Reportaje

Coche mitico: Seat 131, el último trasera

31 fotos

Ampliar

12 de junio, 2021

En Italia nació para dar relevo al Fiat 124, pero en España el Seat 131 cumplió el papel de berlina de clase superior, aunque por debajo del lujoso Seat 132. El Seat 131 se convirtió en el coche de la clase media española de mediados de los setenta y fue el último modelo de la marca con tracción trasera.

Una de las grandes estrellas del Salón de Barcelona de 1975 fue el Seat 131, la versión española del Fiat 131 que daba relevo al 124 desde hacía unos meses en Italia, pero que en España se mantuvo como una alternativa por encima de la del Seat 124, manteniendo ambos en catálogo varios años. El público acogió con bastante agrado el nuevo modelo, que aportaba una línea más elegante, más lujoso y con una dirección de cremallera mucho más precisa y práctica que la infame del Seat 124, lo que de por sí mejoraba muchísimo la conducción frente a éste.

Algo más espacioso, claramente más confortable y con un diseño más moderno, el Seat 131 nacía en plena crisis del petróleo, lo cual condicionó bastante el desarrollo llevado a cabo por Fiat, que decidió incorporar una variante diésel a la gama de mecánicas disponibles.

Seat 131: tres generaciones

Segunda serie del Seat 131.

31 fotos

Ampliar

El Seat 131 era un coche muy superior al Seat 124 en cuanto a diseño, con una carrocería autoportante más moderna y suspensiones mejor estudiadas que favorecían un mejor comportamiento dinámico, confort y seguridad activa, aunque conservaba la anticuada arquitectura de motor delantero longitudinal con tracción trasera y eje rígido. Lo que más mejoraba era el eje delantero McPherson que permitía instalar una dirección de cremallera mucho más precisa y cómoda de maniobrar que la de tornillo del Seat 124. Además, por primera vez en un Seat, se ofrecía la posibilidad de que fuese asistida.

La carrocería de este Seat tenía un diseño moderno y muy del gusto de la época, con formas rectas y mucha superficie acristalada. El interior tenía un diseño muy moderno y funcional, en el que destacaban los mullidos asientos tapizados en velour en las versiones más equipadas y con reposacabezas. La calidad de fabricación mejoraba también frente a su predecesor, aunque los tratamientos anti corrosión seguían sin ser demasiado buenos, como en casi todos los coches de esta época en la que el peso era un enemigo a batir por la crisis del petróleo y se empleaban aceros cada vez más finos.

Te interesa: coches míticos de los ´70

El Seat 131 se mantuvo en producción entre 1975 y 1984, casi 9 años en los que se vendieron algo más de cuatrocientas mil unidades, que no está mal para el tamaño del parque móvil español de la época y más todavía si tenemos en cuenta que en los últimos años de vida comercial tenía ya rivales mucho más modernos que robaron muchas ventas al modelo español.

A lo largo de esos 9 años el Seat 131 sufrió dos lavados de cara (en 1978 y 1981) que afectaron principalmente a su estética, con cambios en los faros, parrilla delantera, pilotos traseros y parachoques, que pasaron del acero cromado al plástico negro mate.

En cuanto a motorizaciones, el Seat 131 estuvo disponible con mecánicas de gasolina de 1.430, 1.600 y 1.800 centímetros cúbicos en la primera serie con potencias entre 75 y 107 caballos que no estaban nada mal para la época. Con la segunda serie presentada en 1978 llegarían los motores diésel de origen Perkins y el 2 litros de gasolina. Con el último lavado de cara de 1981 llegarían los diésel Sofim y la versión Diplomatic con el motor más potente y aire acondicionado.

Seat 131 Diplomatic: rápido y con aire acondicionado

El Diplomatic era el tope de gama y contaba con aire acondicionado.

31 fotos

Ampliar

Aunque el aire acondicionado ya se ofrecía en la primera serie del Seat 131 Climatizado, el 131 Diplomatic se convirtió con su motor de 2 litros y sistema de climatización en el máximo exponente de la gama Seat 131 de Seat. Sus 113 CV lo convertían en uno de los Seat más potentes jamás comercializados hasta la fecha y su dotación de serie era muy completa al tratarse de una edición limitada. Su precio era muy competitivo, aunque en 1981 no muchos se podían permitir desembolsar las 800.000 pts que costaba el Seat más caro y equipado de todos.

El Diplomatic se diferenciaba del resto de la gama 131 por las llantas pintadas en un tono grafito con anillo cromado y el frontal de las versiones diésel de doble faro redondo, aunque sin el capó abultado de éstas (necesario para dejar espacio al motor Sofim), aunque es frecuente ver 131 de gasolina con el capó de los diésel montado posteriormente para darle un toque más llamativo al coche.

Presentado al final de la vida comercial del Seat 131, el Diplomatic es uno de los más cotizados en la actualidad, aunque el Seat 131 mantiene todavía unos precios de clásico popular que no parecen subir como sí lo han hecho ya los 124.

Seat 131 familiar: la «lechera»

El Seat 131 de la Policía se conocía como «lechera».

31 fotos

Ampliar

Llegó al mercado en los últimos días de la dictadura y al Seat 131 le tocó vivir en plena transición hacia la democracia. Las versiones familiares del Seat 131 pasaron a formar parte del parque móvil de los cuerpos de seguridad del estado y, entre su carrocería tipo SW y su color blanco, pronto se ganarían el sobrenombre de «lecheras». Además del color lechoso, se jugaba con el doble sentido de que por aquellos años la policía solía «repartir» bastante.

Te interesa: los coches de la transición española

Los modelos empleados por la policía eran bastante próximos a la serie. Apenas se diferenciaban por las inevitables luces de pórtico montadas sobre una baca, la sirena, la rotulación de los diferentes cuerpos de seguridad y en algunos casos, un faro auxiliar de tipo pirata montado en el lado derecho en la base del parabrisas.

Abarth 131: el que todos soñaban

Las versiones de competición eran espectaculares.

31 fotos

Ampliar

Muchos fueron los que se echaron las manos a la cabeza cuando Fiat decidió retirar los formidables Lancia Stratos de la competición y los reemplazó por los Abarth 131. Costaba imaginarse que una berlina familiar pudiera resultar tan competitiva como aquella especie de platillo volante con motor Ferrari, pero la verdad es que estas versiones del Fiat 131 hicieron un papelón en competición y se convirtieron en el 131 que todos soñaban.

Para eso retiró Fiat los Stratos que todavía eran competitivos, para promocionar su berlina. En Italia el Fiat 131 se ofrecía con carrocería de 2 puertas además de la de 4 que fue la única que conocimos en España (además del familiar de 5 puertas).  El Abarth 131 se parecía en su silueta de 2 puertas a estas versiones, pero los cambios que se hacían en su estructura para poder alojar la mecánica más potente y, sobre todo, el eje trasero con suspensión independiente del modelo de competición, hacían que se tratase de un coche casi completamente nuevo.

Fiat comercializó algunos ejemplares de calle del Abarth 131 con esta carrocería ensanchada y el eje trasero modificado y hoy en día son muy cotizados. El motor 2 litros de doble árbol de levas recibía en ellos una culata nueva de 4 válvulas por cilindro que elevaba la potencia hasta los 140 CV, una cifra nada desdeñable para un motor 2 litros atmosférico de 1976, año en el que se inició su comercialización. Aunque sus prestaciones no eran malas para la época, era más espectacular que prestacional y había bastante diferencia en prestaciones frente a las versiones de competición.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Andrés

    …y el 131 CLX 2000, el de las imágenes

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche