Reportaje

Aniversario del Audi 200: el Audi que lo cambió todo

42 fotos

Ampliar

22 de marzo, 2019

Este año se cumplen cuarenta del lanzamiento del Audi que puso a la marca a luchar de tú a tú con BMW y Mercedes y que sentó las bases para el nacimiento del mítico Audi Quattro. El Audi 200 se presentó en 1979 y ésta es su historia a modo de homenaje.

Hoy en día, y sobre todo en España, cuando hablamos de rivales de Mercedes o BMW siempre nos viene a la mente Audi, pero esto no fue así siempre. La primera piedra para forjar una imagen de marca a la altura de sus rivales alemanes la puso el modelo que homenajeamos hoy aquí por su aniversario: el Audi 200 presentado en 1979.

Presentado en el Salón de Frankfurt de 1979, Wolfgan R. Habbel (presidente del consejo de administración de la compañía en aquel momento) afirmaba: «Con este nuevo modelo, Audi desea demostrar que, dentro del consorcio Volkswagen, tenemos un papel destacado y somos responsables del desarrollo de modelos del segmento medio alto«. En pocas palabras, el Audi 200 tenía la responsabilidad de dejar claro que Audi iba a ser la marca premium del grupo Volkswagen.

Para lograrlo, el Audi 200 se colocó en medio de Mercedes y BMW, que por aquel entonces eran mucho más diferentes que ahora. Mercedes apostaba claramente por el confort, la seguridad y la calidad, mientras que BMW buscaba más el placer de conducción y las prestaciones.

No fue una tarea fácil y el Audi 200 no logró un éxito inmediato, tampoco lo pretendía. En Volkswagen sabían que la fama no se logra de un día para otro y el nuevo modelo sí cumplió de maravilla su cometido y se convirtió en la primera piedra perfecta para cimentar la excelente imagen de marca que posee Audi en la actualidad.

Audi 200 Turbo 5T: con él empezó el cambio

El Audi 200 Turbo 5T tenía unas prestaciones y un equipamiento al nivel de BMW y Mercedes.

42 fotos

Ampliar

Aunque el primer Audi 100 era un modelo de buena calidad, jamás logró siquiera acercarse a las berlinas de Mercedes y BMW de la época. Tampoco con la llegada de la segunda generación en 1976 (denominada C2) lograban acercarse, pese a que se trataba de un modelo excelente. Entonces se les ocurrió lanzar un modelo por encima de éste pero sin que los costes se disparasen mucho y presentaron en el Salón de Frankfurt de 1979 el Audi 200 como una especie de tope de gama del Audi 100, pero que tendría una versión que sería algo así como el primer RS de Audi de la historia, el Audi 200 Turbo 5T.

El Audi 200 se diferenciaba del 100 estéticamente por un frontal con 4 faros rectangulares encastrados en unos marcos cromados, unos paragolpes de plástico de doble lama rematados en acero inoxidable, un faldón frontal para reducir las fuerzas ascensionales del eje delantero a alta velocidad, molduras laterales de aluminio anodizado en dorado mate y unas preciosas llantas de 16 radios a juego calzadas con neumáticos 205/60-15, una pulgada mayores que las del Audi 100 para dejar espacio a unos frenos de mayor tamaño.

En el interior la diferencia estaba en un equipamiento más lujoso, con unos formidables butacones tapizados en velour de excelente calidad, ceniceros, mecheros y luces de lectura en las puertas traseras, unos cojines a juego con la tapicería, 4 elevalunas eléctricos, aire acondicionado y un volante más deportivo.

El Audi 200 se presentó en dos versiones: el Audi 200 5E con el motor de 5 cilindros atmosférico con inyección K-Jetronic de Bosch de 136 CV y el formidable Audi 200 Turbo 5T con la misma mecánica pero sobrealimentada por un turbo KKK que subía la potencia a 170 CV con un temperamento brutal, pero de esta mecánica hablaremos más adelante en detalle.

Para que el público lo viese más atractivo, el Audi 200 Turbo 5T contaba con un equipamiento más completo que sus rivales de Mercedes y BMW y montaba de serie exquisiteces como los lavafaros delanteros, antinieblas, llantas de aleación, aire acondicionado, cierre centralizado de accionamiento neumático, etc.

Las prestaciones del Audi 200 Turbo 5T eran excelentes para la época, acelerando de 0 a 100 km/h en apenas 8 segundos y llegando a una punta de 202 km/h. Su conducción estaba muy marcada por el carácter de su motor sobrealimentado de la vieja escuela, con bastante retraso de respuesta del turbo y unas reacciones bruscas por la tremenda llegada de par cuando pisabas el acelerador por encima de las 3.000 rpm.

Con el Citroën SM fuera del mercado desde 1975, en 1979 el Audi 200 Turbo 5T se convirtió en el coche de tracción delantera más rápido del mercado.

Para mí es un coche muy especial porque es el primero que tuve oportunidad de conducir en carretera abierta nada más sacarme el carnet de conducir, y doy fe de que sus aceleraciones y recuperaciones eran brutales. El turbo KKK era bastante grande y tenía mucha inercia, así que por debajo de las 3.000 rpm no había fuerza en los gases de escape suficiente como para que aquella mole generase presión.

El motor de 5 cilindros tenía un sonido maravilloso, pero apenas empuje por debajo de ese régimen. Eso sí, en cuanto el motor generaba gases suficientes y pisabas el acelerador por encima de las 3.000 rpm, aquello se convertía en una catapulta que te aplastaba contra el grueso respaldo de sus butacones y el volante se convertía en un asa de la que te agarrabas para no acabar en el asiento trasero, brutal.

Su confort era muy bueno y también su equipamiento y la sensación de seguridad viajando en él. También los acabados y los materiales eran excelentes y sólo había un aspecto criticable: su comportamiento dinámico. El motor de 5 cilindros de fundición colgado por delante del eje delantero hacía que el coche fuese bastante morrón y, aunque los frenos eran algo mejores que los del 100, el Audi 200 Turbo 5T aceleraba muchísimo de una curva a la siguiente y no le habrían venido mal unos frenos todavía mejores.

Puede que no fuese tan refinado como un Mercedes ni su conducción tan precisa como la de un BMW de la época, pero estaba mucho mejor equipado que ellos y el sonido de su 5 cilindros turbo todavía no he conseguido borrarlo de mi memoria.

Audi 200 turbo: el motor infinito

El motor de 5 cilindros sobrealimentado llegó a superar los 700 CV.

42 fotos

Ampliar

El corazón del Audi 200 era el motor de cinco cilindros obra, entre otros, del sobrino de Porsche, Ferdinand Piech. La posición delantera longitudinal de las mecánicas en los Audi no dejaba espacio para un 6 cilindros y un 4 cilindros era poco refinado para una berlina que quería abrirse su hueco entre Mercedes y BMW que contaban con excelentes mecánicas de 6 cilindros en línea en sus gamas.

La solución fue optar por algo intermedio y diseñar un motor de 5 cilindros que resultó ser una maravilla mecánica que llevó a Audi a lo más alto de la competición a nivel mundial.

Según Piech, el 5 cilindros lograba una finura de funcionamiento casi tan buena como la de los 6 cilindros pero con una compacidad similar a la de un 4 cilindros. La gran ventaja es que su cigüeñal era más corto que el de los 6 cilindros y eso les iba a permitir añadir una sobrealimentación brutal sin que acabase retorcido como un sacacorchos.

El motor nació siendo un auténtico tanque con un bloque de fundición gris muy pesado y robusto y una cilindrada de 2.144 cm3 con cilindros de más carrera que diámetro, lo que le proporcionaba un par motor excelente. La culata de aluminio era monoárbol con 2 válvulas por cilindro y un sistema de alimentación K-Jetronic de chorro constante junto con el turbo kkk sin intercooler para reducir el tiempo de respuesta conseguían que el primer Audi 200 Turbo rindiese 170 CV muy temperamentales. Esta mecánica fue la primera que se montó también en los primeros Audi Quattro.

Con el tiempo se aumentó la cilindrada hasta los 2.222 cm3 y la culata pasó a ser de 4 válvulas por cilindro con inyección electrónica secuencial. Audi era capaz de estirar como una goma este robusto motor que rendía desde los 136 CV del Audi 200 5E hasta los formidables 306 CV del Audi Quattro Sport de 1986, esto en las versiones de calle, porque en competición, esta bestia parda llegó a rendir nada menos que 720 CV en los Audi 90 Imsa GTO de competición, y siempre con una fiabilidad envidiable.

Esta mecánica era tan buena que se mantuvo en producción hasta 1996 con el Audi 100 S4 y el mítico Audi RS2 Avant de 315 CV, un coche que se ha convertido en objeto de colección básicamente por este formidable cinco cilindros sobrealimentado.

Audi 200 Quattro: la evolución evidente

La segunda generación ganó en aerodinámica, prestaciones y acabados.

42 fotos

Ampliar

En 1982 llegó la segunda generación del Audi 200 y con ella se introdujo la opción de la tracción total Quattro con un complicado sistema de diferenciales torsen que eran ultra eficaces, pero muy caros.

El Audi 200 de esta generación se haría famoso en España porque se convirtió en el coche de los ministros socialistas, una jugada maestra que terminó de afianzar la imagen de marca de Audi en nuestro mercado y que fue clave para que se hayan mantenido durante un cuarto de siglo como la marca premium líder de ventas en España.

Su carrocería era mucho más aerodinámica que la anterior, con formas muy redondeadas y la solución de los cristales laterales enrasados a la perfección patentada por Audi.

Con esta segunda generación llegó también el motor con 4 válvulas por cilindro que mejoró las prestaciones y los consumos, además de la carrocería familiar Avant, con un diseño muy deportivo.

Los Audi 200 Turbo 20v son muy cotizados hoy en día. Su calidad de fabricación es excelente, con un cuero en los asientos que no tiene nada que ver con el que hoy en día nos quieren vender como piel natural. Además, con los 20 válvulas llegó un nuevo diseño del interior con un salpicadero repleto de relojes muy bien integrados.

Los Audi 200 Turbo 20v Quattro son verdaderas máquinas con un motor muy fiable y el mejor sistema de tracción total de Audi.

Audi 200 Avant: un familiar de altas prestaciones

El Audi 200 Avant aunaba prestaciones y practicidad con un diseño muy peculiar.

42 fotos

Ampliar

A mediados de los años ochenta la imagen de un coche familiar o SW era básicamente un cajón con ruedas, con un portón trasero vertical para aprovechar hasta el último centímetro de espacio. Sin embargo, Audi se sacó de la manga una carrocería Avant con portón trasero pero una luneta muy tendida que lograba una silueta muy deportiva sin perder demasiado espacio.

Esa imagen hasta cierto punto deportiva casaba a la perfección con unos motores de más de 200 CV y un sistema de tracción total que los convertía en verdaderos «sport utility vehicle», valían para todo. Sus prestaciones eran muy buenas y permitían viajar a ritmos endiablados por las autobahn alemanas incluso los días en los que los BMW y Mercedes de tracción trasera tenían que ir a paso lento. Su interior era muy confortable para los cinco pasajeros y el maletero daba mucho juego gracias a su volumen y el práctico portón trasero, incluso se podía permitir ciertas excursiones fuera del asfalto apoyado en una suspensión ligeramente más alta que la de las versiones de tracción delantera y el formidable sistema de tracción total Quattro con diferenciales torsen.

Un consejo, si se te pone a tiro uno de los escasos Audi 200 Avant 20 válvulas Quattro que hay a la venta, no lo dudes, es un coche excelente.

Audi V8: el último 200

El primer Audi V8 era en realidad un Audi 200 con dos motores de Golf GTi.

42 fotos

Ampliar

En 1988 Audi lanzó su primer motor V8 y lo montó en una carrocería de Audi 200 modificada con un frontal más voluminoso para dejar espacio al radiador y al motor, unos pasos de rueda sobredimensionados y unas ópticas traseras tintadas en rojo.

Estos primeros V8 tenían una cilindrada de 3,6 litros y se podría decir que se diseñaron uniendo dos bloques de VW Golf GTi 1.8 formando un ángulo de 90º.

Sus prestaciones no eran mejores que las de los Audi 200 Turbo 20 válvulas, pero su imagen era más refinada, estaban mejor equipados y, sobre todo, tenían un motor V8 para conquistar el mercado yanki.

El Audi V8 se mantuvo en producción hasta 1993 y en los últimos años equipó un nuevo motor V8 de 4,2 litros con mejores prestaciones y rendimiento.

Este modelo se hizo tristemente famoso el 19 de abril de 1995 por salvar la vida de José María Aznar en un atentado de ETA, aunque muchos piensan que iba en un Audi A8, en realidad el protagonista fue un Audi V8 blindado que soportó de manera muy eficaz la onda expansiva y la metralla de los 40 kilos de explosivo del coche bomba empleado por ETA.

Audi 200 en competición: berlinas demoledoras

Pocos se pueden imaginar que una berlina de este tamaño fuese capaz de arrasar en los circuitos.

42 fotos

Ampliar

Seguramente un circuito sea el último lugar en el que te imaginas a una berlina de casi cinco metros de largo, pero tanto el Audi 200 como el Audi V8 fueron armas temibles en competición y lo fueron por el mismo motivo por el que se presentó el primer Audi 200 en 1979: para dejar claro que Audi está a la altura.

Según los pilotos de la época, el Audi 200 Turbo inscrito en las competiciones Trans Am era una máquina aterradora. Su motor y su sistema de tracción total hacían que aquella mole volase por los circuitos dejando en ridículo a sus rivales, pero el chasis de acero se retorcía brutalmente cada vez que apuraban un piano o aceleraban sin contemplaciones a la salida de los giros. Demasiado corazón, decían.

La respuesta de Audi llegó con los 90 IMSA GTO. Bajo ese reglamento tenían más libertad sus ingenieros y podían emplear más kevlar para reforzar el monocasco que no tenía nada que ver con el del turismo de calle, a diferencia del del Audi 200 Trans Am, que era directamente sacado de la línea de montaje para su preparación, lo mismo que el del Audi V8 del DTM alemán.

La tracción total y la formidable fiabilidad y prestación del motor de cinco cilindros fueron las claves del éxito de estos bólidos, además de un trabajo concienzudo por parte de todo el equipo técnico y de pilotos.

Lujo, seguridad y prestaciones, tres características muy trabajadas desde hace cuarenta años y que han llevado a Audi a estar donde está, pero todo empezó con el Audi 200 de 1979.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche