Reportaje

5 coches feos pero excelentes

Coches feos pero buenos

6 fotos

Ampliar

21 de diciembre, 2021

Os presentamos a cinco coches que no tienen en su belleza su principal atractivo, pero que son realmente buenos y muy recomendables. Dicen que un libro no se debe juzgar por su portada, y aquí está claro que esto es cierto.

Todos los estudios de mercado de las marcas coinciden en afirmar que el principal factor de compra de un vehículo sigue siendo el diseño. Ya puedes tener el mejor coche, el más ecológico, el más rápido, el más lujoso, el más cómodo… como sea feo, no lo vas a vender. Aquí van 5 ejemplos de coches que fueron mejores que la media en sus segmentos y que, aunque no todos fueron fracasos comerciales, se merecieron muchas más ventas y reconocimiento del que tuvieron.

Fiat Multipla: no fue un fracaso, pero mereció más éxito

El Multipla era práctico, tenía un buen comportamiento dinámico y era más fiable de lo que la fama cuenta.

6 fotos

Ampliar

Cuando Issigonis diseñó un coche en el que el aprovechamiento del espacio debía ser máximo le salió un cochecito coqueto y con mucho carisma, el Mini original. Casi tres décadas después, cuando a Roberto Giolito le encargaron un utilitario de 6 plazas y apenas 4 metros de longitud lo que le salió fue el Fiat Multipla, repleto de detractores que lo consideran uno de los coches más feos de la historia, aunque a mí me parece original y con más gracia que algunos de los SUV que se venden ahora como rosquillas.

Giolito no lo tuvo nada fácil. Meter a 6 adultos en un coche de 4 metros de largo es complicado. Para empezar, está claro que no hay longitud suficiente como para hacer 3 filas de asientos, así que hay que meter a los 6 en sólo dos filas. El resultado es una carrocería anormalmente ancha para su longitud, lo cual rompe la primera regla de la elegancia: las proporciones. También tenía que ser alto para que pudieran ir sentados muy erguidos y con una línea de cintura muy baja para que los niños pudieran ver por las ventanillas en lugar de ir metidos en un pozo oscuro.

El diseño de Roberto Giolito cumplió con todas las necesidades y dio mucho que hablar. Lo cierto es que el Multipla tenía cualidades tan buenas que muchos hicieron la vista ciega y aún así lo compraron, de hecho, sus ventas no fueron tan malas y muchos todavía se pueden ver hoy circulando casi un cuarto de siglo después de su lanzamiento en 1998. Para muchos de los usuarios del Multipla, su coche es insustituible y es cierto, desde entonces no se ha vuelto a hacer un coche tan práctico como él.

Honda FR-V: el Multipla japonés

Práctico, con un buen rodar y buenas mecánicas, el FR-V fue un fracaso injusto.

6 fotos

Ampliar

Los japoneses tienen fama de ser prácticos. No hay más que ver los Kei Cars que arrasan en su mercado, cochecitos casi cúbicos para aprovechar el máximo espacio en carrocerías muy pequeñas. Cuando salió al mercado el Fiat Multipla les pareció un concepto perfecto y ellos mismos quisieron hacer lo mismo pero a su estilo. En 2004, casi seis años después que el Multipla, Honda tenía listo su propio modelo de 6 plazas colocadas en dos filas, el Honda FR-V.

Pese a ser casi 30 cm más largo que el Multipla, el FR-V no era más espacioso ni elegante que el Fiat y, además, sus líneas eran más convencionales (como le sucedió al Multipla tras su lavado de cara) y con menos personalidad. Lo que estaba a años luz en el Honda frente al Multipla era la calidad de acabados, los materiales y la seguridad. Sin embargo, todas sus buenas cualidades no sirvieron para evitar el fracaso comercial del modelo. En apenas 5 años se dejó de fabricar y durante ese tiempo apenas se vendieron cincuenta mil ejemplares.

Lo cierto es que el Honda FR-V es un coche práctico como pocos, con un buen comportamiento en carretera, bien equipado, seguro y muy fiable, pero no gustó.

Audi A2: demasiado pronto

El Audi A2 no era seductor estéticamente, pero conceptualmente era un acierto pleno.

6 fotos

Ampliar

Cuando Audi presentó el A2 en 1999 la prensa se echó las manos a la cabeza y el público se preguntaba cómo era posible que una marca de lujo como Audi sacase un coche tan caro, raro y de prestaciones tan modestas. «¿Un Audi con más anillos que cilindros?… ¡qué locura!». El mercado en 1999 no estaba preparado para un coche realmente inteligente y pensado con frialdad. El Audi A2 era práctico, aerodinámico, ligero y con motores muy eficientes (incluso había una versión con aerodinámica y peso mejorados que homologaba un consumo de menos de 3 l/100 km), el utilitario perfecto, pero ni su diseño ni sus prestaciones cuajaron.

Hoy en día el Audi A2 podría haber caído bien en el mercado, ya estamos acostumbrados a BMW de tracción delantera y tres cilindros y nadie se escandaliza ya por algo así. Sin embargo, durante su vida comercial a Audi le costó muchísimo conseguir vender los Audi A2 que fabricaba y su carrocería de aluminio era muy cara de producir. En los 6 años que estuvo en venta apenas se vendieron doscientas mil unidades de un coche que esperaban llegar al millón para amortizar el desarrollo de su carrocería ASF y sus mecánicas eficientes.

Como curiosidad, cuando se retiró del mercado en 2005, el Audi A2 pasó de ser un coche que no quería nadie a un coche lo bastante buscado como para que sus precios en el mercado de segunda mano estuviesen entre los más altos de su categoría, con un elevado valor residual que se mantiene todavía hoy pese a que es un coche con más de 15 años.

Nissan Cube: el Moco europeo

El Nissan Cube no cuajó en Europa, aunque ahora está bastante cotizado.

6 fotos

Ampliar

Aunque la primera generación del Cube era un coche más o menos convencional, la segunda y la tercera se convirtieron en coches de lo más exóticos. Su nombre europeo (en el resto del mundo se comercializa como Nissan Moco, ya te imaginas por qué aquí le cambiaron de nombre) deja claro que se trata de un cubo con ruedas, pero sus diseñadores llenaron de detalles estrafalarios unas formas ya de por sí controvertidas. El Nissan Cube no es simétrico y el lado izquierdo y el derecho son completamente diferentes, lo mismo que el cristal del portón trasero, formando una especie e ventana continua con el lado izquierdo.

El diseño del Cube es extremo y las reacciones que provoca también: o ves un coche horroroso o te encanta. Al igual que con los dos primeros de esta lista, el Cube es un coche muy práctico, muy espacioso para su tamaño (llegó a haber una versión de 7 plazas disponible) y con una buena fiabilidad mecánica.

Un punto débil de su peculiar diseño es su aerodinámica, prácticamente nula, lo cual hacía que sus consumos en autopista fuesen más altos de lo deseable.

Ver un Cube por nuestras calles es algo exótico porque se vendieron con cuentagotas. De hecho, el Nissan Cube es uno de esos coches que no se vende, se compra. Me refiero a que más que ser un coche que los concesionarios tenían en la exposición y trataban de vender a sus clientes, era el fan el que entraba por la puerta pidiendo que por favor le vendiesen un Cube.

Skoda Roomster: con buenas intenciones

El Skoda Roomster era práctico y duro.

6 fotos

Ampliar

En 2005 Skoda lanzaba al mercado el Roomster, un coche con un diseño que rompía un poco los esquemas. Su vista lateral recordaba a la de un modelo mixto, tipo Berlingo o Kangoo, pero en realidad era un turismo pensado para ser práctico. La puerta trasera con el enorme cristal y una cintura mucho más baja que en las puertas delanteras hacía que pareciese un coche modificado por un carrocero en lugar de diseñado así a propósito. En realidad los diseñadores de Skoda quisieron hacer un coche muy práctico y familiar, en el que los niños pudieran mirar por la ventana y ver el mundo en vez de la manilla de la puerta.

Quienes compraron un Roomster aceptando su peculiar diseño sufrieron el mismo problema que los que compraron un Multipla: ¿qué coche me compro después que me haga el mismo servicio que éste?.

El Roomster estaba bien fabricado, repleto de soluciones prácticas y con mecánicas muy fiables. No daba problemas y hacía un buen servicio. Además, aunque era raro, el Skoda Yeti hacía que casi hasta pareciese más normal el Roomster. Se mantuvo en el mercado 10 años y las ventas no fueron malas del todo, otro coche que aunque tenía un diseño peculiar, tenía tan buenas cualidades que consiguió convencer a bastantes clientes.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche