Reportaje

Coche mítico: Renault 12, hijo del 68

12 fotos

Ampliar

17 de julio, 2021

El Renault 12 es uno de esos coches que ha servido fielmente durante años y que se merece uno de nuestros homenajes para mantener vivo el recuerdo. Poco valorado como clásico, hoy en día es más difícil ver uno que cruzarse con un Ferrari. Aquí va nuestro homenaje a este emblemático modelo.

En 1969 Renault presentaba su nueva berlina que heredaba la moderna concepción de motor y tracción delanteros, algo que Citroën ya empleaba desde los años treinta, pero que la firma del rombo no empezó a adoptar hasta la llegada del mítico «cuatrolatas» en 1961. Para dar relevo al Renault 10 (una versión superior del R8) llegaba así el R12, justo después de las revueltas de mayo del 68.

A diferencia de los modelos basados en el concepto del R4, el nuevo Renault 12 montaba el motor longitudinalmente, pero colgado por delante del eje delantero, no por detrás, y empleaba muelles en lugar de barras de torsión para sus suspensiones. Gracias a esta idea, el nuevo R12 era perfectamente simétrico, a diferencia de los R4, R5, R6, R7 y R16 que eran más cortos de batalla de un lado que de otro.

Aunque la concepción era moderna, Renault mantuvo la base mecánica del R8 con el irrompible motor Sierra (que llegó a usarse incluso hasta en el Twingo) con una cilindrada de 1,3 litros y potencias que rondaban los 60 CV. En algunos mercados se ofreció también una mecánica algo más moderna, ya con bloque de aleación de aluminio, y 1,4 litros de cubicaje. Por su moderna concepción y buena versatilidad, el Renault 12 pronto se convirtió en el modelo más internacional de la marca francesa, llegando a ser producido en varios países, desde América a Irán o incluso Australia.

Si tenemos en cuenta que el R12 se fabricó en Rumanía como Dacia 1300, podríamos decir que nuestro protagonista ha sido uno de los coches más años en producción, puesto que el Dacia se mantuvo en activo hasta nada menos que 2006, casi cuarenta años de vida.

En España se produjo en las factorías de FASA y se convirtió en uno de los modelos más comunes en nuestras carreteras, compitiendo con rivales como el Seat 124, Citroën GS o Simca 1200.

Renault 12 Gordini: nos lo perdimos

Las versiones Gordini no llegaron a España.

12 fotos

Ampliar

Entre 1970 y 1974 Renault produjo una versión especial del R12 que lucía el apellido Gordini y que fue la envidia a este lado de los pirineos por sus formidables prestaciones. Su motor de 4 cilindros aumentaba su cilindrada hasta los 1,6 litros de cubicaje, recibía una nueva culata, un árbol de levas con un cruce más agresivo, un aumento de compresión y 2 carburadores dobles que hacían que la potencia prácticamente duplicase a la del R12 TS. Además, también disponía de una caja de cambios de 5 marchas pensada para escalonar mejor los desarrollos, no con fines economizadores del consumo.

Sus 113 CV para mover una carrocería que apenas llegaba a la tonelada en orden de marcha, frenos de disco en las cuatro ruedas y una puesta a punto de las suspensiones más sport hacían que la berlina compacta francesa se convirtiese en un auténtico deportivo en la época, un coche que todavía hoy sorprende por su agilidad gracias a su peso y buena respuesta mecánica. En aquellos años no había muchos coches de su categoría capaces de parar el cronómetro antes de los 10 segundos en el paso de 0 a 100 km/h, algo que el R12 Gordini era capaz de hacer en sólo 9,5 segundos, rozando los 190 km/h de velocidad punta.

En el interior se añadían unos asientos más envolventes, un cuadro de instrumentos con relojes adicionales para controlar mejor el estado de la mecánica y un volante deportivo. Todo ello lograba darle al R12 Gordini un toque sport muy setentero.

Este modelo se convirtió en la base perfecta para homologar unidades de competición bajo el reglamento de los Grupo A y su palmarés no fue nada malo. En la actualidad, los R12 Gordini son verdaderos mirlos azules (por cierto, la mayoría iban decorados en el emblemático color azul Francia con una franja blanca) y sus cotizaciones multiplican varias veces las de los demás R12. Hoy en día es un coche bastante buscado (hay muy pocas unidades) y sus precios rondan los 20.000 euros.

Renault 12 eléctrico: cuando la NASA habló en francés

La NASA dispuso de varios ejemplares del R12 eléctrico.

12 fotos

Ampliar

La crisis del petróleo de 1973 hizo que el mundo se plantease la viabilidad de volver a plantearse la electricidad como energía para mover los coches. Sí, he dicho volver, porque lo de los coches eléctricos no es cosa tan moderna como pensamos, puesto que ya a finales del siglo XIX y primeros años del siglo XX existían muchos coches eléctricos.

Para realizar sus experimentos y ver hasta qué punto un coche eléctrico era viable como alternativa al petróleo, la NASA encargó 7 ejemplares de turismos modificados a la empresa EVA (Electric Vehicle Associates). El modelo elegido fue el Renault 12, un coche de concepción moderna, que aprovechaba muy bien el espacio interior, tenía una aerodinámica bastante decente y era ligero, cualidades que encajaban a la perfección para desarrollar un coche eléctrico.

EVA retiró el motor de gasolina de 1,3 litros, el depósito de gasolina y el cuenta revoluciones y metió un motor eléctrico de 13 kW y un montón de baterías que llenaban el maletero y añadían casi media tonelada de peso al R12.

Los resultados de las pruebas pronto dejaron claro que aquello era inviable y el proyecto se paró en apenas unos meses, así que los coches se pusieron a la venta y acabaron en manos de algunos particulares y empresas.

Reanult 12 familiar: el más práctico

El familiar se utilizó mucho en España como base para ambulancias.

12 fotos

Ampliar

El Renault 12 ofrecía un buen aprovechamiento del espacio. Sus cinco pasajeros viajaban con bastante holgura y su maletero no estaba nada mal, pero la tapa del mismo era algo pequeña. La versión familiar del R12 que llegaba en 1972 eliminaba ese inconveniente y a la vez añadía unos litros más de capacidad de carga y la posibilidad de abatir los respaldos traseros para aumentar sus versatilidad. Las suspensiones traseras se reforzaban con muelles más rígidos y evitar así que la zaga fuese arrastrando por el suelo cuando se cargaban a tope. No te rías, era muy frecuente ver por las carreteras españolas a los Renault 12 cargados con la familia al completo y su equipaje en el viaje de vacaciones con el eje trasero apoyado literalmente sobre sus topes y la carrocería prácticamente arrastrando por el suelo… y no porque estuviesen de moda los «Stance Cars«.

Las carrocerías familiares del R12 fueron muy utilizadas en España como base para ambulancias y algunos servicios especiales.

Renault 12 fase 2: estirando la goma

El R12 se actualizó con nuevos grupos ópticos y faros y un nuevo interior

12 fotos

Ampliar

Confortable, con unas buenas prestaciones en comparación a sus rivales y con una gran fiabilidad y coste de mantenimiento mínimos, el R12 prestaba muy buen servicio a sus clientes. Pronto fue elegido por los taxistas como una de sus alternativas modificando el sistema de alimentación para poder usar butano o propano como combustibles más económicos y empezó a ser muy habitual verlos con su silueta negra cruzada por una banda roja en la mayoría de las ciudades.

El diseño del R12 llamó bastante la atención en su día. De él se alababa y se criticaba a partes iguales la ausencia de derivabrisas en sus ventanas laterales. Para unos era una solución muy moderna, para otros reducía la ventilación de un habitáculo que carecía de aire acondicionado.

La conducción era agradable, con unas suspensiones muy blandas que hacían que los balanceos fuesen exagerados en las curvas y que arrastrase el culo en cuanto lo cargabas un poco, pero su dirección y sus frenos eran buenos y su conducción mucho más segura que la de los Seat 124 con su arcaico eje trasero rígido y propulsión.

En 1976, un año después que en Francia, llegaba el relevo estético al R12 en España. Con el lavado de cara se modificaba el frontal, que adoptaba los faros dobles del R16 en las versiones más equipadas, unos pilotos traseros de mayores dimensiones y con las luces de marcha atrás ya integradas, las llantas del R16 y, sobre todo, un nuevo interior con un salpicadero más moderno.

El R12 se mantuvo en el mercado español hasta 1982 (el familiar hasta 1984), año en el que los Renault 12 fueron reemplazados por el R9 y también por las versiones básicas del R18. En total, las factorías de FASA en España fabricaron más de medio millón de R12 y todavía sobreviven bastantes de ellos, aunque su escasa cotización como clásico los ha hecho sucumbir a los planes renove y prever en la mayoría de los casos.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche