Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

3 Noviembre, 2017 por

Los problemas tecnológicos del coche autónomo están perfectamente definidos y su solución o ya existe o tiene fecha. Sin embargo, cada vez salen más inconvenientes colaterales. Los legales también son más o menos definidos y atajables, pero ¿qué pasa con la moral del coche autónomo? Verás a qué viene esta pregunta.

Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

El fin principal -o eso dicen los fabricantes- del coche autónomo es el de reducir las muertes en accidentes de tráfico y acercarlas todo lo posible al número ideal: cero. Sin embargo, todos los especialistas reconocen que es imposible llegar a ese ideal, simplemente porque los accidentes ocurren. Si aplicamos la lógica, en la actualidad se estima que más del 90% de los accidentes son por errores humanos. Eliminando sólo al hombre de la ecuación no podemos pretender que desaparezcan los accidentes, porque hay otras causas que seguirán existiendo y, además, al introducir un nuevo elemento en la ecuación surgirán otras causas nuevas (errores de cartografía, de transmisión de datos, etc.).

Los problemas técnicos para que el coche autónomo sea una realidad están perfectamente definidos y son solucionables, pero surgen otros obstáculos para la plena implantación de estos vehículos sin conductor, el más evidente, por ejemplo, ¿quién pagará las multas?, es más, ¿habrá multas?. Esto implica que los legisladores tendrán que tener en consideración el coche autónomo.

Desde hace algo más de 4 años se está haciendo más grande otra bola de nieve y es la paradoja moral que se oculta tras el coche autónomo y es que varios filósofos y pensadores opinan que los accidentes dejarán de ser algo accidental y pasar a ser algo premeditado, de modo que las muertes que sean consecuencia de un accidente con un coche autónomo no serán simples muertes sino asesinatos o suicidios, veamos por qué.

Las tres leyes de la robótica en el coche autónomo

El coche autónomo se enfrenta a más problemas morales y legales que técnicos.
El coche autónomo se enfrenta a más problemas morales y legales que técnicos.

Isaac Asimov enunció tres leyes que debían regir algo así como el código moral de los robots para evitar que la máquina se volviese contra el hombre:

  1. Un robot no podrá hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes de un ser humano, salvo que éstas entren en conflicto con la primera ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera y segunda ley.

El coche autónomo puede considerarse como un robot y, por lo tanto, deberían incorporarse las 3 leyes de Isaac Asimov en el coche autónomo o alguna similar, para ello es para lo que se está trabajando en la actualidad con simuladores y podría ser el gran escoyo que deberá salvar esta tecnología para implantarse.

Si el coche autónomo nace para reducir el número de muertos en accidentes de tráfico, esto implica que deberá tomar una decisión en el caso de encontrarse en una situación en la que el accidente sea inevitable: asesinar o suicidar. Me explico: si un coche autónomo, por ejemplo, llega a una situación límite en la que por cualquier motivo se encuentra con un grupo de peatones en la carretera y se le plantean dos alternativas (atropellarlos y salvar a sus pasajeros o salirse de la calzada y posiblemente matar a sus pasajeros), el coche tomaría una decisión. Un accidente deja de ser tal en cuanto es algo premeditado, de modo que, ya sea el atropello a los peatones o las lesiones de sus pasajeros, el coche ha sido el directamente el responsable.

Esto plantea otro problema a su vez y es que, si el fabricante decide instalar en su coche un algoritmo que haga que prevalezca la vida de sus pasajeros por encima del resto, ¿comprarías un coche dispuesto a matar por ti?. Esta pregunta podemos formularla al revés, ¿comprarías un coche que sabes que está dispuesto a matarte por el bien de una mayoría?, pues si aplicamos el principio de que el coche autónomo lo que quiere es reducir el número de muertos en accidentes, eso es exactamente lo que tendrá que hacer.

Para entenderlo mejor, echa un vistazo a este vídeo de la máquina moral o prueba tú mismo a jugar con la máquina moral del coche autómo.

La máquina moral del coche autónomo de google

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba