Reportaje

Aniversario del Ferrari 288 GTO: el mejor Ferrari moderno

13 fotos

Ampliar

15 de marzo, 2019

El Ferrari 288 GTO se convirtió en un mito desde el mismo instante en el que se desveló al público en 1984. Ahora celebra su 35 aniversario como uno de los Ferrari más cotizados y míticos de todos los tiempos. Ésta es su historia.

Acaban de cerrar las puertas del Salón de Ginebra 2019 y en él hemos visto el último modelo de Ferrari, un modelo de prestaciones formidables y que añade a su nombre la palabra Tributo para rendir homenaje a los motores V8 de Maranello. Bien, pues probablemente el motor V8 más mítico al que hace referencia el Tributo es el formidable modelo al que rendimos homenaje por su aniversario: el Ferrari 288 GTO.

Si hace poco hablábamos de los Ferrari más feos de la historia, creo que en este caso estamos ante el extremo opuesto. Para muchos, el Ferrari 288 GTO es uno de los modelos de la marca más bellos jamás fabricado y, sin duda, se trata del Grupo B de rallys más sorprendente de todos y el último coche que te habrías imaginado en un tramo del Acrópolis o en Córcega.

Presentado en el Salón de Ginebra de 1984, el Ferrari 288 GTO cumple en 2019 la friolera de 35 años, pero sigue siendo incluso más llamativo y extraordinario que entonces.

Ferrari 288 GTO: ¿un coche de rallys?

Esta belleza nació para homologar el modelo como un Grupo B de rallys.

13 fotos

Ampliar

Tomando como punto de partida la silueta del Ferrari 308, Fioravanti hizo magia para crear el Grupo B más fantástico de todos los tiempos. Sí, ya sé que no tiene el palmarés del Audi Quattro, el Peugeot 205  T16 o el Lancia Delta S4, pero ninguno de ellos, ni siquiera el esbelto Lancia 037 consiguen enamorar a la vista como lo hace este coche.

El Mundial de Rallys vivía su etapa de máximo esplendor y movía más espectadores y afición que la mismísima Fórmula 1. Esta expectación era tan grande como para que dos marcas como Porsche y Ferrari quisiesen unirse al espectáculo y ambas se lanzaron a la fabricación de dos modelos formidables para lograrlo: el Porsche 959 y el Ferrari 288 GTO.

Para homologar un modelo dentro de la categoría, los fabricantes debían comprometerse a fabricar al menos 200 unidades matriculables para ser considerado un vehículo derivado de uno de serie. Así volvió a utilizar Ferrari sus míticas siglas GTO después de usarlas en el irrepetible Ferrari 250 GTO, siglas que hacen referencia a su condición de Gran Turismo Omologato.

Por desgracia, con 272 unidades fabricadas en 1986, los accidentes mortales ocurridos en el Mundial supusieron el punto y final de la categoría de los Grupo B. El supuesto motivo por el que había sido creado el 288 GTO dejaba de existir y, mientras que Porsche «recicló» sus 959 para convertirlos en armas imbatibles de raids como el Dakar, Ferrari prefirió no hacer competir nunca ninguna de estas esculturas con ruedas.

Ferrari 288 GTO: V8 turbo, 400 CV y más de 300 km/h

El interior del 288 GTO es casi tan único como su formidable silueta.

13 fotos

Ampliar

Es bastante conocido el menosprecio que demostraba Enzo Ferrari por los motores que no fuesen V12, una configuración fetiche para «il commendatore». Resulta irónico que el mejor Ferrari del catálogo de 1984 montase un «simple» V8 en sus entrañas… pero qué maravilla de V8.

Si estás familiarizado con los modelos de Ferrari sabrás que su denominación numérica hace referencia a la capacidad volumétrica de cada uno de sus cilindros y puede parecer poco lógico que su tope de gama, este 288 GTO tuviese un motor más pequeño que el propio 308 del que derivaba, pero es que hay truco. El reglamento de los grupo B limitaba la cilindrada de los motores a 4 litros, incluido el factor de corrección que se aplica en competición(se multiplica la cilindrada real por 1,4) para los motores turbo. Para que el último GTO cumpliese con estas cifras se tuvo que reducir el tamaño de cada uno de sus 8 cilindros, ya que para alcanzar una potencia mínima de 400 CV se tenía que recurrir a la sobrealimentación por dos turbocompresores IHI que soplaban a 0,8 bares por encima de la presión atmosférica.

Esta sobrepresión, unida a la inyección electrónica Weber-Marelli y la distribución con doble árbol de levas en cabeza y 4 válvulas por cilindro permitían a Ferrari presumir de que su 288 GTO rendía 400 CV con mucho carácter, capaces de hacerle superar la barrera de los 300 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

Ferrari 288 GTO: así era un supercoche hace 35 años

Hoy en día suena ridículo pensar que este superdeportivo se conformaba con llantas de 16 pulgadas.

13 fotos

Ampliar

Las cifras del Ferrari 288 GTO eran estratosféricas en 1984, pero algunas de ellas nos parecerán ridículas hoy en día. Por ejemplo, ¿te imaginas un superdeportivo de este nivel con unas llantas de sólo 16 pulgadas en un mundo en el que un utilitario como el Seat Ibiza las monta incluso de 18 pulgadas?. Pues así eran los locos años ochenta: ni frenos ABS, ni control de estabilidad, ni amortiguadires pilotados, ni rodillos de apisonadora.

Aunque compartía algunos elementos con el Ferrari 308 (pilotos, faros y algunos detalles estéticos) el Ferrari 288 GTO era un automóvil creado prácticamente desde cero, con un chasis muy mejorado y aligerado. Mientras que el 308 era un coche de calle de aspecto amenazante, el 288 GTO era un verdadero automóvil de competición adaptado para poder ser matriculado.

Si las llantas de 16 pulgadas nos pueden parecer poca cosa, tampoco sus 400 CV parecen muchos cuando prácticamente los podemos encontrar en un Honda Civic Type R, pero es que el GTO tenía un peso en orden de marcha de sólo 1.160 kg, cuando un Porsche 911 Turbo en la actualidad pesa media tonelada más.

Sin embargo, prácticamente ninguno de los deportivos actuales con sus enormes llantas y potentísimos motores lograrán llegar a la categoría de mito que se ha ganado merecidamente el irrepetible Ferrari 288 GTO.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • igar73

    Todo un Mito y una joya.
    Además es una maquina especulativa: En 2005 se pagaban poco más de 300.000 euros por una unidad de GTO.
    El último que salió a subasta fue en 2016 tuvo un precio de venta de 2.750.000 euros…

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche