Consejo

¿Cuáles son las claves para mirar bien al conducir?

Ampliar

31 de julio, 2019

En verano hay que tener especial cuidado a la hora de circular debido a factores como el sol, la suciedad, los desplazamientos nocturnos y el aumento del tráfico, por lo que saber ver y mirar al volante es fundamental.

El 90% de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista, la inmensa mayoría, a través del parabrisas y del resto de los cristales de nuestro vehículo. Mediante estos datos, Carglass asegura que una buena visibilidad y estrategia de exploración visual son claves para aumentar la seguridad al volante. Por este motivo, la compañía de reparación y sustitución de parabrisas han lanzado unos consejos básicos que, aseguran, pueden ayudar a evitar accidentes y reducir sus consecuencias.

Los continuos cambios de condiciones del tráfico exigen al conductor constantes ajustes de su foco de visión para poder comprender lo que le rodea, y tomar las mejores decisiones. Además, en verano los factores que influyen en la conducción aumentan las dificultades. Esta situación empeora debido a los más de 90 millones de desplazamientos que habrá en las carreteras españolas durante esta época, según los datos de la DGT.

Te puede interesar: Cómo evitar un accidente con el coche por el calor

10 consejos para mirar al conducir de la forma más segura

  1. Mirar al frente y a lo lejos: esto nos permite anticiparnos a todo lo que pueda suceder por delante de nosotros.
  2. Hacer barridos visuales: es necesario realizar barridos de mirada transversales, para observar de derecha a izquierda, y longitudinales, desde el capó del coche hasta el punto más lejano. A más velocidad, más barridos longitudinales y, cuantos más elementos se puedan cruzar en nuestra trayectoria, más deben ser los transversales.
  3. Visión periférica: mientras que nuestro campo de visión normal es de unos 120º, la visión periférica nos permite tener un campo de hasta 180º. También, hay que tener en cuenta que a mayor velocidad, menos visión periférica.
  4. El “efecto túnel”: a partir de 130 km/h, comienza a parecer el efecto túnel. Es decir, el campo de visión pasa de 120º, en parado, a solo 30º, como si a nuestros lados solo hubiera paredes negras.
  5. Vas justo hacia donde miras: el fenómeno de la «fijación del objetivo» es cuando tendemos instintivamente a dirigir nuestro vehículo hacia el lugar al que apuntamos la vista. Esto hace que debamos dirigir la vista, y nuestro vehículo, hacia los puntos de escape en una situación de peligro, y no hacia el objeto que causa el peligro.
  6. Evaluar todo lo que nos rodea: conducir de forma segura implica mirar y evaluar constantemente todo lo que nos rodea. De esta manera podemos detectar posibles amenazas y estar prevenido frente a ellas.
  7. Saber lo que han visto los demás: un rápido cruce de miradas es suficiente para confirmar que otros conductores nos ven, antes de hacer una maniobra. Además, ellos también serán conscientes de que sabemos que nos han visto.
  8. Ver a través de otros coches: mirar a través de los otros vehículos nos permite anticipar acontecimientos, por ejemplo, ver las luces de frenado del coche que va dos por delante de nosotros.
  9. Los ángulos muertos: cuando hablamos de la zona que no alcanza nuestra visión hay que tener cuidado, especialmente, con las motocicletas cuando circulan entre hileras de vehículos.
  10. Los deslumbramientos: estos pueden cegarnos momentáneamente y ser muy peligrosos. En esas situaciones, lo primero es no mirar directamente a la fuente de luz, y dirigir la vista hacia una referencia que nos permita seguir circulando sin salirnos del carril. Lo mejor suele ser bajar la vista hacia la derecha, y buscar la línea de la carretera o el borde del arcén.

Cómo evitar que te deslumbren conduciendo de noche

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche