*

50 aniversario del Renault 16

22 Mayo, 2015, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Aunque pueda parecer más moderno, el diseño del coche de estas imágenes tiene ya medio siglo. El Renault 16 cumple 50 años y, gracias a sus avanzadas soluciones, aún hoy en día podría hacer sonrojar a alguna berlina que presume de dotes prácticas.

50 aniversario del Renault 1631

Este año se celebra el 50 aniversario del Renault 16, un modelo que abrió una nueva puerta (nunca mejor dicho) a las berlinas de clase media-alta, dotándolas de un práctico portón posterior que permitía transformarlo en un coche de representación, en una berlina familiar o en un práctico vehículo de carga. Definir como revolucionario en 1965 a un coche 10 años más moderno que el Citroën DS me parece un poco pretencioso, pero sí que es cierto que el Renault 16 fue todo un revulsivo en el mercado de las berlinas para una clase media cada vez más boyante.

Renault 16 de 1965: un diseño atrevido

50 aniversario Renault 1631
El Renault 16 se presentó en el Salón de Ginebra de 1965.

El R-16 tenía la misión de sustituir al Renault Fregate, una berlina de lujo con un diseño muy convencional aunque de excelente factura. Tras la presentación del mítico “Tiburón” todas las compañías necesitaban sorprender al público con sus nuevos modelos.Presentado en de 1965 en el Salón de Ginebra, sus líneas resultaban chocantes hace 50 años, tal vez por eso, si ves uno hoy en día, no parece que se trate de un coche con medio siglo de vida. Las nervaduras que enmarcan el techo a modo de vierteaguas, el capó delantero con esa hendidura central remarcando el rombo que preside su calandra… no cabe duda de que el R-16 tenía personalidad y un estilo muy marcado.

Lo cierto es que esas nervaduras tenían una misión estructural además de estética, pues lograban dotar de mayor rigidez al bastidor autoportante y permitían que, pese a ser una berlina grande para su época, (hoy en día sería considerado un compacto, con unas dimensiones casi calcadas a las de un Megane) con 4,24 m de largo, 1,68 m de ancho y 1,45 m de alto, se quedaba en los 960 kg en orden de marcha, casi la mitad de lo que pesa un Renault Laguna actual.

Su generosa altura hacía que fuese un coche muy cómodo y espacioso por dentro (con una distancia entre ejes de más de 2,7 m el espacio para los pasajeros era enorme en su época), algo en lo que también tenían mucho que ver unas suspensiones que apenas ocupaban espacio en el maletero, que, al contar con un enorme portón, podía transformar al Renault 16 en una especie de furgoneta.

Renault 16 de 1965: el motor del Lotus Europa

50 aniversario Renault 1631
Las prestaciones del R-16 eran muy buenas para su época.

Otro detalle que hacía de este Renault un coche singular era su disposición mecánica con el motor delantero/central, colocado longitudinalmente por detrás del eje y con la caja de cambios por delante de éste. Esta colocación lograba un reparto de pesos muy equilibrado, lo que unido a un peso de menos de una tonelada y unos motores que llegaban a los 93 CV en el caso del 1.6 de las versiones TX, hacían de este Renault una berlina ideal para viajar rápida y confortablemente… y eso que no era simétrico. Al igual que el Renault 5, la suspensión trasera del R-16 con brazos tirados y barras de torsión colocadas transversalmente hacía que la rueda trasera izquierda fuese colocada 7 cm más retrasada respecto a la derecha.

Precisamente la mecánica 1.6 de 93 CV fue la elegida por Colin Chapman para motorizar a su mítico Lotus Europa, y es que no hacen falta muchos caballos para lograr unas buenas prestaciones si no tienen arrastrar muchos kilos.

Renault 16 de 1965: El coche que ganó al Rolls Royce Silver Shadow

50 aniversario Renault 1631
El portón trasero aportaba una enorme practicidad al R-16.

Hoy en día la diversidad de mecánicas y niveles de acabado de algunos fabricantes raya lo absurdo, pero hace medio siglo apenas se podía elegir entre uno o dos motores y niveles de acabado. El Renault 16 se produjo en varias versiones: L, TL, TS y TX, incluso hubo una versión automática denominada TA y dos mecánicas de 1.470 cc, 1.565 cc y 1.647 cc con potencias que iban desde los 55 hasta los 93 CV.

Una gama completa, un interior espacioso, un buen comportamiento en carretera, unas suspensiones que le permitían desenvolverse mejor que la mayoría de los SUV actuales fuera del asfalto, ser cómoda en ciudad y segura en carretera, motores eficientes… el Renault 16 era un coche que estaba realmente bien pensado. Su desarrollo fue lento, pero se hizo tan bien que se mantuvo vigente durante 15 años, vendiéndose dos millones de unidades desde 1965 hasta 1980, año en el que fue sustituido por los Renault 20 y 30.

Todos estos atributos lograron que fuese elegido coche del año en 1966, por delante de todo un Rolls Royce Silver Shadow y del Oldsmobile Toronado.

Actualmente no es un modelo muy cotizado como clásico, aunque es un valor en alza. Encontrar uno en nuestro país es realmente complicado, ya que no se importó de forma oficial, así que los pocos que llegaron a cruzar los pirineos eran de emigrantes o de personas influyentes de la época. Su mayor enemigo es la corrosión (desventajas de una carrocería ligera y angulosa), pero su mecánica es robusta y muy sencilla de reparar en la actualidad.

50 años de historia del Renault 16 en vídeo

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

5 Comentarios

Álvaro Ruiz 23 Mayo, 2015

Recuerdo que cuando yo era chico el jefe de mi padre tenía uno traido de Francia, color verde oscuro, y era muy amplio y cómodo. Aunque yo prefería el de mi padre, un Peugeot 404 (traido a su vez de Marruecos).

Me hace gracia cuando alguna marca presume hoy en día de haber inventado algún concepto nuevo, tipo BMW con el serie 5 GT (¿habrán oido hablar del Rover SD?) o la proliferación de familiares sobreelevados con tracción total y protecciones (el Subaru Outback salió hace unos cuantos años ya…). En el mundo del automóvil está (casi) todo inventado.

Rubén Fidalgo 23 Mayo, 2015

Así es, Álvaro… cada vez que voy a una presentación de un modelo nuevo y me quieren vender como algo innovador elementos como el cambio de luces largas a cruce automático, el espacioso interior de un nuevo modelo… en fin, hago lo posible por contener la carcajada irónica. Coches como el Scout Scarab, el Chrysler Airflow, Tatra T87, Citroën DS, NSU Ro80… sí fueron revolucionarios y originales… el resto… puro márketing

Raul 8 Septiembre, 2015

A principios de los 70 yo era un adolescente que pasaba parte de los veranos en Francia, en casa de una familia que disponía de un Renault 16 automático. Mi familia, en España, usaba un Simca 1200 Special. Recuerdo la impresión que me daba ver cómo, al pisar bruscamente a fondo el acelerador del Renault, éste salía disparado. El Renault 16 era un coche muy superior al Simca 1200, y eso que el Simca 1200 fue un gran coche, fiable (más de 200.000 Km sin averías), práctico, muy estable y rápido.Me llama la atención que el R-16, que entonces era un coche de los grandes, no llegaba a los 4,3 m de longitud y a la tonelada de peso. El Simca1200 era más pequeño, un utilitario para los estándares actuales; y era suficiente (junto con el Seat 600 de mi madre) para una familia numerosa.

Raul 8 Septiembre, 2015

¿Es necesario que familias actuales (mucho más pequeñas que las de hace 40 años), arrastren más de una tonelada de \”hardware\” para transportar menos de 200 Kg de \”carga útil\”? ¿Cuánta gasolina, contaminación y dinero ahorraríamos si mejoráramos esa ratio? Y no afectaría a la seguridad porque, hoy día, la seguridad, en lugar de basarse en el \”grosor de las paredes\”, depende de la electrónica y de la estructura inteligentemente diseñada. Por el contrario, la menor masa podría ser beneficiosa al reducirse la inercia del vehículo (que hace que el coche quiera seguir recto en las curvas); además, con una masa menor un choque sería menos violento (Cantidad de movimiento = masa X velocidad y es un parámetro determinante de la energía de un choque que, a su vez, es la responsable de la deformación de la carrocería y del cuerpo de los pasajeros)

Rubén Fidalgo 8 Septiembre, 2015

Hola Raul, muchas gracias por tu aportación, no puedo estar más de acuerdo contigo en lo referente a los tamaños y pesos de los coches actuales… todos locos por tener un todo terreno ahora que las carreteras son mejores que cuando se diseñó el R-16. Un saludo y gracias por leernos.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba