*

Así muestra BMW su futuro inmediato en los Innovation Days 2017

7 Febrero, 2017, modificada el 8 Febrero, 2017 por

Hemos asistido a una de las jornadas Innovation Days de BMW para que la marca nos muestre cómo lleva años preparándose para estar en cabeza en el futuro más cercano y conocer de primera mano toda la tecnología que ya está presente en los modelos de la marca bávara.

Así muestra BMW su futuro inmediato en los Innovation Days 201731

BMW está considerada como una de las marcas más innovadoras de la industria del automóvil. Como te podrás imaginar, que la gente asocie tu nombre con este concepto no es algo que se logre de hoy para mañana, es un trabajo de años, nada menos que 100 años en BMW. Para hacernos una idea de lo complicado que es lograrlo y lo que cuesta, el año pasado BMW reinvirtió el 75% de su beneficio bruto antes de impuestos en I+D (Investigación y Desarrollo), nada menos que 5.170 millones de euros. Esta cifra es mayor que la inversión de algunos países en investigación. En el caso de España, supondría que BMW habría aportado nada menos que el 50% de todo el capital destinado a investigación en nuestro país.

¿Para qué sirve invertir prácticamente todos tus beneficios en investigación?… la respuesta es muy sencilla, pero requiere tener una mente que mire con claridad a largo plazo: tener futuro, para eso sirve invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías y sistemas. Gracias a esta forma de enfocar su negocio, BMW llega al 2017 posicionada en la primera línea del sector de la automoción en un momento crítico para la industria.

El sector del automóvil está en plena efervescencia; la conducción autónoma, el paso de los motores de combustión a las energías renovables, las plataformas de carsharing… la próxima década -de la cual es hoy ya el primer día- se presenta convulsa y hay que estar preparados.

Cómo prepara BMW el futuro en el presente

La conducción autónoma es una realidad que revolucionará el mundo del automóvil.31
La conducción autónoma es una realidad que revolucionará el mundo del automóvil.

Si empiezas hoy a preparar tu futuro ya empiezas tarde, así de claro lo tienen en BMW. Una de las formas de prepararse es ofreciendo una gama muy completa en la que se cubran los huecos que existen desde los modelos de altas prestaciones, los famosos BMW M y el extremo opuesto, en el que están los eficientes y ecológicos BMW i. ¿Cómo lo hacen? pues añadiendo dos nuevas ramas al árbol: la gama BMW M-Performance y la gama BMW i-Performance.

Con estas dos nuevas ramas familiares la gama BMW queda estructurada de la siguiente manera, de un extremo al otro:

  • BMW i: los modelos con la inicial de la palabra innovación representan el lado más comprometido con el futuro; coches eléctricos en los que el rendimiento, el mínimo impacto ecológico y las cualidades del ADN de BMW son los protagonistas absolutos. En esta rama tendríamos actualmente a los BMW i3 y BMW i8.
  • BMW i-Performance: en esta rama se engloban los modelos híbridos e híbridos enchufables de la compañía, que en la actualidad está compuesta por un total de 6 modelos: BMW 225 Xe, BMW 330 e, BMW 740 e, BMW X5 XDrive 40 e y el recién llegado BMW 530 e.
  • BMW: la gama que todos conocemos hasta ahora, con mecánicas de gasolina y diésel de alto rendimiento y repletos de tecnología.
  • BMW M- Performance: partiendo de las berlinas de BMW se añade un poco de picante para hacerlos más excitantes y acercarlos al concepto de prestaciones extremas de las versiones M, pero sin radicalismos. Dentro de esta gama tenemos los siguientes modelos: BMW M 140i, BMW M 240i, BMW M 550i, BMW X4 M40i, BMW M 760 Li y los diésel BMW M 550d, BMW X5 M 50d y BMW X6 M 50d.
  • BMW M: pocas veces una letra está tan cargada de significado en el mundo del automóvil. Las versiones más extremas y con potencias que rozan los 600 CV están incluidas en esta familia que cuenta con casi una docena de modelos: BMW M2 coupé, BMW M2 Cabrio, BMW M3, BMW M4 coupé, BMW M4 Cabrio, BMW M4 GTS, BMW M5, BMW M6, BMW M6 Gran Coupé, BMW X5 M y BMW X6 M, ¿quién da más?.

Una gama completa y bien estructurada es fundamental, pero no basta para garantizar el éxito. La apuesta en las últimas tecnologías por parte de la marca complementan este pilar, además de una eficiencia y optimización de recursos en la fabricación de cada coche excelentes. De este modo se consigue ofrecer al cliente un coche avanzado y que su fabricación no suponga un conflicto por el desperdicio de materias primas y energía. En este campo BMW está en vanguardia, tanto por el uso de materiales reciclados como por la optimización de su uso y procesos constructivos. Gracias a ello, BMW sólo desperdicia 4 kg de material (recortes de chapa, patronaje de los tejidos de las tapicerías…) de media en cada coche fabricado, cuando sus rivales están en el entorno de los 100 kg.

Esta optimización de recursos no se queda sólo en el antes y el durante, también continúa a lo largo de la vida del coche con sistemas como la navegación predictiva que monta en sus modelos híbridos. En ellos, al seleccionar un destino el navegador tiene en cuenta el perfil del recorrido para anticiparse y calcular dónde emplear más el motor eléctrico, dónde recuperar más carga para las baterías o, por ejemplo, tratar de acumular más energía en los acumuladores para poder circular por la ciudad de destino en modo eléctrico 100%.

Otro de los puntos fuertes de BMW está en el estudio de los procesos productivos para la fabricación en serie de componentes fabricados en materiales compuestos, como la fibra de carbono reforzada. Tal vez sea éste el mayor aporte a la industria del automóvil llevado a cabo con el lanzamiento del BMW i3, con el cual se ha tenido que desarrollar una forma de fabricar en serie piezas de fibra de carbono.

Motores BMW, a la última en tecnología

Sistema de inyección de agua del BMW M4 GTS.31
Sistema de inyección de agua del BMW M4 GTS.

Si tenemos en cuenta los orígenes de BMW y que su nombre significa “fábrica bávara de motores”, parece lógico pensar que estamos ante un especialista en motores, y así es. Aunque no es cierto que el BMW 2002 turbo fuese el primer automóvil matriculable con motor sobrealimentado (se presentó en 1973, 8 años después del lanzamiento del Chevrolet Corvair Monza Turbo de 1965), sí que es cierto que fue una de las marcas que antes comenzó a apostar por esta tecnología también en sus berlinas más grandes, con el formidable BMW 745i (generación E23), lo cual debería ser tenido en cuenta por algunos “integristas” que han llorado amargamente con el resurgimiento de los motores turbo en BMW, hasta ahora considerada una de las marcas más puristas por sus motores atmosféricos.

Los de Múnich tienen claro que, en la actualidad, la única manera de mantener un elevado nivel de prestaciones y mantener unos consumos y emisiones dentro de lo razonable hay que recurrir a la sobrealimentación. El problema es cómo lograr un tacto casi de motor atmosférico en un turbo, cómo aunar una respuesta inmediata al acelerador con precisión a la hora de dosificar la potencia y una respuesta continua en todo momento. En 1993 se abrió la senda a seguir con el lanzamiento del Toyota Supra Biturbo, un motor que contaba con dos turbos colocados en serie y de distinto tamaño. La idea básica era sumar el trabajo de un turbo pequeño (con poca inercia y una respuesta muy rápida en baja) y otro grande encargado de bombear caudal suficiente como para mantener la sobrepresión cuando el motor gira a muchas revoluciones y consume mucho aire.

BMW vio el potencial de esta tecnología rápidamente y en la actualidad sus motores sobrealimentados son un verdadero laberinto de tuberías para combinar de la manera más eficiente el trabajo de 4 turbocompresores. Dependiendo básicamente de las revoluciones del motor y la forma en que pisemos el acelerador (más o menos bruscamente y más o menos a fondo), la unidad de control decide cuál es la combinación ideal de trabajo y hace que sean los turbos pequeños (de geometría variable) los que trabajen, los dos pequeños y uno grande, dos tres o cuatro de manera que el rendimiento sea máximo y el consumo y las emisiones mínimos.

Para mejorar el rendimiento de la mecánica se han reducido todas las posibles pérdidas por rozamientos en el motor, tanto internas como externas.

Otra tecnología poco común que despliega BMW nos la encontramos en el excepcional BMW M4 GTS. Se trata de la inyección de agua en los conductos de admisión. Uno de los problemas que aparecen al trabajar con altas presiones de sobrealimentación en los motores de gasolina es que el exceso de calor llega a producir autodetonaciones. Cuando Saab introdujo el primer motor turbo en el Mundial de Rallys con el Saab 99 Turbo se encontró con este problema y la solución fue inyectar agua pulverizada en el colector de admisión para reducir la temperatura de la mezcla aire/gasolina y que esta no explotase espontáneamente antes de que saltase la chispa.

Como es lógico, BMW da una vuelta de tuerca más a este sistema y lo ha perfeccionado sirviéndose de la tecnología actual, con unidades de mando electrónicas mucho más precisas y eficaces. Gracias a este sistema el M4 GTS pasa de los 431 CV del M4 a nada menos que 500 CV. En condiciones normales, los 5 litros de agua destilada que llevamos donde estaría la rueda de repuesto dan para recorrer unos 2.000 km, mientras que en un uso intensivo en circuito se agotan al mismo ritmo que lo hace la gasolina. Se trata de ser eficaces, ¿para qué cargar con 1 kg más de peso si voy a tener que parar en boxes a repostar combustible? no tiene sentido llevar más cantidad de agua.

Las Apps de BMW: todo el control en tus manos

Las aplicaciones y las tecnologías de conectividad están en un nivel superior en BMW.31
Las aplicaciones y las tecnologías de conectividad están en un nivel superior en BMW.

La conectividad y el desarrollo de sistemas de asistencia a la conducción son otro de los puntos clave para la industria de automóvil en los cuáles BMW se ha posicionado en cabeza en los últimos años. Gracias a ello BMW ha sido la primera en comercializar un vehículo que se puede manejar por control remoto para maniobras de aparcamiento en zonas de difícil acceso, lo cual ha exigido una homologación específica que no estaba prevista por las autoridades de tráfico. Empleando la llave inteligente del coche (puedes verlo en el vídeo a continuación), el usuario puede realizar el final de la maniobra de aparcamiento cómodamente desde el exterior, sin tener que hacer contorsionismos para bajarse del coche sin apenas espacio para abrir la puerta. Es un gadget muy llamativo y, aunque su utilidad real no es excepcional, deja claro en qué punto de evolución está BMW frente a la competencia.

Para poder llegar a este punto de “automatización”, ha sido necesario un desarrollo brutal en tecnologías de visión artificial, redes de comunicación (tanto entre las distintas unidades dentro del vehículo como de éste hacia el exterior y viceversa), complejos estudios para facilitar la interacción entre el usuario y el coche (HMI) de manera que su uso sea accesible.

Mediante el sistema Connected Drive y la App BMW Connected, el teléfono móvil se convierte en una extensión más del coche que nos podemos llevar a cualquier lugar con nosotros. Mediante esta aplicación podremos realizar multitud de operaciones. Lo más básico es poder consultar el nivel de combustible y la autonomía del coche para saber si mañana podremos ir directamente a nuestro destino o tendremos que repostar en el recorrido, sentados cómodamente en el salón, sin tener que bajar al garaje a verlo en el coche.

También podremos enviar un itinerario determinado desde el móvil o la tablet al navegador del coche y que al cogerlo por la mañana ya tengamos el viaje programado, incluso el habitáculo a la temperatura más confortable nada más abrir la puerta.

Otra de las posibilidades de esta aplicación es la localización del coche, indicándonos en un mapa en tiempo real en el móvil cuál es nuestra posición respecto al coche o saber por dónde está circulando y a qué velocidad en cada momento. Por supuesto, si queremos intimidad podremos desactivarlo.

Todo esto es muy llamativo, pero lo realmente impresionante es la inteligencia artificial del sistema. El coche se adapta y aprende de nuestros hábitos y él mismo nos propondrá las rutas, las paradas a descansar, los restaurantes más frecuentes… impresionante.

Esta aplicación tiene algunas utilidades específicas para los modelos BMW M, como el Lap Timer, para medir los tiempos por vuelta y la telemetría del recorrido, o la GoPro App, que permite realizar vídeos de nuestros tramos.

BMW Innovation en vídeo

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba