Reportaje

Lamborghini Espada: cuando Porsche plagió a los italianos

10 fotos

Ampliar

30 de agosto, 2018

En 1968 Lamborghini presentó un deportivo que dejó con la boca abierta a medio planeta. Con el mismo motor que el mítico Miura, el Lamborghini Espada era el coche de 4 plazas más rápido del mundo, capaz de llevar a un ritmo de infarto y con el máximo confort a sus pasajeros. Porsche plagió muchas de sus soluciones en su Panamera.

Si te hablo de un coche capaz de superar los 250 km/h con 4 pasajeros a bordo disfrutando del máximo confort en un coche exclusivo es muy probable que pienses que te estoy hablando de un Porsche Panamera, pero no, es el Lamborghini Espada, un coche que con medio siglo a sus espaldas parece haber sido la fuente de inspiración de los ingenieros de Stuttgart para la configuración del habitáculo de su primera berlina de 4 plazas.

En 1966 Lamborghini fascinó al mundo presentando el que es considerado como el primer superdeportivo de la historia. El motor colocado transversalmente por delante del eje trasero, su preciosa silueta y sus formidables prestaciones convirtieron instantáneamente al Lamborghini Miura en uno de los coches del siglo.

Dos años más tarde, en 1968, Lamborghini volvió a sorprender al mundo al trasplantar el corazón del Miura a un modelo radicalmente distinto: el Lamborghini Espada.

En esta ocasión el motor (casi idéntico al del Miura) va montado longitudinalmente sobre el eje delantero y transmite su potencia al eje trasero. Esta disposición mecánica es menos llamativa que la del Miura, pero mantiene un reparto de pesos casi del 50% sobre cada eje y permite aprovechar mejor el espacio para albergar a 4 pasajeros de forma más que confortable. De este modo, el Lamborghini Espada se convirtió en el automóvil de más de 2 plazas más rápido del mundo en 1968.

Su diseño exterior no deja indiferente a nadie. Hay quien lo encuentra horroroso y desproporcionado. Su altura extremadamente baja de sólo 1,18 metros (un Panamera es casi 30 cm más alto) hace que parezca desproporcionadamente ancho y largo, aunque en realidad es más corto que un VW Passat actual y sólo unos centímetros más ancho, con sus 4,73 m de largo y 1,86 de ancho.

Un frontal muy afilado en el que parece increíble que quepa bajo el capó el formidable V12 de 325 CV (350 en las últimas versiones) y la enorme luneta trasera partida (algo que ahora vemos en muchos modelos como el Civic, el Eclipse Cross, etc.) caracterizan la silueta de este deportivo de 4 verdaderas plazas que sí que recuerda a una espada por sus afilados trazos.

Lamborghini Espada: cuando Porsche plagió a Lamborghini

Las plazas traseras son individuales debido a la altura del puente para el árbol de transmisión.

10 fotos

Ampliar

Aunque su carrocería era de 2 puertas, el Lamborghini Espada tiene un amplio habitáculo en el que pueden viajar a sus anchas 4 pasajeros, eso sí, entrar y salir de él es un suplicio debido a que su techo está más o menos a la altura de la cintura de un adulto. Sin embargo, una vez dentro es un automóvil mucho más confortable de lo que uno espera viendo su afilado perfil.

Para lograr una buena cota de habitabilidad y que 4 adultos no den con su cabeza en el techo en un coche tan bajo, los ingenieros de Lamborghini incrustaron sus 4 plazas en el suelo de un chasis que debía dejar espacio para la caja de cambios y el árbol de transmisión encargado de mover las ruedas del eje trasero. Esto obligó a separar con un prominente túnel central y de forma individual a cada pasajero en un formidable sofá.

Cuando se presentó el Porsche Panamera en 2010, una de las cosas que más llamó la atención fue su disposición interior, prácticamente calcada a la del Espada. Si te fijas en las fotos del Lamborghini y la disposición desde la consola central hasta los asientos traseros es casi idéntica.

Lamborghini Espada: unas prestaciones formidables

El motor rendía 325 CV o 350 CV dependiendo del año, suficientes para convertirlo en el 4 plazas más veloz del mundo.

10 fotos

Ampliar

Bajar las posaderas de los pasajeros un palmo del asfalto tenía otras enormes ventajas: por un lado dio trabajo a los fisioterapeutas (entrar y salir del Espada con esa altura requiere una espalda muy flexible y entrenar sentadillas) y, por otro, logró que el centro de gravedad de este Lambo fuese muy bajo.

Si a su bajísimo centro de gravedad le sumamos que las 4 ruedas están prácticamente en las esquinas del coche, que sus suspensiones independientes eran prácticamente las de un coche de competición de la época y que su reparto de pesos es casi perfecto, el Espada lo tiene todo para convertirse en un auténtico bólido de lujo, y así fue.

Su peculiar estética ha hecho que el Espada no haya gozado del interés de muchos coleccionistas. Mientras que por un Miura o un Countach se pagan verdaderas fortunas, este Lamborghini de 4 plazas ha estado a precios mucho más discretos, pero esto está cambiando y en estos momentos es uno de los Lamborghini más interesantes de adquirir.

Hasta hace apenas 5 años era relativamente fácil comprar un Espada en perfecto estado por apenas 50.000 euros. En la actualidad sus cotizaciones se están disparando (suelen estar por encima de los 150.000 euros) y, aunque no llegarán nunca a las de un Miura, pueden dejarnos un buen beneficio todavía. Además, tendremos uno de los coches más exclusivos del mundo y uno de los coches de 4 plazas más veloces jamás fabricado, de una época en la que los coches italianos iban 40 años por delante de Porsche.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Julio88

    40 años son muchos, no?, no creo que los italianos hayan estado tan por delante, Diesel era alemán y los aros de audi salieron de 4 grandes de la automoción en Alemania desde principios del siglo XX.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche