Reportaje

Caravanas: todo lo que necesitas saber para unas vacaciones diferentes

5 fotos

Ampliar

05 de abril, 2021

Tras repasar los tipos de autocaravanas que existen, hoy nos centramos en otra alternativa interesante, las caravanas, que son más económicas y permiten una mayor libertad de movimientos.

Aunque les atraiga la idea, quizá algunos piensen que una autocaravana, de las que ya hablamos, sea demasiado para ellos y, al mismo tiempo, han descubierto que su coche tiene “bola”. Pues entonces, quizá la opción de caravanas a secas sea la más indicada.

Primero intentaremos aclarar qué caravanas se pueden conducir con tu permiso B, el de coche, ya que la normativa resulta algo confusa. Esa licencia nos permite el trasporte de remolques de hasta 750 kgs. o de peso superior siempre y cuando el conjunto vehículo-remolque no supere los 3.500 kgs de MMA (Masa Máxima Autorizada). Quedaos con eso último. Si tenéis un coche de unas dos toneladas, podréis tirar de  una caravana de algo menos de 1.500 kilos, que son la mayoría. Mientras que si sois poseedores de una furgoneta de unos 3.000-3.500 de MMA, sí que os tendréis que ceñir a los 750 kilos de máximo al remolque.

Para conjuntos de peso superior a los 3.500 kilos de MMA os habréis de sacar la licencia B96, que permite subir el tope hasta los 4.250 kgs, o la B+E que ya te faculta para arrastrar lo que sea (dentro de lo razonable). Por cierto, en ese caso los remolques ya tendrán su propia matrícula (y seguro), mientras que a los de peso inferior basta con ponerles una copia de la de tu coche.

Pero vale, no os hagáis mucho lío, que con el carnet de coche basta para tirar de casi cualquier caravana con la que disfrutar de unas buenas vacaciones.

Limitaciones al conducir un coche con caravana

El coche y la caravana no pueden superar los 3.500 kgs de MMA, si queremos conducir con el carnet de conducir normal.

5 fotos

Ampliar

Hay que tener claro que la velocidad máxima con caravana se verá reducida por ley (90-80km/h de máximo, según el tipo de vía) y, además, nuestra atención y pericia a los mandos se han de ver ampliadas por necesidad. Sí, antes de echarse a la carretera tirando de nuestra “segunda residencia” es conveniente hacer unas prácticas en algún parking vacío para acostumbrarnos al manejo, sobre todo a la hora de dar marcha atrás, no vayamos a hacer un destrozo a la que lleguemos al camping.

Nuestro coche también se comportará, lógicamente, distinto. El eje trasero del coche va a soportar bastante peso, y si no tenemos la suspensión a punto, iremos “arrastrando el culo”. Algunos modelos, al parecer con bastante predicamento en el mundo del caravanig como lo fueron Skoda Octavia y Superb, vienen con ese eje reforzado, mientras que otros cuentan con suspensión trasera autonivelante, como las rancheras de cierto porte.

Por supuesto, una vez en camino el consumo se resentirá –bastante- y habrá que ser cautos con la potencia disponible. Lo ideal es que el “elemento tractor” tenga más de 120CV y, si es diesel, mejor. Que pese en vacío un 20%-25% más que la caravana cargada. Y alto, para que el arrastre vaya nivelado. Creo que el año pasado el principal club de caravanas de Reino Unido –los verdaderos expertos en esto- le dieron el premio como mejor coche de remolque al Kia Sportage. Por ahí van los tiros.

También hemos de ser muy prudentes con la visibilidad, pues tanto el retrovisor central como la cámara trasera quedan anulados (lo mismo que los sensores de parking). Según lo grande de nuestra caravana tendremos que montar espejos adicionales a nuestros retrovisores laterales para tener una visión clara de lo que sucede tras nosotros.

Caravanas: ¡Ojo con el viento!

Los vientos cruzados pueden ser peligrosos con la caravana, si no reducimos la velocidad.

5 fotos

Ampliar

A diferencia de un remolque de, por ejemplo, caballos o motocicletas, las caravanas están hechas de un material muy ligero (fibra de vidrio, madera…) y sus flancos quedan muy expuestos a los vientos cruzados. Tendremos que ir muy atentos y a la que una suave brise arrecie, disminuir el ritmo o incluso parar a esperar que amaine. Nuestra casa a cuestas puede hacer de vela y, en un fatídico momento, llevarnos dando volteretas hasta la cuneta.

También hay que ser previsor con los frenos, así como nunca meterse en una calle, zona o camino, por la que no estamos seguros de caber. También tendremos asumir que todos nuestros giros han de ser un 40% más amplios de lo que acostumbramos.

Los tipos de caravanas básicamente se distinguen por ser de un eje o de dos. Con los segundos, cuidado, son más estables, pero seguramente sean más grandes y tendremos que echar cuentas sobre la MMA y demás. Los hay más aerodinámicos y más confortables, eso ya a gusto del consumidor. Hay otros muy chulos que se comienzan a generalizar entre los más aventureros que consisten en una caja pequeña, como de un remolque de perros de caza, que una vez aparcada se despliega y se convierte en una tienda de campaña “King size”. Obviamente con lo básico (cuatro paredes y un techo, todo de lona), pero puede ser una opción divertida.

Este tipo de caravanas están empezando a extenderse.

5 fotos

Ampliar

Lo que pasa es que en España creo que todavía nadie lo alquila y te tocaría comprarlo (desde 900 euros, las he visto). También hay “minicaravanas” que no son más que un pequeño dormitorio y compactas extensibles, que mezclas las dos cosas (la mini y la tienda de campaña). Son bastante versátiles y, de nuevo, seguramente yo apostaría por una de ellas.

Lo que permite una caravana sobre las autocaravanas es mayor libertad de movimientos, pues una vez plantada en su plaza, desenganchamos el coche y podemos movernos con él sin problemas. También son más económicas de alquilar, aunque debemos de tener instalado un dispositivo de remolque debidamente homologado en nuestro coche.

Sigue siendo una alternativa atractiva de cara a las próximas vacaciones –cuando sean- para sumar un plus de seguridad, manteniendo nuestra burbuja, en estos tiempos de COVID.

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche