Alquilar un coche: los 10 puntos clave a tener en cuenta

Alquilar un coche: los 10 puntos clave a tener en cuenta

Si te vas de vacaciones y vas a alquilar un coche, debes tener en cuenta una serie de cosas para evitar desagradables sorpresas. ¿Qué cubre el seguro? ¿Quién puede conducir el coche? ¿Y si metemos el coche por un camino? Te damos las claves para que no te lleves un susto.

Llegan tus vacaciones, coges el avión, el tren o el barco y llegas a tu destino. Allí te dispones a alquilar un coche para moverte libremente por tu destino. ¿Es tu caso? Pues entonces te interesa lo que te voy a contar.

Algo tan habitual como alquilar un coche puede estar lleno de trampas, unas trampas que te pueden suponer un gran disgusto llegado el caso, principalmente por el desconocimiento existente a la hora de utilizar un servicio de esta índole. Te damos las 10 claves a tener en cuenta para que no tengas ningún problema durante tus vacaciones.

1 – ¿A quiénes cubren las pólizas contratadas?

Por normal general, los seguros de los vehículos de alquiler por defecto solo cubren al tomador de la póliza como conductor. Esto quiere decir que si se produce un accidente y conduce una persona diferente que no haya sido declarada expresamente en la póliza -lo que, obviamente, incrementa el coste de la misma-, el seguro no cubre ni siquiera los daños a terceros, pudiendo tener estos un coste astronómico.

2 – Seguro contra robo, imprescindible

Estar asegurado contra el posible robo del coche es imprescindible en los vehículos de alquiler, puesto que, de lo contrario, el arrendatario deberá hacer frente al valor del mercado del coche sustraído, además de otros gastos administrativos y la indemnización a la compañía de alquiler de vehículos en concepto de lucro cesante. Asimismo, por normal genera, hay que tener en cuenta que ninguna póliza ofrecida por una empresa de alquiler de vehículos cubre los objetos personales que se hayan podido dejar dentro del vehículo en caso de robo.

3 – ¿Está asegurado el coche en caminos y senderos?

La utilización del vehículo en determinados emplazamientos, como playas, pistas forestales o caminos vecinales no está cubierta en los seguros ofrecidos por las compañías de alquiler de vehículos, ni siquiera en las pólizas más completas. En general, cualquier vía no asfaltada, o asfaltada pero con graves deficiencias que puedan causar daños a los bajos del vehículo, queda fuera de la cobertura del seguro. Del mismo modo, la asistencia en carretera tampoco estaría cubierta, pudiendo suponer esto último un coste especialmente elevado en zonas de difícil acceso.

4 – Seguros con franquicia: ¡atentos!

La mayoría de compañías de alquiler ofrece seguros a todo riesgo, pero es habitual que estas pólizas incluyan franquicia. Esto implica que, ante cualquier siniestro de daños al vehículo en el que no sea posible identificar a un tercero culpable, será el usuario quien deberá hacer frente a los gastos hasta el importe fijado en la franquicia de la póliza, el cual oscila según la empresa.

5 – Revisar el estado del vehículo al recogerlo, imprescindible

A la hora de recoger el vehículo, es fundamental comprobar el estado del mismo y cerciorarse de que está libre de desperfectos, golpes o arañazos. De lo contrario, es posible que al entregar el coche se atribuyan dichos daños al uso que se le ha dado y la empresa de alquiler exija una indemnización al conductor. Por tanto, es necesario reflejar cualquier posible desperfecto en el contrato, siendo incluso conveniente hacer fotos en el momento de retirar el vehículo de alquiler.

6 – Posibles recargos no esperados. ¡Ojo!

Por lo general, las gestiones realizadas por las compañías de alquiler de vehículos conllevan recargos. Por ejemplo, si el conductor es multado, además de hacer frente al coste de la sanción, puede verse obligado a abonar una comisión a la empresa en concepto de gestión, con un importe que suele rondar los 50 euros. Primas similares también pueden aplicarse por otros conceptos, como exceder el kilometraje máximo establecido en el contrato de alquiler. En determinadas ocasiones, devolver el automóvil sucio puede conllevar un coste en concepto de “limpieza especial”.

7 – ¿Están cubiertas todas las incidencias?

Ni el mejor seguro de coche de alquiler lo cubre todo y en cuantía ilimitada. Así, es habitual que las pólizas no cubran problemas relacionados con los neumáticos, como pinchazos o reventones. De la misma forma, la asistencia en carretera tampoco suele cubrir algunas de las incidencias más habituales, como las relacionadas con la batería, la rotura o pérdida de llaves y la contaminación por combustible -es decir, que te equivoques de combustible al repostar-.

8 – ¿Y si viajas con niños?

Por mucho que se trate de un coche de alquiler, los niños deben ir sentados en el coche en su correspondiente sistema de retención infantil. Si por un casual no disponemos de un sistema de estas características, o simplemente decidimos no llevarlo, las empresas de alquiler de vehículos los alquilan. En caso de no utilizar estos sistemas y ser multados, recordad que además la compañía puede aplicaros un coste extra en caso de sanción, como os hemos dicho antes.

9 – ¿Y si sufro una avería?

En el caso de que nuestro coche de alquiler ser averíe, debemos consultar inmediatamente el contrato que hemos firmado, aunque lo ideal es haber planteado este supuesto en la oficina de alquiler para saber cómo reaccionar. Salvo en casos excepcionales específicamente autorizados, lo normal es que las compañías prohíban que los clientes arreglen las averías por sus propios medios.

10 – Y a la hora de devolverlo…

Para evitar cargos adicionales, devuelve el coche siempre dentro del día estipulado, y siempre en el horario que estén abiertas las oficinas. En el caso de haber cualquier discrepancia con la empresa de alquiler, siempre habrá más opciones de arreglarla cara a cara que vía telefónica.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Lucas 14 agosto, 2014

Joder, esto es peor q un parto

Jorge Morillo 14 agosto, 2014

La verdad es que alquilar un coche tiene muchos recovecos, pero merece la pena perder media hora en la empresa antes de retirar nuestro coche para cerciorarnos de que luego no hay problemas… y muchos, entre los que me incluyo, no siempre nos tomamos esta \”molestia\”.

Enrique 14 agosto, 2014

Totalmente de acuerdo, es mas, creo que un porcentaje muy alto de sus beneficios provienen de la no reparación de los pequeños golpes que no entran en la franquicia, que no revisamos y que nos vuelven a cargar a los siguientes o, por ejemplo, un arañazo que tenga el paragolpes, a cada uno que le haga un arañazo, le cobran como si fueran a reparar la pieza entera.

Antonio 17 diciembre, 2015

Y antes de revisar y contratar toca comparar precios! 🙂 http://www.rastreator.com/alquiler-de-coches.aspx

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba