Aniversario del Audi 100

Aniversario del Audi 100

3 diciembre, 2018

Este año se cumplen 40 del nacimiento del Audi 100, la berlina que resucitó la marca alemana después de varias décadas desaparecida. Ésta es la historia de las sucesivas generaciones del Audi 100 que acabaron desembocando en el Audi A6 que ha llegado hasta nuestros días.

Olvidada como marca durante años, la llegada al mercado del Audi 100 en 1968 supuso el retorno de Audi al panorama mundial y desde entonces no se ha apeado, lo que supone el período más largo de vida ininterrumpida para la marca de los cuatro aros. En 2018 se celebran los cuarenta años de lanzamiento de esta berlina que sentó las bases del Audi A6 que ha llegado hasta nuestros días.

Los inicios no fueron fáciles y Audi tuvo que luchar frente a las otras dos grandes marcas alemanas premium (BMW y Mercedes). Para afianzar su compromiso y garantizar un buen plan de viabilidad, Volkswagen decidiría sacrificar a la marca que realmente estaba a la vanguardia de la técnica en la Alemania de los años sesenta y setenta: NSU.

Tras el fiasco de los fallos de juventud del NSU R080, el coche más avanzado de su época, la mayoría de los proyectos de sus oficinas acabaron con el logo de Volkswagen o de Audi. Años atrás, los alemanes aprendieron de la peor manera posible que no es buena idea tener demasiados frentes abiertos. Con NSU sentenciada, los esfuerzos se centraron en resucitar Audi y en lanzar un modelo realmente moderno para Volkswagen, que seguía dependiendo de un coche diseñado en tiempos de guerra, el Escarabajo.

Así comenzó el resurgir de esta marca con el Audi 100 al que rendimos este homenaje por su aniversario.

Audi 100 C1 (1968-1976): berlina y coupé

La primera generación del Audi 100 se ofrecía también en carrocería coupé.
La primera generación del Audi 100 se ofrecía también en carrocería coupé.
Ampliar

En 1968 se presentó la primera generación del Audi 100 y los 4 aros de Auto Unión volvían a lucir como protagonistas en la calandra de un nuevo modelo de Ingolstadt.

El primer Audi 100 era un modelo muy tradicional. Su única concesión algo fuera de lo normal era la tracción delantera, en contra de la propulsión trasera de sus dos principales rivales. Más que una técnica avanzada o un diseño rompedor, el primer Audi 100 destacó por una buena calidad de fabricación, un interior espacioso y lujoso y una elevada fiabilidad.

Además de la berlina tradicional de 4 puertas, la primera generación del Audi 100 contaba con una carrocería coupé que sí era realmente llamativa y atractiva, muy a la moda de la época. Su vista lateral recordaba a las versiones fastback del Ford Mustang, contando incluso con las falsas branquias en el pilar C, una cola truncada y unos grupos ópticos que le daban un aire parecido a otro coupé muy deseado en aquellos tiempos: el Fiat Dino Coupé.

Su motor con bloque de fundición de 4 cilindros colgado por delante del eje delantero y la tracción delantera hacían que fuese un coche fácil de conducir y con buena motricidad en las carreteras nevadas, pero demasiado subvirador y con unas prestaciones pobres en comparación con las de sus rivales de Mercedes y BMW.

Audi 100 C2 (1976-1982): con el corazón del Audi Quattro

El Audi 200 mejoró las prestaciones y metió a Audi en primera división.
El Audi 200 mejoró las prestaciones y metió a Audi en primera división.
Ampliar

Ocho años después de su debut, el Audi 100 C1 cede el testigo a la segunda generación, denominada C2. Su carrocería es más angulosa y crece en tamaño y, sobre todo, en habitabilidad. Con él llega el motor de 5 cilindros que se convertiría en una de las señas de identidad de la marca alemana.

Desaparece la carrocería coupé y en su lugar se ofrece una versión de 5 puertas denominada Avant, con un perfil muy similar a la del primer Volkswagen Passat denominada Avant y que podría ser algo así como las versiones Sportback actuales.

La segunda generación del Audi 100 da un gran salto adelante en calidad y lujo, pero el público sigue sin verlo como un rival real de BMW y Mercedes. Para subir ese peldaño, Audi lanza en 1979 una versión más lujosa, equipada y potente denominada Audi 200 5E y que contaría con una versión sobrealimentada del motor de 2.144 cm3 y cinco cilindros. Gracias al turbo, el Audi 200 5T lograba 170 CV capaces de hacerle superar los 200 km/h. Sin el Citroën SM en el mercado (cuya velocidad máxima era de 225 km/h), el Audi 200 Turbo 5T era el coche de tracción delantera más rápido del mundo en 1979 con sus 202 km/h de velocidad punta, pero, sobre todo, lo impresionante eran sus recuperaciones y el rendimiento de su mecánica, que acabaría por mover al mítico Audi Ur Quattro, que también heredaba el característico frontal con 4 faros rectangulares del Audi 200.

Audi 100 C3 (1982-1990): récord de aerodinámica y tracción Quattro

Con la tercera generación llegaron los cristales enrasados, el Pro-Conten y la tracción total.
Con la tercera generación llegaron los cristales enrasados, el Procon-ten y la tracción total.
Ampliar

La tercera generación del Audi 100 llegaría en 1982 y supuso toda una revolución en el mercado por su aerodinámica carrocería, con unos cristales completamente enrasados con los marcos de las puertas.

La versión Avant crece en tamaño y se convierte en una alternativa a los SW. Gana en practicidad gracias a su quinta puerta, pero su luna trasera muy tendida busca un perfil más deportivo y una imágen más juvenil que la de los familiares tradicionales.

Con esta generación llegan los motores diésel y turbo diésel y la posibilidad de contar con tracción total Quattro heredada del Coupé Quattro.

El Audi 200 aumenta la potencia y llega el primer motor de 4 válvulas por cilindro. Los Audi 200 Turbo Quattro 20 Válvulas se convierten en una referencia por prestaciones y comportamiento sobre suelo deslizante y sirve de base para una bestia parda con la que Audi buscaría ganarse el mercado más importante del mundo, como veremos más adelante en este artículo.

Para mejorar la seguridad del coche y superar los crash test, Audi presenta su sistema Procon-Ten. El motor de 5 cilindros longitudinal ocupa mucho espacio en el frontal y reduce las zonas de absorción programada necesarias para obtener unos estándares de seguridad aceptables, así se llega a la solución del Procon-Ten. Este sistema lo que hace es aprovechar el desplazamiento de la mecánica en caso de choque frontal para hacer retroceder la columna de dirección y tensar los cinturones de seguridad.

El mecanismo es completamente mecánico y muy ingenioso. Unos cables anclados al motor son los encargados de activar estas dos funciones mediante una serie de poleas.

Audi 100 C4: (1990-1995): y llegó el A6

La cuarta generación dio paso al Audi A6.
La cuarta generación dio paso al Audi A6.
Ampliar

En 1990 se presenta la cuarta generación del Audi 100, ya con la marca afianzada como una alternativa real a sus principales rivales. Para iniciar esta nueva etapa, la marca alemana decide cambiar la denominación comercial de sus modelos después del lanzamiento del primer Audi A4. Aprovechando el facelift del Audi 100 de 1995, el Audi 100 pasaría a denominarse Audi A6, y así ha llegado hasta hoy.

Con esta nueva generación del Audi 100 llegarían los motores V6 al vano motor de un Audi y la primera versión de altas prestaciones, el Audi 100 S4, con el motor de 5 cilindros turbo de 20 válvulas potenciado y un peculiar sistema de frenos con discos flotantes.

Tras el lavado de cara llegaría el Audi A6 S4 Plus y con él el primer V8 para la berlina deportiva.

Audi 200 Trans Am: para conquistar América

El Audi 200 Turbo inscrito en la Trans Am fue un buen golpe de efecto para abrir las puertas de América.
El Audi 200 Turbo inscrito en la Trans Am fue un buen golpe de efecto para abrir las puertas de América.
Ampliar

En 1988 los ingenieros de Audi se volvieron locos y crearon la bestia que puedes ver en esta imagen y que también está de aniversario. Tomando como punto de partida un Audi 200 turbo Quattro C3, lo llevaron hasta el extremo. El frontal se modificó por completo para añadir una estructura tubular que soportase las suspensiones y el motor de cinco cilindros con un nuevo turbo enorme y apretado al máximo para extraer 510 CV.

Se trataba de una ofensiva de Audi para conquistar el mercado más importante del mundo, el norteamericano, comenzada con el Audi Quattro arrasando en la mítica subida al Pikes Peak y coronada con los formidables Audi 90 IMSA-GTO cuya supremacía llegó a ser tal que cambiaron el reglamento para dejarlos fuera de pista.

Audi logró su objetivo. Los Audi 200 Quattro Trans Am lograron cambiar de parecer a la opinión pública y dispararon el caché de la marca en los EE.UU.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba