Reportaje

Coches míticos: el Subaru Impreza 22B, el triple 5

25 fotos

Ampliar

12 de diciembre, 2020

No cabe duda de que la imagen de Subaru ya ha quedado vinculada al mundo de la competición para siempre y el color azul con llantas doradas es ya todo un símbolo gracias al formidable Impreza 22B al que rendimos homenaje aquí.

Subaru es uno de los fabricantes de automóviles más pequeños del mundo, pero esto no le ha impedido ser una de las marcas más reconocidas y con más afición. ¿Cómo ha logrado una compañía que fabrica coches muy peculiares alcanzar tanta fama? Pues en gran medida gracias a nuestro protagonista de hoy: el inigualable Subaru Impreza 22B.

Su preciosa carrocería de 2 puertas es considerada casi por unanimidad como el Impreza más bello de todos y todavía hoy, casi un cuarto de siglo después de su debut, sigue excitando a las miradas y girando cabezas. Por desgracia, Subaru decidió que sólo 400 personas eran dignas de esta máquina. No es el Impreza más potente, ni el más rápido… pero es el que ha hecho que el nombre de esta constelación brille más que otras estrellas.

Subaru Impreza: el fruto de McRae y Sainz

McRae y Sainz llevaron a Subaru a lo más alto.

25 fotos

Ampliar

Aunque Subaru siempre gozó de sus adeptos y clientes muy fieles, hubo dos decisiones geniales que hicieron que escalase muchos puestos en el ranking de la fama: protagonizar junto con Jackie Chan una de las carreras más disparatadas en «Los Locos de Cannonball» en 1980 y participar en el Mundial de Rallys.

Te interesa: los coches que más aparecen en películas.

El ocaso de Lancia en el Mundial de Rallys supuso el amanecer de las marcas del país del sol naciente, con Toyota y Subaru (y también Mitsubishi) copando los títulos de marcas de prácticamente toda la década de los noventa. La entrada de Sainz y Moya en la temporada 94 supuso un revulsivo en el equipo Subaru y el Impreza evolucionó y se hizo mucho más competitivo, y eso que el ambiente no era nada fácil con dos gallos como Sainz y McRae en el gallinero.

Puede que te interese: Lancia Delta Integrale, la pesadilla de Sainz

Los puntos conseguidos por ambos pilotos apuntalaron a Subaru como marca campeona en las temporadas de 1995, 1996 y 1997, un triplete que se merecía un homenaje que llegó en forma de serie limitada a 400 unidades, el Subaru Impreza 22B presentado en 1998.

Subaru Impreza 22B: 555 en binario

La carrocería de 2 puertas del 22B es simplemente sensacional.

25 fotos

Ampliar

En 1998 Subaru quiso ofrecer al público la oportunidad de disfrutar de un automóvil sensacional que rindiese homenaje a los tres títulos consecutivos que había logrado. Por desgracia, esta saga sensacional se limitó a 400 unidades, aunque se fabricó alguna más, puesto que en la marca tuvieron el honorable detalle de producir ejemplares exclusivos para los pilotos que hicieron posible la gesta.

El nuevo Subaru Impreza 22B se desarrollaría a partir del Impreza Type R, al que se le añadían algunos elementos tomados directamente de la competición, como los pistones del 4 cilindros bóxer o el alerón trasero, cedido por los Impreza WRC.

Su carrocería de dos puertas es considerada por los aficionados como el Impreza más bello de todos los tiempos. Tras él, su diseño se volvió cada vez más estrambótico y parece que todo lo que perdieron en imagen también lo perdieron en eficacia, pues a partir de 1997 Subaru dejó de sumar laureles en el mundial, en parte por los cambios de reglamento y el boicot a la tracción total ante el temor de que la escalada en prestaciones de los coches del mundial acabase por repetir el expediente de los Grupo B, además de una malentendida intención de reducir los costes de los equipos en competición para abrir la puerta a más rivales.

Coches míticos: el Toyota Celica de Carlos Sainz

El motor de 4 cilindros tenía un cubicaje de 2,2 litros y un formidable turbo IHI VF22 que conseguía que el rendimiento alcanzase nuevas cotas y llegase hasta los 290 CV, muy conservadores, por cierto, pues con facilidad se podía llegar hasta los 350 CV.

Con esta potencia y un sistema de tracción total que permitía aprovechar cada uno de los caballos, la aceleración de 0-100 km/h necesitaba de sólo 4,2 segundos, llegando a rozar los 250 km/h pese a su mala aerodinámica, pensada para refrigerar la caballería y mantenerlo atado al suelo.

Subaru Impreza 22B: ¿qué nombre le ponemos?

Este bóxer de 2,2 litros alcanza con facilidad los.. 350 CV.

25 fotos

Ampliar

Elegir un nombre para una nueva criatura es siempre un paso muy meditado en las compañías. ¿Por qué decidieron llamar 22B a esta serie limitada del Impreza? La verdad es que el nombre cogió por sorpresa a todos y todavía no está claro el motivo real, puesto que sus padrinos de bautismo jamás lo han aclarado.

10 curiosidades de Subaru que no te esperabas

Muchos aficionados afirman que 22B hace alusión a la cilindrada de su motor y a que las suspensiones se encomendaron al especialista Bilstein, pero lo cierto es que parece una coincidencia muy rebuscada.

La teoría más factible es que 22B sea la conversión a lenguaje binario de 555, la mítica cifra que a todos nos viene a la mente cuando nos imaginamos un Subaru azul con llantas doradas volando por los rasantes del Rally de Finlandia. La entrada en vigor de la legislación que prohibió la publicidad del tabaco y el alcohol en los eventos deportivos hizo que los Impreza del mundial cambiasen su triple 5 por 3 paréntesis y la solución del 22B es bastante propia de un ingeniero.

Subaru Impreza 22B: el Subaru de los 325.000 euros

Placa numerada de esta serie limitada del Subaru Impreza.

25 fotos

Ampliar

Con sólo 400 ejemplares fabricados y con una estética que lo convierte en el Subaru más preciado de todos, no es de extrañar que las pocas veces que un 22B sale a la venta, cambie de manos por cifras estratosféricas. Este año hemos tenido un claro ejemplo con el modelo que puedes ver en la galería de imágenes, que salió a la venta por nada menos que 295.000 libras, unos 325.000 euros, lo que lo convierte en uno de los Subaru más caros de todos los tiempos.

No, el Impreza 22B no es el más rápido, ni el más eficaz, ni el más potente, pero sin lugar a dudas es el Subaru más especial y con más simbolismo, un homenaje a los tres años que pusieron a Subaru en el imaginario popular y que hoy sigamos pensando en que lo que tenemos delante con un STi es un campeón cuando no han vuelto a ganar un mundial desde hace casi un cuarto de siglo.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche