Reportaje

Coches míticos: Alfa Romeo 2000 GTV, la Giulia que dispara sus cotizaciones

17 de noviembre, 2021

El Alfa Romeo GTV 2000 llegó en 1971 con unas prestaciones y un esquema técnico que lo convertían en uno de los deportivos europeos más apetecibles y razonables. Con mejores prestaciones y comportamiento que algunas versiones del mismísimo Porsche 911, es uno de los clásicos que más se ha revalorizado en los últimos años.

En 1964 se presentaba el Alfa Romeo Sprint dentro de la familia Giulia, un coupé de líneas muy modernas y elegantes en su momento, obra del maestro Giugiaro, que por aquel entonces estaba en nómina para el carrocero Bertone. Su diseño fue tan acertado que se mantuvo vigente casi quince años, a lo largo de los cuales fue sometido a diferentes actualizaciones en las que se modificaba ligeramente el frontal, los perfiles de las aletas, los pilotos traseros, la calandra o el salpicadero hasta llegar a la última evolución, presentada en 1971 y que es en la que más nos centraremos.

Junto con los cambios de aspecto exterior e interior, con cada actualización se introducían mejoras en la mecánica, la mayoría de ellas variando la cilindrada que fue pasando desde los 1.6 y 1.3 de los primeros años al 1.750 presentado en 1967 y reemplazado en 1971 por nuestro protagonista, el Alfa Romeo GTV 2000.

No te lo pierdas: una visita al museo de Alfa Romeo

Esta saga de deportivos de Alfa Romeo es una de las más importantes para la marca a nivel deportivo, con muy buenos resultados en la mayoría de competiciones en las que participaron, entre ellas, el campeonato de turismos en el que lograron la victoria absoluta en 1970.

¿Es mejor el Alfa Romeo 2000 GTV que un Porsche 911?

El Alfa Romeo 2000 GTV estaba mejor equipado y sus prestaciones eran mejores que las de algunos Porsche 911 contemporáneos.

42 fotos

Ampliar

El título de este vídeo reportaje tal vez te sorprenda o te parezca exagerado, pero sí, el 2000 GTV se batía el cobre con algunos modelos de 911 en su día. Obviamente no con los S ni con los RS ni con los turbo, pero, en una época en la que en Porsche la caja de cambios de 5 marchas era opcional y sus motores en las versiones básicas de sus 2.0, 2.2 y 2.4 contemporáneos rendían entre 110 y 130 caballos, el Alfa Romeo 2000 GTV sacaba ventaja. Buena muestra de ello son las cifras de aceleración en el 0-100 km/h, donde el Alfa paraba el crono en unos espectaculares 8,9 segundos frente a los 9,5 del Porsche 911 2.4 T, partiendo de la base de que en aquellos años todo lo que bajase de los 10 segundos era ya muy rápido.

De acuerdo, existían en su misma época los 2.4 S con unos espectaculares 190 CV y llegaron a convivir con los 2.7 RS de 210 CV, pero sus precios eran estratosféricos respecto al Alfa Romeo.

Hablar en 1971 de cuatro frenos de disco, caja de cambios de 5 velocidades, diferencial autoblocante y más de 120 CV era algo que estaba al alcance de muy pocos modelos sin irnos a precios desorbitados, y eso no quiere decir que el Alfa Romeo 2000 GTV fuese barato, ni mucho menos, pero sí tenía un precio muy razonable para lo que ofrecía a cambio en cuanto a prestaciones, equipamiento y calidad, sí, calidad. Por aquel entonces Alfa Romeo permanecía independiente de Fiat, con todo lo bueno y lo malo que ello implicaba.

A nivel dinámico, el Alfa tiene un comportamiento más razonable y natural que el peculiar tacto de los 911 clásicos, con un reparto de pesos mucho mejor para casi todas las maniobras salvo para frenar a muerte, algo en lo que tener casi el 70% del lastre en las ruedas traseras ayuda mucho a los «nueveonce».

En el interior, el Alfa aprovecha mejor sus 4,1 metros de largo (sus medidas son casi calcadas en ambos modelos) y ofrece unas plazas traseras más utilizables y más confort para los pasajeros delanteros y el conductor tiene una postura más natural y con unos pedales mejor posicionados para conducir que los característicos del embrague y freno del 911, que además de tener recorridos muy largos, varían ligeramente de altura a lo largo del recorrido por la forma en la que pivotan desde el suelo.

Prejuicios fuera, la realidad es que este Alfa Romeo era un coche excelente y eso tiene mucho que ver en cómo se han disparado sus cotizaciones en los últimos años, pero de esto hablaré más adelante.

Alfa Romeo 2000 GTV: Giuseppe se salió del mapa

Este motor diseñado en 1954 es una obra de arte técnica.

42 fotos

Ampliar

Sin lugar a dudas, uno de los motivos por los que este coche es excepcional está bajo su capó y no es otro que el famoso motor diseñado por el genio Giuseppe Busso para Alfa Romeo y presentado por primera vez en 1954. Este «bialbero Busso» fue todo un prodigio técnico en su momento, hasta el punto de que se mantuvo en producción casi medio siglo y seguía siendo uno de los motores con mejor rendimiento en al final de sus días, pero las normas anti contaminación acabaron con él con la llegada del nuevo siglo.

Busso diseñó un motor completamente de aluminio para reducir el peso y mejorar la refrigeración y sus cámaras de combustión son hemisféricas para mejorar el rendimiento. Para poder colocar las válvulas en la posición ideal en esta cámara de combustión, la distribución se hizo con un doble árbol de levas en cabeza. Lo mejor de todo es que su diseño permitía variar con cierta facilidad la cilindrada del motor, de modo que a lo largo de los años fue evolucionando y se fabricó para muchos modelos de Alfa Romeo con diferentes carburaciones y cubicajes (1.3, 1.6, 1.9, 1.750 y 2 litros).

En competición incluso se llegaron a montar culatas con dos bujías y encendido Twin Spark hace más de medio siglo.

Sin duda, Busso se salió del mapa con este motor y, especialmente en el 2 litros, sorprende lo fino que va y lo bien que empuja desde poco más del ralentí. Para colmo, y en contra de lo que pensamos hoy en día de los motores italianos, esta mecánica es muy fiable y lo único que pide es un ajuste de la carburación por manos expertas como las de Alfa Classicos de vez en cuando. Buena prueba de ello lo tenemos en el ejemplar que hemos probado, que después de 48 años y unos 150.000 km ha rendido en el banco de potencia 117 CV sin más preparación en el motor que el cambio del encendido por platinos por uno electrónico con una bobina de alta potencia.

Bien afinado, este motor tampoco es demasiado tragón, siempre y cuando nos mantengamos dentro de los límites legales y no abusemos demasiado de la ciudad, que es donde menos les gusta rodar a los motores de carburación generosa.

Alfa Romeo 2000 GTV: unas cotizaciones disparadas

El interior del Alfa Romeo 2000 GTV es elegante y de buena calidad.

42 fotos

Ampliar

Este modelo de Alfa Romeo es uno de los clásicos más rentables para quienes hayan tenido el acierto de comprarlo hace unos años. En los últimos 15 años el Alfa Romeo 2000 GTV casi ha multiplicado por cuatro su cotización. Hace aproximadamente 15 años este modelo cambiaba de manos en el entorno de los 12.000-15.000 euros. Hoy en día rara es la operación que se cierra por un ejemplar en buen estado como éste por debajo de los 45.000 euros y se han llegado a pagar hasta 80.000 euros por ejemplares de concurso o preparados.

Por sus prestaciones y por todo lo que ya trae de serie este coche, el Alfar Romeo 2000 GTV es una base ideal para hacer un «restomod«, en gran medida potenciado por el surgimiento de empresas como Alfaholics que han sabido ver el filón que hay en estos modelos de Alfa.

Dentro de la familia de los «Giulia Coupé», los más cotizados son los rarísimos Alfa Romeo Sprint GTA 1600, con cifras que ya están rondando los 300.000 euros tanto por las versiones «stradale» como por las de competición. Los segundos más cotizados son los Alfa Romeo Sprint GTC . Sólo se fabricaron mil ejemplares de este cabrio al que la falta de techo le sienta muy bien estéticamente, pero la pérdida de rigidez del chasis destroza sus cualidades sport. Como curiosidad, en un ejemplar de estos Sprint GTC el irrepetible Juan Manuel Fangio promocionaba los nuevos Cinturato de Pirelli. Para terminar este trío de ases, los terceros en cotización serían los Alfa Romeo Sprint 1600 conocidos como «Scalinos» por el escalón que forma su capó delantero en el morro del coche y que son la base ideal para replicar a los intocables GTA.

Alfa Romeo 2000 GTV: la globalización hace 50 años

El Alfa Romeo 2000 GTV se produjo también fuera de Italia.

42 fotos

Ampliar

Este modelo de Alfa Romeo gozó de bastante éxito comercial. En total, entre 1964 y 1977 se fabricaron algo más de doscientos mil ejemplares, una cifra respetable para un coupé en aquellos años. De toda la saga, los más abundantes son los 1.300 Junior, con algo más de noventa mil unidades producidas, y sorprende ver que, pese a llegar ya al final de la vida comercial y con casi 10 años a cuestas cuando se presentó, el Alfa Romeo 2000 GTV se vendió bastante bien, con casi treinta y ocho mil ejemplares fabricados.

Para satisfacer una demanda bastante elevada, Alfa Romeo externalizó la producción de algunos de sus modelos fuera de la planta de Arese. Además de en su sede de Milán, los Alfa Romeo Giulia se montaron como CKD (básicamente se enviaban las piezas desde Arese para montarlas en el destino) en las factorías de Setúbal en Portugal y de Rosslyn en Sudáfrica.

Lo bueno de ser un coche del que se fabricaron muchos ejemplares y del que cada vez hay más fans es que en la actualidad se puede conseguir todo lo necesario para mantenerlos. De hecho, prácticamente podrías fabricarte uno completo desde cero. Además, no sólo existen recambios para recuperar su aspecto original, también hay todo un arsenal de accesorios para convertirlos en réplicas de los GTAm, aletas sobredimensionadas, llantas, suspensiones, culatas twin spark… parte de su auge está precisamente en esto, en que cada aficionado puede decidir entre conservarlo original o convertirlo en un bólido a su medida.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche