Reportaje

Coches míticos: Ferrari F50, el primero sin el patrón

23 fotos

Ampliar

28 de noviembre, 2020

El Ferrari F50 llegó para superar al mítico F40 y dejar claro que, en medio siglo, la marca fundada por Enzo Ferrari seguía siendo la número uno en el mundo de los deportivos de raza. Por desgracia, su fundador ya no estaba a los mandos de la compañía.

En 1995 en Ferrari no podían contener la impaciencia y lanzaban al mercado el Ferrari F50, un modelo superlativo que se adelantaba dos años al 50 aniversario de la marca que se supone que debía homenajear. La excusa de la marca fue que su producción cesaría en el año del cincuentenario, de modo que para su medio siglo de vida ya tendrían producida su serie limitada al completo de este formidable superdeportivo, el primer super Ferrari desarrollado ya sin el fundador de la compañía.

El Ferrari F50 repetía nomenclatura con el F40 con la inicial del famoso apellido y el número haciendo referencia al aniversario de la marca y se presentaba como un buque insignia, un tributo a todos esos años de historia. Sin embargo, mientras que el F40 en realidad era una super evolución del 288 GTO, el Ferrari F50 nacía a partir de una hoja en blanco en la que desde el principio se tenía claro que se iba a plasmar sobre ella un supercoche.

La estructura del Ferrari F50 está hecha íntegramente en fibra de carbono para lograr combinar un peso mínimo con una elevada rigidez estructural, algo que iba a ser complicado dado que su carrocería estaba diseñada como un spider con techo desmontable.

Ferrari F50: un motor que gira a 10.000 rpm

El motor actúa como subchasis para las suspensiones, como en los F1.

23 fotos

Ampliar

El Ferrari F50 es un automóvil muchísimo más sofisticado y evolucionado que el F40, que a su lado es tan arcaico como una hoguera o una piedra de molino. No me refiero a que en F50 esté plagado de electrónica, pues tampoco equipaba siquiera ABS ni ningún tipo de control, como el F40, sino porque estaba diseñado de forma mucho más depurada.

El motor de F50 tomaba prestadas muchas soluciones directamente de la Fórmula 1. Para empezar, el F50 lograba superar en potencia al F40 sin necesidad de sobrealimentación, haciendo girar su formidable V12 de 4,7 litros de cilindrada y 520 CV hasta rozar la brutal barrera de las 10.000 rpm. Para conseguir que nada saltase por los aires a semejante régimen y con los pistones alcanzando unas velocidades lineales estratosféricas, los ingenieros de Ferrari hicieron uso de los materiales y herramientas de mecanizado más sofisticados de la época.

Para bajar el centro de gravedad y el peso, el bloque motor y la caja de cambios (manual y de 6 marchas) actúan como soporte estructural para las suspensiones traseras, como en los coches de la categoría reina.

Muchas de las soluciones aerodinámicas (como el singular frontal), el fondo plano, la geometría de las suspensiones o la propia fabricación del motor estaban basadas en la experiencia de Ferrari en competición hasta el punto de que en su momento se decía del F50 que en realidad se trataba de un Fórmula 1 con un habitáculo para dos personas, parabrisas y ruedas carenadas.

Otra de las características más llamativas del F50 eran sus llantas. Además de ser muy ligeras gracias al uso de aleaciones forjadas, su característica estrella de 5 puntas  estaba hecha con sus 5 brazos con huecos. De esta forma, además de aligerar el peso de la llanta, se mejoraba la evacuación del calor de sus enormes discos de freno (que no eran cerámicos todavía) firmados por Brembo y desarrollados específicamente para este modelo.

Ya que hablamos de las llantas, llama la atención cómo han cambiado las cosas. En 1995 sus neumáticos de 18 pulgadas eran superlativos, calzando unos enormes 245/35-18 en el eje delantero y 335/30-18 atrás. Hoy en día hay compactos diésel de 140 CV con ruedas más grandes que las delanteras de este bólido.

Ferrari F50: un descapotable a 325 km/h

El techo del Ferrari F50 se podía desmontar.

23 fotos

Ampliar

El F50 era uno de los coches más caros del mundo en su momento, pero en realidad era una ganga porque te llevabas dos coches por el precio de uno. Su monocasco de fibra de carbono era extremadamente rígido, lo que permitía que su techo fuese postizo y se pudiera desmontar sin comprometer la estructura. Con un poco de paciencia y sitio, el techo del F50 se puede retirar y transformar el bólido en un Spider con el que padecer huracanes con vientos de más de 300 km/h.

Con una velocidad punta de 325 km/h, capaz de acelerar de 0-100 km/h en sólo 3,8 segundos y haciendo el kilómetro con salida parada en apenas 21 segundos, el Ferrari F50 es considerado por muchos como el mejor super Ferrari auténtico de todos los tiempos. Más sofisticado que un F40 y eficaz, todavía estaba desprovisto de cualquier tipo de asistencia a la conducción, ni siquiera en la transmisión, con una caja de cambios manual de 6 marchas a la antigua usanza.

Ferrari F50: con aire acondicionado y radio

Aunque sin grandes lujos, el F50 estaba mucho mejor acabado que el F40.

23 fotos

Ampliar

El Ferrari F50 seguía siendo un superdeportivo extremo, pero en la compañía vieron claro que tal vez con el F40 se habían pasado y concedieron al F50 algunos lujos que se le negaron a su antecesor, como el equipo de sonido, el aire acondicionado o la tapicería de cuero en los asientos y en el revestimiento del salpicadero. Eso sí, seguía sin tener elevalunas eléctricos ni caprichos superficiales.

Desde 1995 hasta 1997 se vendieron un total de 349 Ferrari F50. Don Enzo decía que se debía fabricar siempre un coche menos de lo que el mercado estuviese dispuesto a comprar y, aunque al principio se pensó en fabricar 350 unidades, en su honor se produjo una menos de lo planeado inicialmente.

Como es lógico, un coche como éste siempre tiene estrellas entre sus clientes, como Mike Tyson, quien subastó el suyo hace algo más de dos años y por el que las pujas rozaron los 3 millones de euros.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche