*

Asistimos al 60 cumpleaños del 600, el coche que puso a España sobre ruedas

16 Junio, 2017, modificada el 19 Junio, 2017 por

El Seat 600 cumple en 2017 su 60 aniversario y la marca española ha querido homenajearlo con una especie de comparativa con el que sería su actual sucesor. ¿Quieres dar un breve repaso a la historia del 600 y ver cómo han cambiado las cosas hasta llegar al Seat Mii? Sigue leyendo…

Asistimos al 60 cumpleaños del 600, el coche que puso a España sobre ruedas63

El mítico 600 cumple 60 años y Seat lo ha querido celebrar a lo grande. Paradójicamente, como lo que se merece un coche así. El 27 de junio de 1957 comenzaba la tan exitosa vida del que para muchos españoles fue un miembro más de la familia. El Seiscientos, Pelotilla, Seíta o Seílla fue, sin lugar a dudas, la única oferta de movilidad para nuestros paisanos de la postguerra.

La estrecha relación que guarda este legendario modelo con Italia (Fiat y las exportaciones a la península Apenina) no es casualidad. De hecho, la creación del 600 se debe a un genio procedente de allí: Dante Giacosa, a quien le encargaron construir un coche “de unos 600 kg de peso y con un motor en torno a los 600 cc” -de ahí el nombre, aunque al final resultó pesar algo menos (585 kg) y cubicar 633 cc-.

El mérito de Seat, y su logro, fue el de fabricar un vehículo adaptado a las necesidades y posibilidades de una gran parte de la sociedad española que en aquellos tiempos no pasaba por la mejor época económica debido a las consecuencias bélicas. Algo que no había conseguido con su primer modelo lanzado en 1953 -cuatro años antes que el 600- con el “americanizado” Seat 1400, un coche de mayores proporciones orientado a los más pudientes. No obstante, el 600 representó el despegue absoluto de la motorización española en la postguerra.

Qué versiones distintas del Seat 600 se fabricaron

Versiones del Seat 600.63
Versiones del Seat 600.

El Seat 600 nació con la versión “N”, un nombre que se desconoce generalmente ubicándolo, simplemente, con la popular designación de Seiscientos. Su producción fue desde 1957 hasta julio de 1963 y contaba con un motor trasero longitudinal de cuatro cilindros en línea que ofrecían 18 CV al eje trasero. Su precio era de 65.000 pesetas (lo que hoy serían 378 euros) y se llegaron a vender 112.400 unidades. Las principales características de este primer 600 eran que los intermitentes delanteros estaban situados sobre los faros y las puertas se abrían en el sentido contrario al convencional -las famosas puertas suicidas-. Hubo versión de dos puertas y descapotable.

Una evolución técnica tuvo lugar con el 600 D, lanzado inmediatamente después que el anterior y cesada su producción en 1970. Su motor tenía una capacidad de 677 cc con un 16% más de potencia (25 CV). Trajo consigo algunos cambios más como la modificación de los intermitentes o la inclusión de la llave de contacto, de un depósito de expansión en el circuito de refrigeración y de interruptores en la columna de la dirección. Se vendieron más de 433.000 unidades de las versiones 600 D, cuatro puertas (800), comercial y Formichetta.

El año 1970 dejó mejoras en seguridad y confort en el 600, con el innovador 600 E. Estas se resumen en pocas pero importantes, como un mayor tamaño de los faros o la incorporación de las puertas con apertura convencional. Se vendieron 211.875 unidades hasta 1972, cuando se dejó de fabricar.

Volante del Seat 600.63
Volante del Seat 600.

La cúspide de tal linaje culminó con el 600 L y L Especial. El Pelotilla más potente de la historia, con 28 CV de potencia, conseguidos tras desarrollar los avances en su todo detrás. Con un peso en vacío de 615 kg, alcanzaba una velocidad máxima de 115 km/h. Incluso, ofrecía los primeros elementos opcionales: alternador en lugar de dinamo y tablero con vinilo acolchado.

En total, Seat registró la friolera de 794.406 seiscientos vendidos durante todo el proceso de fabricación, concluido en el 73. Además, la marca española afincada entonces en la Zona Franca, anotó 80.000 exportaciones del 600 a países como Alemania, Austria, Ecuador, Colombia, Brasil, Portugal, Panamá… e Italia, donde gozaban de una mayor reputación popular que los acabados por Fiat -aunque allí los Seat se comercializaban y registraban como Fiat, solo firmando en el motor que era obra de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo-.

Seat Mii, ¿la encarnación moderna del 600?

El Seat Mii, heredero del 600.63
El Seat Mii, heredero del 600.

La marca comandada por Luca di Meo ha querido subrayar en el homenaje que si hoy en día existe la esencia del 600 copada con toda la alta tecnología de la actualidad, lo representa el Mii. Recientemente, se ha presentado la versión más alta de este pequeño, rubricada por la revista de moda Cosmopolitan y, lo que sí es cierto es que el salto que existe de un modelo a otro es abismal. Han pasado 60 años, sí, y se nota. Pero, de verdad, habiendo conducido los dos en una misma mañana, el salto parece aún mayor.

El actual Mii lleva en la vida desde 2011 hasta nuestros días. En total, se han vendido unas 125.000 unidades a un precio que ronda los 7.600 euros. Como 20 veces más que el 600 en sus tiempos, aunque también es cierto que la economía, como la tecnología, no es la misma. Tanto es así que cuesta menos esfuerzo al español de ahora comprar un Mii que al de los 60 comprar un Seílla.

Las dos pantallas son un ejemplo del cambio tecnológico entre la época del 600 y la del Mii; por tanto, también, de todo su equipamiento.63
Las dos pantallas son un ejemplo del cambio tecnológico entre la época del 600 y la del Mii; por tanto, también, de todo su equipamiento.

Por hacer una comparación entre ambos (sí, vamos a ser así de osados), cabría empezar por diferenciar lo esencial. El 600 era, como hemos dicho, un todo atrás; es decir, motor y tracción trasera. El Mii es radicalmente lo contrario. Las dimensiones del pequeño manantial se resumen en 3,3 m de longitud, 1,36 m de anchura y una batalla de 2 m; mientras que la contemporánea caja apunta a los 3,56 m de largo, 1,64 m de ancho y 2,42 m de distancia entre ejes.

Si estos datos os resultan escandalosos, el maletero se lleva la palma: 68,5 litros versus 238 l -que no es demasiado pero, ¿a que no tenemos que especificar a cuál pertenece cada uno? Por último, el propulsor del 600 hemos dicho que se quedaba en los 28 CV y 767 cc -el más potente (600 L)-, alcanzando los 115 km/h de máxima. El Seat Mii puede elegirse hasta con 75 CV en versión 1.0 con una punta de 170 km/h. ¡Y hasta tiene variantes ecológicas!

Pruebas de conducción de ambos modelos

Seat 600.63
Seat 600.

Sin embargo, todas las diferencias se distinguen a la hora de la conducción. En una jornada matutina en la que Seat nos citó a un grupo de periodistas en el madrileño circuito del Jarama, pudimos sentir esas mismas sensaciones que notaban nuestros padres o abuelos. Qué héroes… Poder recorrer 600 o 700 km para ir de vacaciones a más de 40 grados con toda la familia (y más) en un coche tan… -600- cuando nosotros hemos recorrido tan sólo unos pocos sintiendo la absoluta carencia de confort… Eso sí, qué disfrute tan tremendo poder hacerlo. Qué experiencia.

Lo primero que te pide el cuerpo al entrar en un 600, por si alguno de vosotros no lo habéis hecho, es -además de tocar el tan enorme y fino volante- sacar tu codo por la ventanilla. Es, más bien, un deber hacerlo. Una vez puesto en marcha el motor, engranas la primera -y, rápidamente después, la segunda- marcha y revives lo que, en mi caso -por claras coincidencias cronológicas-, nunca viví. Pero lo haces.

Hicimos todo tipo de pruebas alternando con el 600 y con el Mii: aceleración, frenada y virajes en mojado; test drive; vuelta al trazado… Pero es en el slalom donde las desavenencias están más desnudas. Mientras que con el Mii puedes, perfectamente, hacerlo con el dedo índice; con el 600 se antoja como una auténtica odisea. Al menos, la primera vez. Ya meter primera, segunda y rodar es un éxito. La acción de encarar los conos se mete en tu cabeza proporcionalmente a lo que lo hace la de abrirte demasiado para poder hacerlo bien y de forma efectiva. El contravolanteo es el culmen del esfuerzo en una sensación de robustez, por las grandes dimensiones del volante, y delicadeza (el fino volante parece que se vaya a partir al hacer fuerza).

Otras joyas de la historia del 600

Seat 600 Siata Patricia y Savio.63
Seat 600 Siata Patricia y Savio.

En la fiesta también nos acompañaron dos modelos muy especiales, además de todas las versiones citadas anteriormente y el patriarca 1400, en su versión comercial.

Se trata del 600 Savio, que sirvió de “bus turístico”. Tan sólo hay una unidad, esa, en el mundo. Seat compró un Fiat Multiplá y se lo asemejó como propio para una visita que hizo Francisco Franco. Además, acompañándolo en el Jarama, estuvo presente también una de las tres unidades del Siata Patricia. Todos ellos en un perfecto estado de conservación, gracias a la labor del Departamento de Coches históricos de Seat (podéis ver todas las imágenes de los coches en la fotogalería.)

Con todo esto concluimos una etapa de recuerdos imborrables muy emotiva y majestuosa que no será apartada hasta dentro de otros 40 o 60 años. El próximo 9 de septiembre, sin ir más lejos, se espera batir el Récord Guinness de la mayor concentración de 600 en el Circuito de Montmeló, con un vaticinio de unos 700 de ellos. Una auténtica (y maravillosa) locura…

Vídeo – comparativa entre el Seat Mii y el Seat 600

Te puede interesar...

Christian García

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba