Reportaje

Coches míticos: Chrysler 150 y Talbot Solara, americanos con acento francés y británico

32 fotos

Ampliar

28 de agosto, 2021

Desarrollados por Chrysler Europa, el150 y su versión sedán denominada Solara fueron excelentes productos que lograron un notable éxito de ventas en mercados como el francés o el español. Ambos se fabricaron en la factoría de Villaverde y ofrecieron buenos servicios a sus propietarios. Hoy en día sobreviven pocas unidades y por eso les dedicamos un homenaje de reconocimiento.

Justo el año en el que daba comienzo la transición en España se presentaba el primer Chrysler concebido exclusivamente para el mercado europeo, que en nuestro país se comercializaría como Chrysler 150 y en el resto de Europa como Simca 1307, Chrysler Alpine o Dodge Alpine. Desarrollado por las oficinas técnicas de Simca y Rootes (en Francia y Reino Unido) bajo el control de Chrysler Europa, el Chrysler 150 se convirtió en un éxito inmediato en Francia desde su lanzamiento en 1975 y en España en 1977 cuando comenzó su producción en la factoría de Villaverde.

Te interesa: los coches de la Transición en España

Sin embargo, en el Reino Unido su diseño no terminó de encajar y no alcanzó el éxito de ventas de otros países pese a sus excelentes virtudes. Su carrocería de 5 puertas, aunque recordaba al diseño del concept car presentado por Pininfarina del Austin 1800 aerodinámico, no era muy del gusto de los británicos, y eso que el Rover SD1 tenía un perfil muy similar con sus tres cristales laterales y el portón trasero.

En 1980 se cambiaría el nombre de Chrysler por el de Talbot al ser adquirida la división europea de Chrysler por el grupo PSA (hoy Stellantis) que por aquel entonces estaba formado por Peugeot y Citroën. Además, se aprovechó el relanzamiento del renovado modelo con la nueva marca para completar la gama con una nueva versión con carrocería tipo sedán de 3 volúmenes denominada Talbot Solara que gozaría de muy buena aceptación en España.

Por desgracia, pese al éxito de ventas y la importancia que tuvieron estos modelos en nuestro mercado, no existen demasiados datos sobre ellos ni material gráfico disponible. Gracias a A.Morugo por cedernos algunas de las imágenes de su propio Talbot Solara, uno de los pocos diésel fabricados.

Chrysler/Talbot 150: el Passat fabricado en Villaverde

Las versiones más lujosas tenían el techo en vinilo y cambio automático.

32 fotos

Ampliar

El diseño del Chrysler/Talbot 150 presentado en 1975 tenía unas formas muy de la moda de la época, con una vista de perfil que recordaba a otros modelos como el VW Passat, Lancia Gamma, Lancia Beta, etc. Estaba caracterizada por sus ventanillas laterales sin desviabrisas y un cristal de custodia muy característico y parecido entre todos esos modelos. Su calidad de fabricación era muy buena para la época, con buenos ajustes y el mismo talón de Aquiles de la mayoría de modelos de la época: los tratamientos anti corrosión. Tras la crisis del petróleo los fabricantes redujeron mucho el espesor de los aceros para aligerar el peso, pero los procesos de pintado y tratamiento anti corrosión no se mejoraron en consonancia. El resultado es que la mayoría de los coches de los setenta se oxidaban con facilidad.

El Chrysler/Talbot 150 realmente fue un automóvil con muy buenas cualidades, hasta el punto de lograr el título de Coche del Año en Europa en 1976 y ser elegido como el mejor coche del año en varios países también.

Su disposición mecánica era bastante moderna y sus motores muy fiables. El Chrysler 150 se ofrecía con dos mecánicas: el básico equipaba el mismo motor de los Simca 1200, un 4 cilindros transversal de 1.294 cc y 68 CV, mientras que las versiones superiores su cilindrada y potencia subía hasta los 1.442 cc y 85 CV a base de alargar la carrera de los cilindros en 8 mm, lo cual mejoraba mucho el par motor y la respuesta a medio régimen. Al final de su vida comercial llegaría un 1,6 y también un diésel de origen Peugeot, este último reservado al Solara y sólo para algunos mercados, entre ellos el español.

Su comportamiento dinámico era muy bueno y entre sus principales cualidades estaba su confort y su seguridad activa, con unas reacciones muy seguras en todo momento, una dirección muy agradable y buenos frenos, aunque estos ocultaban un error de diseño bastante grave que provocaría algunos disgustos, como veremos más adelante.

Entre los rivales del Chrysler/Talbot 150 estaban el Seat 124, el Citroën GS, el Renault 12, o el propio VW Passat, aunque en España este rival llegaría ya en su segunda generación y en los últimos años de vida del Talbot 150.

Con unas dimensiones poco más grandes que las de un Seat Ibiza actual (4,25 m de largo), el 150 ofrecía una carrocería con buen porte y un interior espacioso y muy confortable.

Con una España ya sin Franco pero todavía con las fronteras cerradas a las importaciones, las puertas del mercado español se abrirían al comenzar a fabricarse en la factoría de Villaverde en 1977. Fue recibido con entusiasmo como un coche gama media/alta en España y en 1978 se hizo con el galardón de Coche del Año en España, hasta entonces casi un coto exclusivo de los modelos de Seat.

De inmediato se convirtió en el automóvil mejor equipado fabricado en España. Elevalunas eléctricos en las plazas delanteras, dirección asistida… incluso el ordenador de viaje o el control de crucero se ofrecían de serie en las versiones SX, las más equipadas, además de en los Escorial de gasolina.

Talbot Solara: Por encima de lo corriente

El Solara tenía una buena calidad de construcción.

32 fotos

Ampliar

En 1978 PSA se hizo con el control de Chrysler Europa a cambio de un dólar y, pese al éxito de ventas de productos como el Chrysler 150 y el Horizon, también de todas sus deudas y problemas de rentabilidad financiera. El acuerdo incluía los derechos a comercializar los modelos con el nombre de Chrysler en Europa, pero en 1980 PSA decide rebautizar a su nueva filial como Talbot y aprovecha para presentar novedades en sus gamas de modelos.

El rebautizado Talbot 150 cambiaría el diseño del frontal, de los grupos ópticos traseros, las llantas y algunos elementos del interior como el volante y otros mandos que serían comunes con otros modelos de Peugeot y, además, la gama se completaba con una nueva versión denominada Solara que añadía 15 cm hasta llegar a los 4,39 metros de largo en configuración de 3 volúmenes. Esta versión gozaría de muy buena acogida en España, donde se posicionaría como un rival bastante duro para otro modelo de la casa, el Peugeot 505.

El Talbot Solara tenía una imagen de mayor porte y, aunque perdía la practicidad de la quinta puerta del 150, ganaba varios centímetros extra en el maletero y sus 2,6 metros de distancia entre ejes un interior muy espacioso y bien aprovechado.

Para revitalizar las ventas se lanzó la versión Escorial, repleta de equipamiento y a un precio muy competitivo para la época. Además, también se comenzó a ofrecer en los últimos meses de producción la mecánica diésel de origen Peugeot.

La historia de los Crysler 150 y Talbot Solara tendría su punto y final en 1985, donde se cerrarían definitivamente sus líneas de producción en Villaverde y Reino Unido.

Chrysler 150 y Talbot Solara: confort superior

El 150/Solara fue el primer coche español en tener ordenador de viaje.

32 fotos

Ampliar

Los interiores de los 150 y solara tenían una buena calidad de materiales y eran muy espaciosos. Destacaban especialmente los mullidos asientos y los tapizados en velour, algo calurosos en verano, pero muy confortables y con tejidos y plásticos muy duraderos.

Los mandos estaban bien distribuidos y en general eran coches muy confortables y agradables de conducir. Estuvo disponible la caja de cambios automática en las versiones más equipadas y en general eran coches con un buen nivel de equipamiento para su precio.

Cuando cambiaron de Chrysler a Talbot se modificaron algunos acabados y cambiaron algunos elementos como el volante, pero aguantaron bien el paso de los años.

Chrysler 150 y Talbot Solara: a tener en cuenta

El 150 fue un éxito en Francia y España.

32 fotos

Ampliar

Por desgracia, pese a su éxito de ventas (el Chrysler 150 llegó a alcanzar el 7% de cuota de mercado en Francia), en la actualidad hay pocos supervivientes y no es fácil encontrar algunos recambios ya. Por otro lado las cotizaciones tampoco son elevadas, de modo que cualquier reparación necesaria hace que sea poco rentable su restauración. Esto hace que no muchos se animen a hacerse con uno de estos modelos pese a que se trata de coches que todavía hoy son muy agradables de utilizar a diario.

Entre sus puntos débiles hay que resaltar el defecto de diseño de las pinzas de freno delanteras. El estribo de las pinzas deja demasiado hueco contra el disco y esto hace que, si se apuran mucho las pastillas de freno, éstas se caigan entre el disco y el estribo y las perdamos, de modo que en la siguiente frenada nos quedaremos completamente sin frenos en esa rueda. La mejor manera de evitarlo es controlar el desgaste de las pastillas de freno y cambiarlas a tiempo, aunque también hay quien ha fabricado un pequeño soporte que hace que la pastilla ya no se pueda colar por esa ranura.

Los espejos retrovisores son otra pesadilla para los usuarios de los Talbot. Son comunes con el Horizon, pero no existen recambios y cuando alguien los rompe es casi imposible encontrar un sustituto.

Por lo demás, son coches muy fiables (los modelos gasolina tienen ya encendido electrónico sin platinos), cómodos y fáciles de conducir y reparar uno mismo.

Anuncio del Talbot Solara Escorial

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche