El Citroën AX cumple 30 años

5 Diciembre, 2016 por

Este año se presenta a su nieto, el nuevo Citroën C3, un modelo muy avanzado respecto al protagonista de este reportaje, pero que mantiene intacto su espíritu. El Citroën AX cumple ya 30 años desde su lanzamiento y todavía sobreviven varias unidades de este modelo que destacó por su fiabilidad y mantenimiento barato.

El Citroën AX cumple 30 años10

Los que peinamos algunas canas recordamos con cariño la llamativa publicidad en la que un niño nepalí hacía el símbolo de la victoria al final del anuncio en el que un Citroën AX recorría la muralla china. Ya han pasado 30 años desde entonces, aquel niño sabe dios dónde andará y el pequeño Citroën ha tenido una generosa descendencia, con el Saxo y las sucesivas generaciones del C3, aunque por tamaño casi estaba más cerca de un Citroën C1.

En el salón de París de 1986 se desveló por primera vez al sucesor del mítico Citroën 2 CV, uno de los coches más carismáticos de la historia. Aunque el hecho de que su nacimiento supusiese la muerte del “dos caballos” y algunos vieron con recelo al nuevo Citroën AX, el pequeño utilitario francés pronto se ganó los corazones de más de 2,4 millones de usuarios que disfrutaron de un coche práctico y con un coste de utilización muy bajo.

Además de un diseño aerodinámico, un peso por debajo de los 700 kg y unas mecánicas eficientes hacían que el Citroën AX tuviese unos consumos muy bajos, especialmente en las versiones diésel, capaces de lograr cifras del orden de los 3 l/100 km.

El Citroën AX contó con una carrocería de 5 puertas a partir del año 1988 y en 1992 le llegó el único lavado de cara que tuvo a lo largo de su vida. En él se modificaron algunos detalles exteriores como los intermitentes delanteros (que pasaron a ser de color blanco), los paragolpes o las llantas y tapacubos, pero el mayor cambio estaba en su interior. La primera generación del AX tenía un salpicadero de plástico rígido y formas cuadradas que no aguantaba bien el estar aparcado al sol y los cambios de temperatura. El nuevo interior presentado en 1992 tenía más calidad y formas más redondeadas y modernas.

Otro de los detalles que hacían diferente al Citroën AX era su portón trasero sin marco en la luneta. El propio cristal era la pieza que unía las bisagras del portón a la parte “sólida” sobre la que iba montada la matrícula. Este elemento estaba fabricado en fibra para reducir su peso y contaba con un pequeño alerón para reducir las turbulencias aerodinámicas. Esta construcción era muy ligera, pero tenía el inconveniente de la fragilidad. Si rompías el cristal perdías el portón.

Citroen AX GT y eléctrico

Incluso hubo una versión eléctrica.10
Incluso hubo una versión eléctrica.

Una de las ventajas de contar con una carrocería aerodinámica (CX de 0,31, muy bueno para un coche tan pequeño) y poco peso es que es fácil lograr unas excelentes prestaciones con mecánicas sencillas, pero también que se podían lograr cosas interesantes experimentando con los motores eléctricos.

El pequeño utilitario de los chevrones contó con versiones deportivas de muy buen rendimiento, los Citroën AX GT y GTi, excelentes plataformas para formar a jóvenes pilotos en su época en las distintas copas de promoción que hubo, y coches realmente divertidos en sus versiones de calle.

En 1994 se presentó el Citroën AX Electrique, un concept que sirvió para ensayar distintas soluciones de movilidad sin emisiones y del que se extrajeron buenos resultados.

2 años más tarde, en 1996, el Citroën AX cesaba su producción y cedía el testigo al Citroën Saxo, otro modelo de gran éxito de ventas.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba