¿Coche nuevo o coche usado? Te ayudamos a decidir

7 Octubre, 2014, modificada el 8 Octubre, 2014 por

Con la entrada de los fabricantes en la era “low cost”, esta pregunta, tan manida y sin embargo siempre en boga, vuelve a implicar un verdadero quebradero de cabeza para crítica y público.

¿Coche nuevo o coche usado? Te ayudamos a decidir1

No son pocas las consultas que semana tras semana llegan a mi mail referentes a la compra de un coche nuevo. En muchas de ellas, la duda ya no sólo gira en torno a uno u otro modelo, sino que el usuario se debate entre un vehículo nuevo o uno procedente del mercado de ocasión. Y confieso que, sinceramente, buena parte de las veces no sé qué responder.

Con la crisis, la red comercial de la mayoría de las marcas se puso las pilas y los puntos de venta empezaron a ofrecer agresivas campañas de descuentos con la esperanza de recuperar algo las operaciones atrayendo a la gente hacia los concesionarios. Por otro lado, los planes gubernamentales de ayudas (el Plan PIVE, vamos) también vienen aportando su indispensable granito de arena a la hora de sacar adelante la transacción.

Así, no es raro conseguir rebajas de un 10, 12 e incluso 15% en determinados automóviles nuevos a estrenar. Un ahorro muy similar al que lograríamos optando por el mismo coche con menos de un año de antigüedad y poquitos kilómetros en su marcador.

Ahora bien, si en el vehículo nuevo podemos permitirnos el “lujo” de escoger color, acabado y equipamiento, y en el usado hay lo que ves y lo tomas o lo dejas, es cierto que estos últimos, a igualdad de precio, pueden venir algo más equipados: los “gadgets” instalados repercuten mucho menos en su importe como “segunda mano” que cuando eran nuevos.

Llegado el caso, que te compense o no lo que te ofrecen es cosa tuya. Yo, en una relación tan igualitaria, escogería el automóvil nuevo con rebaja y PIVE. No ya por llevármelo a mi gusto y estilo, que también, sino que por poco tiempo y kilómetros que haya de diferencia, ese ahorro jugará a mi favor en términos de ITV o revisiones. Además, tendrá sus dos años de garantía frente a los 12 meses habituales en el caso de los coches usados. Añado que contar con una placa más reciente modificará a nuestro favor su tasación ante una futura venta… Sobre todo si pillamos un cambio de año de por medio. De un vehículo matriculado en noviembre de un año y el mismo matriculado en febrero del siguiente pueden ir mil euros de diferencia. Ahí lo dejo.

¿Coche “low cost” o coche de segunda mano?

Otro asunto distinto es optar por los llamados “productos de bajo coste” que en la actualidad ofrecen unas cuantas marcas generalistas. A ese respecto hemos de tener bien claro lo que nos vamos a encontrar: modelos básicos urbanos, algún compacto suelto y automóviles “actuales” basados en plataformas y tecnologías pretéritas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que lo que nos parece un coche nuevo, en realidad no lo es.

En cualquier caso, aún siendo actualizaciones más o menos profundas de vehículos de hace un decenio, sí que se han puesto al día en materias básicas para convertirse en productos competitivos en el mercado. Pero no nos engañemos, su baza -y ellos bien lo saben-, es casi exclusivamente el precio. Así, es fácil encontrar un coche a estrenar por menos de 12.000 euros entre rebajas y subvenciones. Una cifra destacable para un automóvil hoy en día, pero a mí no me acaba de convencer.

Ante esta dicotomía, como te digo una cosa, te digo la otra: me quedo con un usado equivalente en importe, pero más moderno y mejor motorizado, aunque se trate de un modelo de un par de años atrás. Basta con hacer una somera comparativa entre uno y otro, y seguro que me daréis la razón, pero claro, a muchos les compensa lo nuevo… aunque eso no sea llevarse a casa lo último de lo último, con la contradicción que trae aparejada. De nuevo volveríamos a lo que ya hablamos al inicio, lo de las ayudas, los descuentos, la garantía…

Como regla “general”, yo ante la duda planteada entre “estrenar o reciclar” recomiendo hacer una reflexión sencilla: primero valoramos lo que para nosotros es importante y después buscamos qué “más de eso” podemos encontrar en el mercado de segunda mano con el mismo dinero destinado a la compra de un coche nuevo. Sin embargo, reconozco que no es una norma infalible y por ello, ante la pregunta recurrente de “coche nuevo o coche usado”, muchas veces no me queda otra que responder con un lacónico “depende”.

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Te puede interesar...

Curro San Miguel

2 Comentarios

Eduardo Escribano 9 Octubre, 2014

Si, si tienes mucho dinero, te sobra, estoy de acuerdo en un coche nuevo, con todos los descuentos que puedas conseguir, pero si tienes dinero, pero no es que te sobre siempre, para mi de 2ª mano, seminuevo (2 ó 3 años, y pocos km.) te ahorraras de entrada el 30 % que pierde uno nuevo nada más salir por la puerta del concesionario y un 15% devaluación por año (2 ó 3), no podrás elegir color etc., pero si muchos más opcionales que nuevo, que suelen ser carísimos. Es decir una persona normal, seminuevo, una con dinero, nuevo.

Remi 9 Octubre, 2014

yo tuve ese problema hace unos meses cuando cambié de coche. al final, me salia casi igual de precio uno nuevo y uno usado usado igual, pero elegí el usado porque lo pude probar y me lo daban de inmediato, que es otro punto a su favor.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba