*

A examen: manómetros de las gasolineras. ¿Puedes fiarte?

11 Septiembre, 2012, modificada el 17 Julio, 2017 por

A estas alturas, más o menos todo el mundo es consciente de que la presión de los neumáticos afecta directamente a su duración, a la seguridad y al consumo. Una buena costumbre es revisar la presión antes de un viaje largo, pero ¿podemos fiarnos de los manómetros de las gasolineras? Para comprobarlo, Autocasion.com ha examinado personalmente todas las estaciones de servicio que hay en la A6, en el recorrido Madrid-Vigo (y viceversa) y el resultado es alarmante…

A examen: manómetros de las gasolineras. ¿Puedes fiarte?3

Actualmente, no son pocos los coches que equipan un sistema de supervisión de la presión de los neumáticos (TPMS) en el tablero de instrumentos. Unos captadores montados en las válvulas envían una señal al receptor y, si la presión desciende, activan un aviso acústico y luminoso en el cuadro de mandos, indicando qué rueda es la que está en mal estado.

  • Si quieres conocer todo sobre el sistema TPMS o cómo elegir la mejores ruedas para tu coche, visita el especial de neumáticos que hemos preparado.

Por desgracia, no es un elemento que posean todos los vehículos y, además, su funcionamiento no es perfecto. A veces, al aparcar el coche orientado al sol, las ruedas de un lado se calientan más y el sistema empieza a dar falsas alarmas al detectar diferencias de presión.

Se suele pensar en un neumático como en un globo: si lo hinchas mucho, acaba explotando. Sin embargo, es más probable que estalle por una baja presión que por un exceso de la misma. Para que una rueda explote, deberíamos hincharla con más de 10 bares de presión (de hecho, las ruedas de repuesto “de galleta” van a 5 bares); sin embargo, un neumático con sólo 0,75 bares de presión puede estallar tras algunos cientos de kilómetros rodando con la presión inadecuada, como te mostramos en Autocasión.

El motivo es que la cubierta, al moverse, va deformando su parte lateral (llamada hombro) por efecto del peso del vehículo contra el asfalto. Esto produce una fricción enorme entre los alambres y la goma que articulan el esqueleto del neumático, lo que tiene 3 efectos: aumenta el consumo de combustible, eleva la temperatura y erosiona la estructura de la rueda hasta llegar a hacerla explotar.

Por otro lado, un neumático con una presión incorrecta afecta muchísimo al comportamiento del coche -por ejemplo, una presión insuficiente aumenta la deriva en las curvas de manera escandalosa, aunque estoy cansado de ver conductores con las presiones bajas sin inmutarse, algo que me fascina y me hace preguntarme si tienen manos ortopédicas…-. Como lo único que une el automóvil (y lo que llevamos en él: nuestros hijos, novia, familia, amigos…) con el asfalto son las ruedas, su correcto mantenimiento debería ser nuestra prioridad antes de afrontar un viaje.

Afortunadamente, confieso que cada vez es más frecuente ver que los conductores comprueban las presiones en las estaciones de servicio. Pero, ¿puedes fiarte de la medida que te dan esos manómetros? Para comprobarlo, Autocasion ha examinado personalmente todas las gasolineras que hay en la A6, en el recorrido Madrid-Vigo (y viceversa) y el resultado es alarmante…

Los manómetros

Presión de los neumáticos, Rubén Fidalgo3
Los manómetros de instalación fija suelen ser más precisos porque no se pueden dejar tirados en el suelo, dar golpes, etc.

No, no es el título de la canción del verano, es el aparato con el que se mide la presión de un fluido, en este caso, el aire o el nitrógeno de los neumáticos. Como todo instrumento de medida, tiene una precisión determinada, que depende de su calidad. Los hay digitales y analógicos. Básicamente, lo que hacen es medir la deformación que la presión provoca en una lámina metálica.

Estos instrumentos tienen un mantenimiento. Con el paso del tiempo, el sensor se va gastando; si antes necesitábamos 1 bar de presión para deformarlo, ahora lo logramos con sólo 0,75 bares, por ejemplo. Así, cada cierto tiempo se debe hacer una calibración y un ajuste mediante un comparado, es lo que se llama “timbrado”. Lamentablemente, esta operación es más cara que comprar un nuevo manómetro y en las gasolineras -por lo que he observado- no se lleva a cabo.

Otro factor con el que deben “lidiar” las estaciones de servicio es con el comportamiento humano: los manómetros reciben golpes, la gente es poco cuidadosa con ellos, pisamos las mangueras con las ruedas, los dejamos tirados de cualquier manera, están a la intemperie… En definitiva, lo tienen todo en contra.

Resultados de la prueba: ¿funcionan los manómetros de las gasolineras?

Los resultados no podrían haber sido peores. De las 43 estaciones de servicio en las que comprobé la medición del manómetro, no hubo ninguna en la que la medida fuese la correcta, y lo peor es que la media de diferencia está en los 0,28 bares de presión, algo alarmante. La máxima diferencia ha sido de 1 bar, algo del todo inaceptable. La mayor parte de semejante imprecisión se debía a una manguera agrietada por la que se fugaba parte del aire.

Boquilla del manómetro, Rubén Fidalgo3
Éste es un fallo muy recurrente. Al estar tirada en el suelo, la manguera suele ser pisada por los coches. La boquilla ha perdido el retenedor que la fija a la válvula del neumáticos.

La mayor parte de los defectos que he encontrado se centraban en la manguera y en la boquilla de la válvula, sin el oportuno retenedor para fijarla. Esto es debido a un mal uso por parte de los conductores, que dejan la manguera tirada en el suelo y pasan sobre ella con los neumáticos, deformándola y estropeándola.

He llegado incluso a encontrarme estaciones de servicio sin manómetro (A6, km. 229), aunque en su defensa he de aclarar que, dos semanas después de mi última visita, habían instalado uno nuevo.

Con semejantes resultados, no cabe otro consejo que el de llevar un manómetro de cierta calidad en nuestro coche. Es un elemento relativamente barato: por menos de 20 euros ya los hay de calidad y precisión aceptables. No ocupa mucho y puedes guardarlo en la guantera (lejos de golpes). Sólo así estarás seguro de llevar las presiones correctas, alargarás la vida de tus neumáticos, consumirás menos combustible y viajarás más seguro.

Neumáticos con nitrógeno

Durante algún tiempo, estuvo de moda el inflado de neumáticos con nitrógeno. En mi opinión, para el uso en la calle no aporta ventajas claras. En el mundo de la competición sí, ya que las ruedas de un monoplaza de F1 tienen mucho más volumen que las de un coche “normal” y, aunque trabajan a presiones más bajas, llevan más aire dentro.

El nitrógeno es un gas que carece de moléculas de agua en su interior, mientras que el aire comprimido normal sí tiene vapor de agua. Éste es el que hace que la presión de los neumáticos se vea bastante afectada por los cambios de temperatura. Es decir, que si medimos la presión en frío y nos da 2 bares, al subir la temperatura unos 20ºC en un viaje, la presión puede subir hasta 2,2 bares. Por si te lo estabas preguntando: no es peligroso que suba la presión así, es normal.

En el caso del nitrógeno, su coeficiente de dilatación es menor, por lo que la presión es más estable ante la temperatura, de ahí que se emplee en competición. En uso “civil”, la mayor ventaja que puede tener es que al carecer de impurezas como el vapor de agua, estropea menos la estanqueidad de la válvula, pero poco más. Me parece más interesante comprobar al menos una vez al mes la presión con aire normal, que emplear nitrógeno y no volver a comprobarlo nunca…

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

10 Comentarios

jose 11 Septiembre, 2012

Muy importante saberlo. Lo de comprar un manómetro es buena idea, me lo pensaré

Rubén Fidalgo 11 Septiembre, 2012

Existen manómetros por unos 20 euros de marcas reconocidas, incluso a veces los regalan con un juego de neumáticos. Los digitales tienen la ventaja de que no cometes errores de paralaje en la lectura del valor y que ocupan menos espacio… pero usan pilas que ya sabemos, el día que lo vas a usar están gastadas.

Rapidator 13 Septiembre, 2012

Y digo yo ¿no sería mejor que las gasolineras estuvieran correctamente equipadas? Antes esto del aire era gratis, pero ahora te lo cobran con el truco de las monedas (vending de aire). ¿Y encima tienen errores? Señor de Guindos, por favor, exíjales no sólo que bajen los precios, sino también que tengan las instalaciones en condiciones (de los WC no toca hablar hoy, que ya podíais hacer un artículo sobre las cloacas que son muchos de ellos…).

Rubén Fidalgo 13 Septiembre, 2012

Muchas gracias por tu aportación Rapidator. Lo cierto es que me ha sorprendido lo de tener que pagar para comprobar las presiones de los neumáticos. Es algo que sólo sucede en las gasolineras que están dentro del casco urbano o cercanas, pero a partir de la que hay en el km 20 de la A6 (a la altura de Las Rozas), todas las demás son gratuítas.

Rubén Fidalgo 13 Septiembre, 2012

Cierto que las gasolineras deberían tener en buen estado sus instalaciones, pero también los usuarios deberíamos ser más responsables y tratar las cosas como corresponde.

miguel 17 Septiembre, 2012

Hola a todos. Pues no te lo pienses Jose. Si miras fijamente tu coche veras que solo toca el suelo por esa parte,y por mucho dinero que te gastes en el si tus neumaticos no estan en buenas condiciones no sirve de nada.

José 28 Diciembre, 2014

Hola Rubén:
He buscado manómetros digitales o manuales para medir la presión de los neumáticos que sean de calidad,me podrías aconsejar alguno en concreto y dónde puedo comprarlos? muchas grácias.

Rubén Fidalgo 28 Diciembre, 2014

Hola Jose, muy buena idea comprar un manómetro para comprobar la presión correcta de los neumáticos. Michelín tiene buenos manómetros, también Hella. Los tienes disponibles en centros comerciales o por internet. UN saludo y felices fiestas.

Frederic 11 Febrero, 2015

Ayer me encontre con una diferencia entre la presion que puse en una gasolinera y la que detetaron en una tienda de neumaticos de ás de medio kilo. Un escandalo! Recomiento comprar un manómetro de bolsillo y hacer con el las comprobaciones.

Rubén Fidalgo 11 Febrero, 2015

Hola Frederic, medio kilo de diferencia es preocupante, sin duda supo e una merma importante en la seguridad (especialmente sobre mojado), en el consumo y en desgaste del neumático. Un buen manómetro no cuesta más de 30 euros y ocupa poco. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba