Cómo evitar los accidentes de tráfico con animales

4 agosto, 2017, modificada el 5 agosto, 2017 por

Los accidentes con animales son más frecuentes de lo deseable. Por la noche el riesgo aumenta al ser más numerosos los animales de hábitos nocturnos y la peor visibilidad. Te damos unos consejos para evitar en lo posible este tipo de accidentes, que suelen ser peligrosos.

Cómo evitar los accidentes de tráfico con animales1

 

Es una situación muy desagradable tener la mala suerte de atropellar un animal y te deja con muy mal cuerpo aunque a ti no te haya pasado nada y tampoco haya provocado daños en el vehículo. Por desgracia son frecuentes y, aunque la mayoría no tienen más consecuencias que la muerte del pobre bicho, en otros casos sí se producen daños materiales y personales.

Los animales que más veces se ven involucrados en atropellos en España son los jabalíes y los perros, pero no son los únicos. El ranking de animales que más se ven involucrados en siniestros en nuestras carreteras sería el siguiente:

  • Jabalíes, 33%.
  • Perros, 30%.
  • Corzos, 17,5%.
  • Ciervos, 4,2%.
  • Zorros, 3,7%.
  • Caballos, 3%.
  • Gatos, 1,6%.
  • Vacas, 1,5%.
  • Ovejas, 0,5%.
  • Cabras, 0,5%.

Esto no significa que sean los animales más atropellados; lógicamente, hay muchos más erizos, gatos, ratones y pájaros que pierden la vida en las carreteras, pero no suelen provocar accidentes. Esta lista hace referencia a siniestros con daños materiales y/o personales en los que se han visto involucrados animales.

Es necesario saber que el coste medio de las reparaciones por accidentes con animales de caza es de 1.400 euros, un 32% superior al de los siniestros con especies domésticas.

Asimismo, hay que destacar que, según la reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que entró en vigor el 9 de mayo de 2014, en caso de accidente por atropello a un animal de caza, “los conductores que sufran un accidente por esta causa, y aunque no incumplan ninguna norma de circulación, serán los responsables en la mayoría de los casos, frente a sí mismos y frente a los ocupantes del vehículo, del siniestro.” Sólo se podrá hacer responsable al propietario del terreno o al titular del aprovechamiento cinegético en el caso de que el accidente haya tenido lugar en un día en el que haya habido una jornada de caza.

En el caso de las autovías y autopistas también se puede responsabilizar al titular de la vía por un incorrecto mantenimiento de la misma y la mala conservación de las vallas que restringen el acceso a la calzada.

Más riesgo de atropellos a animales al viajar por la noche

HUD Lexus RX450h Rubén Fidalgo1
Los accidentes provocados por animales son más frecuentes por la noche.

Aunque hay más animales que tienen su actividad vital durante el día, es por la noche cuando más atropellos se producen. Se unen dos factores para que así suceda. Por un lado, los animales de hábitos diurnos no se aproximan mucho a las carreteras porque en esas horas suele haber más tráfico y el ruido de los coches y camiones los ahuyentan, mientras que, por la noche, al haber menos tráfico y ruidos, suelen acercarse más a la calzada, lo mismo que a los núcleos urbanos.

El otro factor determinante es nuestro campo de visión. Durante el día es más fácil evitar el atropello porque vemos con mucha más antelación al animal y nos da tiempo a reaccionar, mientras que, por la noche viajamos más rápido que la luz de nuestros faros. En la mayoría de los casos cuando vemos al animal ya no tenemos tiempo de detenernos antes de impactar con él.

A estos dos factores se une un tercero y es que muchos animales se quedan bloqueados al ser deslumbrados por los faros, mientras que por el día rara vez se paran en mitad de la calzada.

Como por la noche es cuando mayor es la probabilidad de atropellar un animal, lo mejor es que veamos hacia los laterales de la calzada lo máximo posible, de forma que podamos ver un animal moviéndose fuera de la calzada y que tal vez se dirija hacia ella. En contra de lo que la mayoría opina, los faros antiniebla DELANTEROS se pueden utilizar aunque no haya niebla -ni condiciones de visibilidad reducida- en carreteras secundarias de doble sentido de trazado sinuoso. Utilízados, su haz es ancho e ilumina los laterales de la calzada y podremos advertir movimientos de animales antes de que se crucen delante.

En invierno es conveniente tener en cuenta un detalle bastante curioso y es que hay muchos animales que se acercan a la carretera para lamer la sal que se echa para evitar el hielo. Los que más tienen esta tendencia son los herbívoros, especialmente ovejas y caballos, que suelen tener necesidad de complementar su dieta con sal.

Consejos para evitar atropellos a animales

Nuevo Volvo S90 20161
Los animales de mayor tamaño son, obviamente, los que provocan los accidentes más graves.

Según los estudios, los meses con mayor índice de atropellos son de agosto a enero (en la época de caza) para los jabalíes y abril y mayo para los ciervos y corzos. La Coruña, Burgos, León, Soria y Orense son las provincias más afectadas por este tipo de accidentes, pero no las únicas.

Con estos datos, es conveniente aumentar nuestra alerta en esas épocas y al circular por las citadas provincias para evitar en lo posible sufrir un percance de estas características.

Es importante que tengas en cuenta que este tipo de animales suele desplazarse en grupos; si ves un jabalí o un corzo cruzando la carretera o cerca de ella, lo más probable es que haya varios ejemplares más con él y que atraviesen la calzada. Reduce la velocidad aunque el que hayas visto ya haya terminado de cruzar, porque es muy posible que aparezca alguno más tras él.

Otra recomendación, si vives o te desplazas por las zonas más afectadas por las especies de caza, es que consultes a tu aseguradora sobre la posibilidad de cubrir este tipo de siniestros en tu póliza (normalmente se denomina cobertura cinegética, pero depende de cada compañía). Con la actual ley -en la que se culpabiliza más al conductor-, es la mejor forma de estar respaldados en caso de accidente para asumir la reparación del vehículo.

Suena duro y radical, pero dependiendo del tipo de animal es mejor -en determinadas circunstancias- atropellarlo que intentar esquivarlo, sobre todo si tu coche no tiene control de estabilidad. A veces, la maniobra de esquiva puede provocar un accidente más grave contra otro vehículo o un árbol al salirnos de la calzada. Si el animal es pequeño (perros, gatos, jabalíes, zorros…), será menos grave atropellarlo. Las vacas, los caballos y los animales más altos tienen el peligro de que, al golpearlos, literalmente entran por el parabrisas del coche, por lo que en ese caso sí es recomendable, en lo posible, intentar la esquiva.

Resumiendo, para reducir en lo posible el riesgo de sufrir un accidente con un animal ten en cuenta lo siguiente:

  • El riesgo es mayor por la noche
  • Si sueles circular por zonas con animales añade la cobertura cinegética a tu seguro
  • Presta especial atención en zonas de caza, sobre todo si ha habido actividad cinegética
  • En zonas con mucha vegetación y poco transitadas reduce la velocidad y controla los laterales de la calzada
  • Si el animal es pequeño no intentes evitar el atropello salvo que sea obvio cómo hacerlo
  • Con animales grandes intenta esquivarlo o frenar al máximo posible para reducir el impacto

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba