Cómo evitar que te roben el coche con llaves inteligentes

13 Julio, 2016, modificada el 22 Julio, 2016 por

Se suponía que los modernos sistemas anti-robo de los coches debían mejorar la seguridad de éstos, pero los ladrones han encontrado la forma de vulnerar este tipo de dispositivos. Ahora es más fácil robar un coche con una llave inteligente que con la clásica de toda la vida. Te damos unos consejos para evitar que te roben el coche.

Cómo evitar que te roben el coche con llaves inteligentes5

Al igual que sucedió cuando aparecieron los primeros cuentakilómetros digitales, que parecían más difíciles de trucar que los mecánicos y acabaron siendo “pan comido” con un sencillo equipo electrónico, las modernas llaves inteligentes están siendo puestas en duda en la actualidad y hay varios vídeos en internet en los que se ve cómo abren y ponen en marcha un coche sin la menor violencia, en pocos minutos y con un simple ordenador portátil.

Desde hace años se han integrado transpondedores en las llaves de los coches. Se trata de un pequeño circuito electrónico que emite una señal con un código. Aunque alguien haga una copia del espadín de la llave, podrá meterla en la cerradura y la llave girará, pero, si el coche no detecta que el código de esa llave es el mismo que el que él tiene registrado en su unidad de mando, no permitirá que el coche arranque.

El problema es que el fabricante del coche sabe que estos sistemas tienen averías, de modo que está obligado a instalar un conector en el el vehículo para poder enchufar a él una máquina de diagnosis y detectar la avería y solucionarla, o para, si hemos perdido las llaves, poder hacer unas nuevas y meter un nuevo código en las mismas.

Aunque cada coche tiene su protocolo informático de acceso, no deja de ser eso, un código, y cualquiera con los conocimientos necesarios puede crear un programa que se salte esta barrera.

Lo que hacen los ladrones (antes los muy profesionales, pero ahora es una tecnología más o menos al alcance de cualquiera) es llevar una llave con un código determinado, abrir el coche para conectar un ordenador a la toma de diagnosis del vehículo (denominada OBD2, On Board Diagnosis) y decirle al sistema anti-robo que su nuevo código es el de su llave. Ya pueden poner el coche en marcha y salir con él. Es un proceso que apenas les lleva dos minutos.

Sin embargo, hay otro sistema en la actualidad que es todavía mucho más vulnerable: se trata del conocido por la mayoría de las marcas como “llave inteligente“. Resultan muy cómodas para el usuario, porque no necesita sacarlas del bolsillo. El coche detecta nuestra presencia y, al acercarnos a él, libera el bloqueo de las puertas; una vez dentro, basta con pulsar un botón para poner el coche en marcha y salir con él.

Este sistema funciona por radiofrecuencia. La llave emite una señal bastante débil y de corto alcance. En cuanto nos alejamos del coche, éste se cierra automáticamente. Aquí los ladrones tienen dos formas de robarnos el coche.

La primera de ellas es utilizando un inhibidor de frecuencias. Normalmente nos van a estar siguiendo sin que nos demos cuenta. Suelen actuar en centros comerciales, parkings públicos, etc. Ven un coche que les interesa buscando aparcamiento, lo siguen y, cuando el dueño lo aparca y se va, inhiben la señal de su llave inteligente, impidiendo que las puertas se cierren automáticamente. En cuanto el propietario pierde de vista su coche (que cree que está cerrado), se meten en él, lo ponen en marcha con un equipo electrónico y se lo llevan.

La segunda es más reciente y está siendo bastante frecuente en la actualidad. Como decía antes, este tipo de llaves emiten una señal de radiofrecuencia de muy corto alcance, apenas un metro. A más distancia, el coche no detecta esa señal y permanece bloqueado. Lo que hacen los ladrones es aumentar el alcance de la señal que emite la llave. Imagínate que dejas el coche en tu garaje y subes en el ascensor a tu casa que está a 20 metros. Dejas las llaves en un cajón y crees que el coche está seguro. Mediante estos amplificadores y repetidores de señal, los ladrones hacen que el coche reciba la señal que emite la llave a esa distancia, el coche se abre y bastará con que pulsen el botón de arranque para llevárselo. Si el coche se les apaga por el camino, tienen un problema, porque estarán demasiado lejos de tu llave, pero, mientras esté encendido, aunque no reciba señal de la llave, no se apagará. Una vez en un lugar discreto que conozcan, podrán entrar en la red can-bus del coche y generar un nuevo código para una nueva llave que ellos tendrán.

Cómo evitar que te roben el coche con llaves inteligentes

Las llaves inteligentes no lo son tanto.5
Las llaves inteligentes no lo son tanto.

Como ves, es bastante sencillo que nos roben el coche. Lo más indignante es que, en ocasiones, cuando tenemos una avería en nuestra llave original (o estamos cerca de un edificio oficial con inhibidores), nos quedamos tirados por culpa de un sistema que está pensado para evitar robos, pero que, en la realidad, es más fácil que impida que nosotros mismos podamos usar el coche cuando fallan que el que alguien que realmente quiera llevárselo lo pueda hacer.

Por desgracia, los ladrones no van por ahí con una pata de cabra en la mano, antifaz y un saco con el símbolo del dólar. Aunque los fabricantes de automóviles mejoran constantemente sus sistemas anti-robo, ellos también están cada vez mejor preparados y, al fin y al cabo, los actuales sistemas de seguridad de los coches no dejan de ser  meros programas informáticos, susceptibles de ser hackeados.

Lógicamente, los cacos no se toman tantas molestias si su presa no les resulta lo bastante interesante, así que, aquí, los más vulnerables son los modelos de alta gama o más de moda, pero también nuestro sencillo utilitario les puede interesar si ven que dejamos en él cosas de valor, que abrimos el maletero para dejar un portátil, una tablet o una cazadora, etc.

Como decía antes, si quieren de verdad robarnos, lo van a hacer, pero podemos hacer que prefieran ir a por otra presa si tomamos ciertas precauciones como:

  1. Nunca dejes cosas de valor en el coche a la vista ni te pongas a ocultarlas justo en el lugar donde lo vayas a dejar aparcado. Si te ven metiendo algo en el maletero, van a ir a por ello. Puedes ver más detalles en nuestro reportaje de cómo evitar que te roben en el coche.
  2. Si tu coche tiene reconocimiento automático de llave, asegúrate de que lo dejas cerrado. Lee el manual de instrucciones de tu coche. En muchos modelos, pulsando dos veces seguidas el bloqueo de las puertas o con una pulsación de más de 2 segundos se desactiva el reconocimiento de llave y sólo se pueden abrir las puertas volviendo a pulsar la tecla de desbloqueo. En otros es tirando de la cerradura mientras cerramos, o de otra manera, por ello debes consultar el manual de instrucciones del coche para saber cómo cerrarlo anulando el reconocimiento de llave.
  3. No es una mala idea guardar la llave en algún tipo de caja que bloquee la señal que emite, una especie de jaula de Faraday. A veces basta con algo tan simple como envolver la llave en papel de aluminio cuando la tengamos en casa o en la oficina.
  4. Sospecha si ves otro coche que más o menos sigue tu recorrido en un parking y que se para cerca de donde aparques. Normalmente van dos personas en él, ya que uno debe quedarse en su coche para irse y el otro será el que entre en el tuyo. Si ves algo extraño, cierra bien el coche y asegúrate de que ha quedado cerrado; no te fíes sólo de que se enciendan los intermitentes, acciona las manillas de puerta para cerciorarte de que están bloqueadas.
  5. Consulta con tu compañía de seguros la posibilidad de contar con un sistema de geolocalización del coche. Algunas compañías ofrecen este servicio y además lo hacen con un descuento en la póliza, ya que ellos analizarán tu forma de conducir y, si eres un conductor sereno y de bajo riesgo, te aplicarán una bonificación.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba