50 aniversario del Skoda 1000 MBX

10 Marzo, 2016 por

El 10 de marzo de 1966 se presentaba en el Salón de Ginebra el Skoda 1000 MBX, una elegante versión de 2 puertas con las ventanillas laterales sin marco y acabados de lujo del popular Skoda 1000 MB de 4 puertas. Supuso un importante avance en ventas para la marca y ahora celebra su medio siglo de historia.

50 aniversario del Skoda 1000 MBX17

Tras la Segunda Guerra Mundial lo que hoy conocemos como República Checa quedó al otro lado del muro de Berlín y su industria sufrió una reforma importante. En medio de este escenario se encontraban dos compañías automovilísticas: Tatra y Skoda. La primera de ellas (hoy conocida sólo por sus camiones en el Dakar) se destinó a fabricar modelos de lujo para altos cargos del Partido y personajes ilustres, mientras que Skoda tuvo la misión de “movilizar” al resto de la población.

En los años sesenta del siglo pasado presentaba en el mercado el Skoda 1000 MB, una berlina de 4 puertas y dimensiones muy compactas (4,2 m de largo x 1,6 m de ancho y 1,4 m de alto) con un interior espacioso y cuidado en los detalles. Su diseño estaba claramente influido por la ingeniería de Tatra, de quien tomó la disposición mecánica de motor trasero, pero, en lugar de un potente V8 refrigerado por aire, montaba un compacto 4 cilindros en línea de 1.000 cm3 refrigerado por agua. También su carrocería monocasco fue todo un avance en la fabricación de Skoda, abriendo una nueva era para la marca. Se podría decir que el Skoda 1000 MB fue el primer coche moderno de la marca tras la guerra.

50 aniversario del Skoda 1000 MBX17
El motor trasero refrigerado por agua era una roca.

Sus prestaciones eran decentes para la época, en aquellos años se buscaban más las soluciones fiables y de bajo consumo y mantenimiento que la velocidad o las aceleraciones.

Dos años después de su lanzamiento se presentó en el Salón de Ginebra de 1966 el Skoda 1000 MBX, la versión de 2 puertas de esta berlina checa. El MBX destacaba por el cuidado puesto en los detalles, como las ventanillas de las puertas sin marco ni pilar B, la nervadura del techo (también inspirada en los Tatra), los detalles cromados, el interior con detalles de lujo etc.

El estilo de su carrocería era muy similar al del VW Typ 3 que puedes ver en la prueba del VW Golf Variant en Autocasion.com, especialmente en el frontal, donde los faros redondos y el capó con la moldura cromada parecen casi idénticos, de hecho, el VW Typ 3 también contaba con una carrocería de 2 puertas denominada Notchback con un parecido notable al del Skoda 1000 MBX.

50 aniversario del Skoda 1000 MBX17
El interior era espacioso para la época.

El motor trasero del Skoda 1000 era sencillo y robusto en su concepción, pero adoptaba algunas innovaciones y “lujos técnicos” como el bloque de aluminio, necesario para reducir el peso de la mecánica en la parte posterior del coche y mejorar así su comportamiento en carretera frente a otros “todo atrás” de la época, como el Simca 1000 o Seat 850, ambos con bloques de fundición de hierro.

Pese a su escasa cilindrada y ausencia de alardes técnicos (tenía un sencillo árbol de levas, carburación… nada especial), el pequeño motor de Skoda ofrecía 52 CV, suficientes para rozar los 130 km/h de velocidad punta, con un consumo en el entorno de los 8 l/100 km, un valor bueno para la época.

El pilar trasero en forma de Z fue un recurso introducido por el Ford Anglia (popularizado por Harry Potter) algunos años antes y recuperado en el Skoda 1000 MBX con una doble finalidad. Por un lado, al carecer de pilar B propiamente dicho, la base ancha y adelantada del pilar trasero añadía rigidez a la estructura del coche y por otro permitía instalar una luneta trasera panorámica de gran visibilidad.

La enorme superficie acristalada del Skoda 1000 MBX proporcionaba una agradable sensación de amplitud a su habitáculo, que contaba con refinamientos como la tapicería en símil piel, el reloj horario o los asientos traseros abatibles por mitades.

50 aniversario del Skoda 1000 MBX17
El pilar trasero en Z fue una moda creada por el Ford Anglia.

Un año más tarde llegó la versión 1.100 con algo más de cilindrada y potencia y dando origen al mítico Skoda 110 R de competición.

Esta base mecánica era tan robusta y fiable que prácticamente se mantuvo sin variaciones en los modelos de Skoda hasta que ésta fue adquirida por VW en 1991.

A diferencia de los modelos de Tatra, que apenas se exportaron fuera de los países comunistas, el Skoda 1000 MB y el MBX sí se exportaron, lo que supuso un importante punto de apoyo para la expansión de la marca en Europa. Sin lugar a dudas, si hoy Skoda es como la conocemos es en gran medida gracias a este emblemático modelo.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba