo llegar a ser el Fiat X1/9; para muchos pilotos probadores de la época, el Fiat X1/9 potenciado era más eficaz y rápido que el mismísimo Lancia Stratos… casi nada.

Fiat X1/9: Esto es «el automóvil», lo demás es transporte

El interior tenía un diseño muy personal.

69 fotos

Ampliar

Así rezaba uno de los anuncios publicitarios del Fiat X1/9 en su época, dejando claro que el modelo italiano era mucho más que un simple coche para ir de A a B. La verdad es que es curioso cómo afrontaron en Bertone el encargo de Fiat de diseñar una versión deportiva de su nuevo Fiat 128, un compacto muy práctico de motor delantero transversal que contaba con un diseño muy moderno gracias a su disposición mecánica y esquema de suspensiones.

En lugar de vestir al 128 con una carrocería más seductora, en Bertone decidieron cortar el chasis del 128 y poner la parte delantera justo detrás de los asientos de su biplaza, que pasaba así de ser un coche de motor  y tracción delanteros a ser un deportivo de motor central/transversal con tracción trasera. En pocas palabras, acababan de hacer una especie de Lamborghini Miura a escala… de hecho, ambos modelos son obra de mismo diseñador, Marcello Gandini.

Esta construcción hacía que el Fiat X1/9 tuviese un reparto de pesos del 47% de la masa en el eje delantero y el 53% en la parte trasera, un maletero en el frontal en el que se podía guardar el techo targa desmontable y otro portaequipajes por detrás del motor central, en el pequeño voladizo trasero. Con un peso alrededor de los 850 kg (en 1978 se ganó otros 75 kg cuando se introdujo el motor de 85 CV 1.5 con el cambio de 5 velocidades), un buen esquema de suspensiones y una precisa dirección, el Fiat X1/9 tenía una conducción que enseguida llamó la atención de los probadores de la época, que se lamentaban de que no tuviese más potencia.

El interior recibía buenas críticas, con un diseño muy futurista, uns asientos bien diseñados y una postura de conducción que invitaba a conducirlo en plan sport. Con los años se hizo patente que la calidad de los plásticos del salpicadero no era la mejor, bastante propensos a agrietarse en un coche en el que, además, quedan muy expuestos a la radiación solar y cambios de temperatura.

Bertone Runabout, Tapiro, Carabo… nace el diseño en cuña

El concept car se presentó bajo la marca Autobianchi.

69 fotos

Ampliar

A finales de los años 70 Bertone marcó tendencia con una nueba línea de diseño en forma de cuña y el lanzamiento de varios concept cars súper espectaculares que se caracterizaban por un frontal afiladísimo y un techo en cuña muy bajo, casi formando una línea continua con el capó. El lanzamiento en 1968 del Alfa Romeo 33 Carabo fue una auténtica revolución al que le salieron muchos imitadores. Tal vez el más espectacular fue el Ferrari Modulo de 1970 diseñado por Pininfarina. Estaba claro que el diseño en cuña era tendencia para los 70 y se presentaron varios concept cars para distintas marcas como el Maserati Boomerang de Giugiaro, Porsche Tapiro, VW Karmann Cheetah el Lancia Stratos Cero, Lotus Esprit, etc.

De todos esos concepts que sirvieron de inspiración para modelos definitivos, uno de los más llamativos fue el Autobianchi Runabout, radical por su parabrisas ínfimo y sin marco, su arco antivuelco a modo de spoiler sobre la cabeza de los pasajeros o sus faros en el montante de dicho arco. Aunque presentado como Autobianchi para despistar, realmente el Runabout sería la plantilla a partir de la cual se desarrollaría el Fiat X1/9 y de él hereda muchos de los rasgos, como el afilado frontal o el arco trasero para el techo tipo targa.

Fiat X 1/9 Abarth: el Periscopio

El X 1/9 estuvo a punto de competir con el mismísimo Stratos.

69 fotos

Ampliar

Desde las primeras pruebas dinámicas el Fiat X1/9 dejó claro su potencial y se llegó incluso a plantear la posibilidad de emplearlo como base para la competición en el mundial de rallys. Abarth se encargó de desarrollar una versión Grupo 4 con el chasis reforzado, mayores anchos de vías, frenos, aligerado y reforzado… y el motor del Abarth 124 Spider, que al pasar a ir montado en la parte posterior le diseñaron una toma de aire muy espectacular que haría conocido al modelo como «Periscopio».

Sus resultados fueron sensacionales y se llegó a plantear la producción de 400 ejemplares de calle para poder participar de manera oficial en competición y no sólo como prototipo, pero al final la dirección de Fiat decidió que no tenía sentido invertir tanto dinero en competición para promocionar un coche de nicho y que era mejor aprovechar ese escaparate para modelos más generalistas. Así fue como al final sólo se fabricaron un par de prototipos del espectacular Abarth X1/9 y como el Fiat 131 Abarth reemplazó al estratosférico Lancia que lo seguía ganando todo en el Mundial de Rallys.

Fiat X 1/9 Dallara

Dallara hizo un verdadero bólido.

69 fotos

Ampliar

Paolo Dallara desarrolló esta maravilla en fibra de vidrio y aluminio 200 kg más ligero que el X 1/9 y con su motor 1.3 estrujado hasta el máximo para sacarle 192 CV de potencia bajo las especificaciones del Grupo 5. Además de sus abultados pasos de rueda en el frontal llaman la atención los faros faros del Fiat 127 fijos en lugar de los escamoteables.

La estampa del Dallara X1/9 no puede ser más espectacular y sus prestaciones también.

El Dallara no fue el único X 1/9 en emplear alumino. La propia Bertone realizó una serie de prototipos denominados lightweight para ver hasta qué punto podría ser viable la fabricación en aluminio de este deportivo. La reducción de peso fue considerable, casi un 25% más ligeros pese a los refuerzos necesarios para mantener más o menos intacta la resistencia torsional del monocasco.

Finalmente el proyecto de los Fiat X 1/9 no fue viable por los costes de producción y sólo se produjeron apenas media docena de prototipos, de los cuales se conservan dos en la actualidad.

Fiat X 1/9: copiado por Toyota

Está claro en quién se inspiró Toyota para lanzar el MR-2.

69 fotos

Ampliar

Aunque el Fiat X 1/9 se mantuvo en producción durante casi 18 años, lo cierto es que Fiat nunca apostó seriamente por promocionar este modelo, que podría haber vendido muchos más ejemplares de los que finalmente se fabricaron.

Desde luego, el concepto del Fiat X1/9 no pasó desapercibido y tal vez fue Toyota la que mejor rendimiento sacó de él con su Toyota MR-2 (cuyas siglas hacen referencia a que es un 2 plazas de motor central y propulsión trasera y que, como curiosidad, tuvo que ser rebautizado en Francia porque pronunciar esas siglas equivale a decir «es mierda»). Presentada en 1984, la primera generación del Toyota MR-2 consiguó vender más ejemplares en apenas 5 años que el X-1/9 en más del triple de tiempo. El Toyota MR-2 fue todo un éxito comercial con casi 170.000 ejemplares de su primera generación, un modelo que era prácticamente un calco del Fiat, incluso en el diseño de las llantas.

Ver información de los modelos

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Francisco (Vigo)

    Impresionante Rubén, esperaba con ansia este artículo sobre mi pequeño gran coche, y no me ha decepcionado en absoluto, tengo un montón de material entre libros y revistas y has condensado perfectamente todo lo interesante. Esperando con ansia la prueba, y si quieres probar varios, el mío (un 1500 rojo del 81 en estado de serie) está en Vigo a tu disposición, por supuesto. Un abrazo y mi reconocimiento por tu gran trabajo.

    • Rubén Fidalgo

      Por supuesto que me interesa hacer un vídeo reportaje y fotos a tu coche, vivimos cerca y creo que nos hemos cruzado no hace mucho. Te he enviado un mail, a ver cuándo podemos cuadrar día y lo hacemos.

      • Miguel Angel Martinez

        Avisad que si es finde me acerco!!
        El de Fran y el mio son los dos 1.5, en Pontenova hay otro del grupo que es 1.3.

Aquí está tu coche