*

8 curiosidades sobre semáforos

12 Agosto, 2015, modificada el 18 Agosto, 2015 por

Los semáforos comenzaron a existir para regular el tráfico ferroviario. Su implantación en el mundo del automóvil no fue necesaria hasta la masificación de las ventas de coches con la llegada del Ford T. Aquí tienes su evolución histórica y curiosidades.

8 curiosidades sobre semáforos12

La palabra “semáforo” proviene del griego y significa, literalmente, “portador de señales”. Como tal, existen desde hace milenios. De hecho, la primera necesidad de regular el tráfico se remonta a la náutica, por lo que aquello que solemos conocer como “faros” a lo largo de las costas de los continentes también se llaman semáforos.

Desde entonces, los humanos nos hemos acostumbrado a seguir las reglas dictadas por una señal luminosa, aunque no todos tienen luz. Aquí te dejamos algunas curiosidades sobre este invento que vemos y obedecemos varias veces al día.

1.-El primer semáforo terrestre: después del tráfico naval, el siguiente motivo por el que fue necesario regular los movimientos de vehículos fue la invención del ferrocarril. En lugar de luces rojas y verdes, contaba con un brazo que, si estaba levantado, indicaba vía libre y, en horizontal, que debía detenerse.

2.-El primer semáforo explotó: El primer semáforo para el tráfico en las calles se instaló en Londres y fue un invento de John Peake Knight. No era eléctrico ni luminoso; se movía por palancas de manera similar al ferroviario y era accionado por una agente de policía. Para hacerlo visible por la noche, se incorporaban unos faroles de gas de color rojo y verde. Dos meses después de su instalación explotó e hirió al policía que lo controlaba.

3.-El primer semáforo automático: hasta el lanzamiento del Ford T, que, gracias a su precio, permitió acceder al coche a millones de personas, el tráfico de vehículos a motor en las ciudades era testimonial. La masificación provocada por el mítico modelo de Ford hizo que empezase a ser necesario un dispositivo que regulase el tránsito de forma automática. El primer semáforo automático se instaló en 1910.

4.-El primer semáforo eléctrico: en 1912 llegó el primer semáforo eléctrico, muy similar a los actuales, con luces rojas y verdes.

5.El primer semáforo con 3 luces: en 1920 William Potts añade una luz amarilla entre la roja y la verde y… ya tenemos la señal de tráfico que todos conocemos. Como era un oficial de policía, su invento nunca se patentó, al ser un empleado del gobierno.

6.-El semáforo con cronómetro: en 1936 se presenta un semáforo con una señal rotatoria que indica el tiempo que estará en cada fase de color, verde, amarillo y rojo, una patente de Charles Marshall.

7.-Semáforos para peatones: los indicadores para los cruces de peatones no llegarían hasta la década de los cincuenta del siglo pasado, cuando la masificación de los coches en las calles hizo necesario regular a peatones y coches de manera conjunta.

8.-El semáforo LED: con la llegada de las nuevas tecnologías y la necesidad de reducir el consumo de electricidad, en 2011 se comienzan a sustituir los semáforos con lámparas de incandescencia por semáforos LED, de menor consumo y mejor visibilidad.

Ampelmann: el hombrecillo del semáforo de la RDA

Semáforo Ampelmann12
Esta silueta se debe a un estudio de un psicólogo.

Mención aparte se merece la peculiar silueta de los semáforos para peatones instalados en la extinta República Democrática Alemana. En 1961, el psicólogo Karl Peglau llegó a la conclusión de que los colores rojo y verde no eran los más adecuados para señalizar el paso o no de los peatones, ya que algunas personas no diferencian esos colores debido al daltonismo. Para identificar de forma más clara el poder cruzar o no, Plegau propuso un semáforo con una silueta que fuese más evidente. Una vista frontal de hombre con los brazos en cruz indica que no se debe pasar, mientras que para indicar “paso libre” la silueta es un hombre de perfil caminando.

Acababa de nacer “el hombrecillo del semáforo” (Ampelmännchen en alemán), todo un símbolo que se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad de Berlín y que ha dado lugar a una ingente cantidad de souvenirs con la simpática silueta.

Tras la unificación alemana, el Ampelmann fue sustituido por una silueta más universal, lo que provocó una serie de protestas y reivindicaciones para su conservación. También fue tachado de machista por ser una silueta claramente masculina (con sombrero y pantalones), por lo que surgieron diferentes variantes, con siluetas femeninas e incluso infantiles.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba