Reportaje

Coches míticos: Audi 100 S4, tras la estela del M5

8 fotos

Ampliar

26 de diciembre, 2020

El cinco cilindros turbo del Audi Quattro todavía siguió dando muchas alegrías a la marca alemana, quien sacó un buen partido de sus prestaciones en esta berlina familiar de aire discreto pero sorprendentes entrañas.

La década de los noventa del siglo pasado dejó un buen número de coches con excelentes prestaciones y avanzada tecnología. Uno de esos modelos fue la última generación del Audi 100, con código interno C4, que en 1996 cambiaría de denominación para comenzar con las nuevas nomenclaturas de Audi renombrado como Audi A6. Como heredero del mítico Audi 200, esta nueva generación del Audi 100 contaría con una versión muy especial denominada Audi 100 S4 que hizo las delicias de muchos conductores.

Para su tope de gama, Audi aparcó a un lado su nuevo motor V6 de 2,8 litros de cilindrada y volvió a recurrir al irrompible bloque de 5 cilindros en línea y culata de 20 válvulas que llevaba ya una década demostrando su valía en los míticos Quattro. El nuevo Audi 100 S4 se estrenaba así a finales de 1991 con un motor de 230 CV y un par casi constante de 350 Nm que hacían que esta berlina bajase de los 7 segundos en el 0-100 km/h.

10 coches míticos de los años 90

Su sistema de tracción Quattro con diferenciales Torsen era muy eficaz y garantizada la máxima motricidad en todo momento, haciendo de esta berlina una de las más eficaces en conducción deportiva cuando las condiciones de adherencia no eran las ideales.

Estéticamente era muy discreto y sus diferencias con el resto de la gama del Audi 100 eran mínimas. Sólo los faros delanteros con dos ópticas elipsoidales, los pilotos traseros en rojo y unas atractivas llantas de 5 radios delataban esta versión de altas prestaciones.

En el interior los cambios eran también sutiles. Apenas los asientos más envolventes, el volante deportivo de 3 radios y los relojes de la instrumentación en blanco diferenciaban su aspecto.

Un OVNI en los frenos

El disco de freno está en el interior.

8 fotos

Ampliar

Una de las peculiaridades técnicas más llamativas del Audi 100 S4 la encontrábamos en sus frenos, heredados del Audi V8. En aquellos años todavía no se estilaban las llantas estratosféricas, así que esta berlina se conformaba con unas llantas de 16 pulgadas de diámetro que limitaban mucho el tamaño de los frenos que cabían en ellas. Para poder montar unos discos más grandes y que pudieran disipar mejor el calor, estos modelos de Audi montaban unos discos que no tenían forma de disco sino de anillo, con la pinza de freno montada en el interior de éste.

Opel-Lotus Omega, 30 años del Opel que humilló al BMW M5

Este formato de disco de freno permitía aumentar el diámetro del disco y mejorar así su refrigeración. Desde fuera llamaban la atención porque en las ruedas delanteras daba la impresión de que por dentro de la llanta de aluminio había otra llanta de acero. El sistema no funcionaba mal pero era caro debido a su escasa producción en serie, así que acabó en el olvido. Conocidos como «UFO Brakes» por su apariencia de platillo volante, finalmente fueron reemplazados por unos discos convencionales pero más grandes al ir aumentando el tamaño de la llantas.

Audi S6: adiós a las centenas

En 1996 el Audi 100 pasó a llamarse A6.

8 fotos

Ampliar

Con el lavado de cara presentado a finales de 1995, el Audi 100 cambió de nombre para llamarse A6 y su nueva gama contaría con dos gallos en el corral. Por un lado estaba el Audi A6 S4 con el mismo motor de 5 cilindros y, además, estaba el Audi A6 S4 Plus, con el mismo motor V8 4.2 del Audi A8.

Aunque esta versión era claramente más potente, también resultaba más pesada y restaba algo de agilidad al Audi A6 S4, aunque las normas anti contaminación acabarían por hacer imposible su evolución, de modo que el motor de 5 cilindros turbo de 230 CV acabaría desapareciendo del catálogo.

Por su sonido, sus prestaciones y su fiabilidad, el Audi 100 S4 con el motor turbo de 5 cilindros es en la actualidad un youngtimer muy interesante como futuro vehículo de colección, así que no lo dudes y aprovecha la oportunidad si se cruza en tu camino.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche