Reportaje

5 coches que nacieron demasiado tarde

7 fotos

Ampliar

19 de octubre, 2021

En la historia del automóvil ha habido casos en los que los modelos han sido un fracaso por haber llegado tarde cuando ya el viento había cambiado de dirección. Vamos a dar un repaso a algunos de ellos y por qué fueron un fracaso por llegar tarde.

Llegar tarde no significa necesariamente que nuestros coches elegidos estuviesen anticuados o su tecnología obsoleta. En la mayoría de los casos nuestros protagonistas realmente son productos excelentes, pero llegaron en un momento en el que el mercado ya estaba en otra onda. Como te contábamos en nuestro reportaje de 5 coches que nacieron demasiado pronto, el don de la oportunidad es fundamental para triunfar. Puedes tener una excelente idea, pero si no estás en el momento y lugar apropiados… te la comes con patatas, y eso es lo que les ha pasado a nuestros protagonistas.

VW 411: el Escarabajo no daba más de sí

El VW 411 estaba anticuado incluso antes de llegar al mercado.

7 fotos

Ampliar

Probablemente nunca hayas oído hablar de este coche. Su fracaso fue bastante estrepitoso y eso hace que sea uno de los coches más raros de ver pese a que su marca es de las más conocidas del mundo. El Volkswagen se presentó en 1968 con la intención de abrir una nueva gama de modelos para la marca del Escarabajo, un coche más grande, más espacioso, más lujoso y mucho más moderno.

A diferencia del Escarabajo y el VW tipo 3, el VW 411 tenía una auténtica carrocería autoportante sin chasis independiente, el habitáculo era muy espacioso y confortable, sus suspensiones eran modernas y su diseño tenía cierta gracia en la época. Incluso fue uno de los primeros automóviles en montar inyección electrónica de combustible. Sin embargo, VW se empeñó en perpetuar su concepto de coche con el motor trasero refrigerado por aire y, aunque muy mejorado respecto al del Escarabajo (más cilindrada, culatas de flujo cruzado más eficientes, mayor relación de compresión…), era un concepto absolutamente anacrónico en 1968.

Su desequilibrado reparto de pesos con el motor colgado por detrás del eje trasero condicionaba mucho su comportamiento. El VW 411 estaba a años luz de todos los VW anteriores, pero seguía por detrás de la competencia en seguridad activa. Las ventas fueron un desastre y en 1972 se intentaron remontar con un lavado de cara tan profundo como para que el coche cambiase de nombre, pasando a llamarse 412. Se mejoraron varias cosas, entre ellas la potencia del motor, pero el concepto básico seguía siendo el mismo y con el mismo error. Ya no eran tiempos para un «todo atrás», eso quedaba bien en un 911, pero no en una berlina. En 1974 se retiró del mercado sin pena ni gloria. Hoy es un coche interesante por su rareza y porque quedan pocos ejemplares.

SAAB 9-5 ultima generación: ya estaba sentenciada

El Saab 95 llegó demasiado tarde para la marca sueca.

7 fotos

Ampliar

Saab estiró demasiado la goma con el 9-5. Lo normal es que un modelo tenga un ciclo de vida de 8 años. A los 5 años se hace un lavado de cara y se estira hasta los 8 años. El Saab 9-5 nació en 1997 y se mantuvo en el catálogo hasta 2010. Realmente debería haber cedido el testigo en 2007, pero GM insistió en que el Opel Insignia tenía prioridad y debía lanzarse antes al mercado que la siguiente generación del 9-5, así que hicieron un segundo restyling algo improvisado para estirar otros tres años las ventas del 9-5 de primera generación.

Cuando por fin llegó el nuevo Saab 9-5 al mercado en 2010, llegó en un momento de crisis mundial, con GM al borde del abismo financiero, deseando deshacerse de todo el lastre y con un mercado que no tenía dinero… ni siquiera quería ya berlinas, los SUV ya estaban en auge. El nuevo modelo tenía casi todo para triunfar: una buena tecnología, un diseño que volvía a hacer que los entusiastas de Saab encontrasen rasgos que llevaban años echando de menos… pero SAAB ya estaba sentenciada a muerte. Un coche excelente que nos perdimos. Apenas hay ejemplares de la berlina y sólo un puñado de SW que ni siquiera tuvieron tiempo de homologarse en la mayoría de mercados.

Peugeot RCZ: ya ni el TT se vendía bien

El RCZ llegó cuando los coupés ya no estaban de moda.

7 fotos

Ampliar

Cuando Audi presentó el TT acertó de pleno. No sólo su diseño rupturista enamoró, los vientos del mercado soplaban a favor y había optimismo y dinero en las calles como para que la gente se gastase los cuartos en un deportivo de capricho. En 1998 las cosas eran muy distintas a lo que se encontró Peugeot en 2009 cuando presentó el RCZ. Las crisis económicas hacen estragos en este tipo de coches que son llamativos, poco prácticos y caros en proporción a modelos más racionales. Para colmo de males, aunque la economía termina recuperándose y tras unos años vuelve la alegría y el gasto, el Peugeot RCZ nació en un momento en el que no había ganas de comprar coupés deportivos y, después, tampoco la gente quería coupés, quería SUV.

Lo mismo le sucedió a Audi con el TT. Después del pelotazo que dieron con la primera generación, las ventas del deportivo alemán no pararon de caer año tras año. El Peugeot RCZ es un excelente coupé deportivo. Las versiones tocadas por Peugeot Sport son una auténtica delicia y el diseño de su cúpula de cristal es una obra de arte, pero el mercado no quería ya este tipo de coches. Un coche interesante para guardar por si llegan otros aires… aunque difícil que lleguen.

Maserati Ghibli: las berlinas ya no triunfan

Maserati necesitaba ya un crossover en lugar de otra berlina que no se vendería.

7 fotos

Ampliar

Maserati no podía vivir de las ventas del Quattroporte y el Granturismo, necesitaba un modelo de volumen para hacer algo de caja. Así decide lanzar al mercado un «baby quattroporte» que esperaba vender como rosquillas frente a rivales como BMW, Mercedes o Audi. Así deciden desarrollar una berlina más pequeña que el Quattroporte, pero con temperamento Maserati y presentan el Ghibli, que lo tenía todo para triunfar… 5 años antes.

Cuando por fin se materializa el Ghibli, el mercado de las berlinas está en caída libre y, para colmo, los motores diésel también. El primer Maserati con motor diésel debería haber sido un bombazo de ventas, pero llegó cuando nadie quería otra berlina tradicional en un mercado enamorado de los todocaminos y que renegaba de los diésel que hasta entonces había idolatrado. Las ventas del Ghibli no han estado ni cerca de

Alfa Romeo Giulia: justo cuando hacía falta un SW

Como el Ghibli, el Giulia llegó cuando nadie quería berlinas.

7 fotos

Ampliar

La vida del Giulia de Alfa Romeo ha seguido un camino paralelo al del Ghibli… cuando por fin ha llegado, el mercado no quiere berlinas. Para colmo, Alfa Romeo decide eliminar la alternativa de una carrocería SW en el Giulia que sí estaba disponible en el 159 y que tiene bastante más mercado que las berlinas tradicionales, hasta el punto de que un modelo como el VW Passat abandone en la próxima generación la carrocería sedán y sólo se ofrezca como SW.

El resultado es que un modelo que debería haber sido clave para la recuperación del prestigio que se merece Alfa Romeo apenas ha calado en el mercado y el público sigue perdiéndose esta gran marca.

 

Ver información de los modelos

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche