Reportaje

5 coches clásicos baratos y fáciles de mantener: ideales para principiantes

4 fotos

Ampliar

20 de marzo, 2019

Si estás pensando en divertirte y hacerte con tu primer coche clásico, aquí te proponemos cinco con los que acertarás seguro. Te darán muchas satisfacciones a cambio de poco dinero y, además, tú mismo podrás llevar a cabo gran parte de su mantenimiento.

El mundo de los coches clásicos tiene en España poca afición, pero está en cierto auge y hay mucha gente que se plantea hacerse con uno, ya sea por nostalgia de sus viajes de infancia, por gusto o para buscar una excusa y algo que hacer los fines de semana. Os proponemos cinco coches con los que disfrutaréis mucho a cambio de muy poco.

Por desgracia, uno de los motivos por los que hay poca afición a los coches clásicos es porque seguimos pensando que tener un coche antiguo es una excentricidad o un capricho de ricos, pero para nada es así, o al menos no tiene por qué serlo. Puedes hacerte con un coche clásico incluso por menos de mil euros, su seguro puede costar apenas 50 euros e incluso hay ayuntamientos en los que no pagarás impuesto municipal. Es decir, que es una afición en la que puedes gastar lo que quieras/puedas, pero que puede salir muy barata y darte muchas alegrías, conocer gente o, lo mejor de todo, compartirlo con los peques de casa.

En esto de los clásicos hay para todos los gustos. Muchos se meten en este mundo porque tienen una espinita clavada de su infancia, el coche del vecino que siempre envidiaron, el coche en el que hacían los viajes de niños, etc. También está el que siempre ha deseado un modelo y por fin se le pone a tiro y se gasta en él todos sus ahorros, pero si es tu primer clásico, el mejor consejo que te puedo dar es que no te compliques demasiado la vida y prevenirte de tres cosas:

  • Huye de los falsos «manitas»
  • Busca un modelo que sea sencillo y para el que sea fácil conseguir recambios
  • Es mejor comprar una unidad en buen estado algo más cara que una ganga por hacer, sobre todo en estos coches baratos

No hay nada más frustrante que convertir una afición en una pesadilla por culpa de un coche que se convierte en un pozo sin fondo y que pasa más tiempo en el taller que disfrutando de él. Es mejor tener un coche sencillo y usarlo cada vez que tengas ocasión que una maravilla que sólo sirve para ocupar espacio en el taller.

Con esto en mente, aquí van nuestras recomendaciones y sus precios por unidades «plug & play», es decir, que podrás disfrutar de ellas desde que las compres porque no necesitan reparaciones ni restauraciones.

Citroën Dyane 6

Tan divertido y versátil como un 2CV pero a un precio mucho más interesante.

4 fotos

Ampliar

Aquí podríamos haber puesto un 2CV, pero el problema es que, por un coche objetivamente peor (aunque con más carisma y simpatía), tendrías que gastar más del doble. El Dyane 6 es un coche que tiene todo lo que posee el 2CV e incluso más y que puedes conseguir por precios en el entorno de los 3.000 euros, casi la mitad de lo que te pedirán por un 2CV en idénticas condiciones.

Repasamos la historia del Citroën 2CV

Al igual que con el 2CV, el mercado de recambios para el Dyane 6 es muy abundante, todavía existen muchas piezas originales y se están reproduciendo nuevas infinidad de referencias, así que es muy fácil mantenerlo en perfectas condiciones de marcha.

Por apenas 3.000 euros podrás disfrutar de un viaje en el tiempo, un coche descapotable, una berlina con la que viajar con 5 personas y llegar a donde quieras y que sólo pedirá a cambio gasolina y aceite.

Uno de los grandes inconvenientes de los coches clásicos es que suelen tener averías en el circuito de refrigeración por la falta de uso. El Dyane 6 tiene un motor refrigerado por aire y aceite en el que te puedes olvidar de tener que cambiar manguitos, termostatos, radiadores, bombas de agua o juntas de culata. Sólo hay que preocuparse de llevar bien el nivel de aceite y un juego de platinos para llegar al fin del mundo con él sean cuales sean las condiciones del clima.

Con él aprenderás mecánica y muchas cosas podrás hacerlas tú mismo, pero que no te engañe su simplicidad, algunas operaciones requieren de manos expertas y útiles específicos. Si esos pocos detalles (ajuste del encendido, zapatas de freno, mangueras de calefacción, juntas del colector de escape…) los llevas al día, lo vas a disfrutar como un loco y te olvidarás de los peajes y autovías.

Volkswagen Escarabajo

El Escarabajo de 1966 luce mejor que nuevo en 2018.

4 fotos

Ampliar

El VW Escarabajo es otro coche con un mantenimiento muy sencillo y que puedes conseguir por precios muy asequibles. Como se fabricó muchos años y hay infinidad de versiones, hay algunas que están a precios prohibitivos, pero salvo que estés empeñado en comprarte un cabrio Hebmuller (por el que tendrás que soltar más de 100.000 euros), puedes hacerte con un 1.200 en buenas condiciones alrededor de los 3.000 euros, aunque mi consejo si estás iniciándote es que busques un 1303, algo más confortable y con frenos de disco en el eje delantero, además de con una instalación eléctrica a 12V.

Al igual que con el Dyane, en el Escarabajo te puedes olvidar de todos los problemas de la refrigeración por agua, sólo llevar el nivel de aceite correcto. También podrás arreglar tú mismo casi todos los problemas, pero hay cosas que deberás llevar bien de manera escrupulosa: calidad de aceite, punto de encendido, grado térmico de las bujías, correa de la dinamo y termostato de las trampillas de ventilación en orden.

Con todo eso en buen estado, el Volkswagen Escarabajo es un coche que te dará muchas alegrías y en el que no perderás dinero si en algún momento tienes que deshacerte de su compañía.

Mini

El Mini clásico es otro coche que da mucho a cambio de lo que pide.

4 fotos

Ampliar

Aunque no es refrigerado por aire, el Mini es otro coche con una mecánica muy sencilla y para el que es facilísimo encontrar recambios y accesorios. Su precio no está demasiado disparado (salvo que busques un 1275 GT, Cooper o Cooper S) y es muy divertido de utilizar. Además, es un coche fácil de vender y en el que se puede recuperar lo invertido.

Si te gustan los rallys de regularidad, es una excelente alternativa ya que su tamaño hace que las carreteras por las que se suelen realizar estas pruebas parezcan autovías, lo cual es una ventaja. Mucho cuidado con la corrosión si estás buscando uno. Tendemos a dar menos importancia a una burbuja de óxido en el marco del parabrisas que a un motor gripado cuando la gravedad del problema es justo la inversa.

Como es un coche que se fabricó hasta casi antes de ayer, asegúrate de que el que compras tiene más de 30 años para ser considerado un clásico y poder atenerte a las ventajas que ello supone.

Seat 127

El Seat 127 tiene una conducción que enamora y está a un precio muy razonable.

4 fotos

Ampliar

Aquí podíamos haber puesto un Marbella o un Panda, pero la famosa «Panda Raid» está haciendo que los precios de esos modelos estén absurdamente disparatados. Por cifras mucho más razonables que las que se están pidiendo por un Panda o un Seat 600 te puedes comprar un Seat 127 que es mucho más divertido de conducir y mucho más coche.

Todavía es fácil encontrar la mayoría de los recambios para este coche y si no lo hay en Seat seguramente lo tengas con referencia Fiat.

Sus puntos fuertes son su excelente conducción (te sorprenderá lo bien que va, incluso comparado con utilitarios modernos), los costes de mantenimiento y uso (gasta poco) y que puedes hacer tú mismo casi todo el mantenimiento.

Su principal punto débil es la corrosión. Busca un ejemplar que no haya vivido en zonas de costa, te puedes encontrar unidades en el interior que están impecables de carrocería. Como era un coche muy vivo, ojo con los siniestros, muchos sirvieron de coche escuela para «pilotos frustrados» y acabaron desencajados en alguna cuneta.

Renault 4L

El Renault 4L es otro coche clásico que da mucho y pide muy poco.

4 fotos

Ampliar

La moda que hay en la actualidad con este coche ha hecho que sus precios se dupliquen, pero sigue siendo fácil encontrar un «cuatro latas» por apenas 2.500 euros en muy buen estado, aunque no la versión «Parisienne» de la fotografía que encabeza este apartado.

Su motor central/delantero hace que tenga un buen reparto de pesos y una conducción más agradable de lo que su estrafalario aspecto nos pueda sugerir, pero lo mejor es que es un auténtico camello del desierto, un coche con una fiabilidad formidable gracias a su sencillez mecánica.

Con él podrás hacer tú mismo el mantenimiento, consume poco, todavía es fácil encontrar muchos recambios para él y está de moda gracias a que es el coche del Papa Francisco y a pruebas deportivas para clásicos como el Spain Classic Raid.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche