Reportaje

10 coches míticos de los 70: del vaquilla al bandido

6 fotos

Ampliar

24 de enero, 2020

Los años setenta fueron ideales para los diseñadores, que pudieron plasmar algunos de los diseños más locos de la historia. Todo parecía posible. Aquí van algunos de los coches más míticos de la década de los setenta.

En los años setenta los españoles seguíamos conformándonos con lo que se fabricaba dentro de nuestras fronteras, pero teníamos más presente que antes las maravillas que había fuera. Para este lista de 10 coches míticos de los años 70, la mayoría de los modelos elegidos son automóviles con los que soñaron nuestros padres, incluyendo dos de los más excepcionales automóviles que se crearon en la década de los setenta.

Mientras aquí suspirábamos por los Seat 127 y 131, en Europa arrasaban los Renault 16, la nueva Serie 3 de BMW o el fastuoso Citroën SM que a este lado de los pirineos llegaban con cuentagotas.

Seat 124 Sport: el sueño del vaquilla

El Seat 124 Sport 1600 era todo un lujo en su época y hoy se cotiza como clásico.

6 fotos

Ampliar

Con la entrada de la nueva década llegaba al mercado la versión española del Fiat 124 Sport presentada unos meses antes en Turín y se abría para los españoles una nueva puerta a un deportivo de altas prestaciones para la época. Su motor 1.600 de doble árbol de levas superaba por los pelos los 110 CV y hacía que la atractiva silueta de 2 puertas del Seat 124 Sport llegase a los 180 km/h.

Puede que te interese: historia y evolución del Seat 124

Bonito, rápido y con un interior muy llamativo, el Seat 124 Sport era lo máximo a lo que aspiraban en España los amantes de los coches deportivos. Entre los afortunados que se lo podían permitir estaban famosos como la cantante Carina o el boxeador Urtain.

Citroën GS: sofisticado y práctico

Así se presentó el Citroën GS en 1970.

6 fotos

Ampliar

Justo con el inicio de la década se presentaba el Citroën GS, una berlina media que destacaba por su tecnología moderna y sobresaliente confort gracias a la suspensión hidroneumática que, además, proporcionaba una seguridad activa sin parangón en la época.

Gracias a que la factoría de Vigo era uno de sus centros de producción, el GS se pudo vender dentro de nuestras fronteras y era la alternativa sofisticada a modelos más arcaicos técnicamente como el Seat 124.

Historia del Citroën GS

En apenas 4 metros de longitud ofrecía un interior espacioso para cinco pasajeros y un maletero de formas muy cúbicas y aprovechables. Gracias a la genialidad de la suspensión hidroneumática, la altura de la carrocería se mantenía constante fuera cual fuese la carga que transportase y, además, podía regularse en altura para poder acceder a pistas y caminos.

Chrysler 180: anticuado pero cómodo

El Chrysler 180 tenía un diseño anticuado, pero era confortable y un lujo para los españoles de los setenta.

6 fotos

Ampliar

En la década de los setenta Chrysler era la propietaria de Simca y, aunque de nombre americano y concepción también muy del estilo del otro lado del Atlántico, el Chrysler 180 era en realidad un modelo desarrollado en Europa por Rootes y Simca.

Conceptualmente era un coche muy arcaico en el que no se arriesgaba nada, aunque sí muy confortable gracias a unos formidables butacones y un interior espacioso. Las ventas no fueron un éxito en ningún mercado, aunque en España era uno de los modelos de más lujo que se podían comprar, ya que se producía dentro de nuestras fronteras, en la factoría de Villaverde fundada por Eduardo Barreiros.

A nuestro mercado sólo llegaron los modelos con el motor 1.800 y el 2 litros con cambio automático, además de producirse algunas unidades equipadas con mecánicas diésel que era muy demandado por los taxistas.

Dodge 3700 GT: el mejor coche de España

El 3700 GT se hizo famoso tras el atentado de Carrero Blanco.

6 fotos

Ampliar

Hasta que el Citroën CX comenzó a producirse en la factoría de Vigo varios años después de su presentación, el mejor coche que se podía comprar en España sin tener problemas con los cupos de importación era el Dodge 3700 GT, la última evolución de los Dart.

Su motor de 6 cilindros de 3,7 litros de cilindrada con 165 CV era lo máximo a lo que se podía aspirar y sólo los más afortunados y los ministros se lo podían permitir. Su carrocería tenía un estilo muy americano y unas proporciones muy llamativas, con un techo bastante bajo y una gran anchura que hacían que pareciese todavía más grande de lo que en realidad era, aunque llegaba a los 5 m de largo.

El 20 de diciembre de 1973 este modelo se hizo más famoso todavía por el atentado mortal contra Carrero Blanco.

Simca 1200: adelantándose al Mégane II

El Simca 1200 tenía un excelente comportamiento en carretera y una concepción muy moderna.

6 fotos

Ampliar

El Simca 1200 era la otra alternativa junto con el GS o el R12 al Seat 124. De concepción muy moderna, era un coche muy cómodo, con un excepcional comportamiento en carretera y unas mecánicas muy alegres. Su diseño era muy peculiar, sobre todo en la zaga, con un tercer volumen que parece insinuarse en el portón trasero, una solución que se vería más tarde en la segunda generación del Renault Mégane.

Amplio para su tamaño, cómodo y muy divertido, el Simca 1200 se fabricó en la factoría de Villaverde y gracias a ello pudimos disfrutar de él en nuestro país. El más deseado era el Simca 1200 Ti (ojo con la i, seguía siendo de carburación, no de inyección) que montaba el motor de 1.442 cm3 y 85 CV que le otorgaban unas prestaciones por encima de la media en la época. Además, gracias a unas suspensiones muy bien planteadas y su bajo peso, se podía sacar mucho partido de esa potencia, se podría considerar como algo así como un GTi nacional.

Peugeot 504: inagotable

El Peugeot 504 traspasó nuestras fronteras al fabricarse en la factoría de Vigo.

6 fotos

Ampliar

Nació a finales de la década precedente, pero fue en los setenta cuando más se extendió su fama. El Peugeot 504 también lo pudimos disfrutar en nuestro país gracias a que se produjo en la factoría de PSA en Vigo entre 1977 y 1980.

El Peugeot 504 se convirtió en un mito por su extremada fiabilidad mecánica, siendo muy frecuente encontrarse con ejemplares de este modelo en los lugares más recónditos del planeta, algo que le sirvió para ser el protagonista de uno de los especiales de Top Gear en la BBC.

Lamborghini Countach: ¿de verdad tiene casi medio siglo?

Cuesta creer que este diseño tenga casi medio siglo.

6 fotos

Ampliar

En 1974 todo el mundo se quedó fascinado al desvelarse el Lamborghini Countach. No había existido nada parecido salvo concept cars de salón e incluso hoy en día cuesta creer que este diseño tenga casi medio siglo.

Ancho, pegado al asfalto y repleto de aristas y entradas de aire para la refrigeración de su portentoso V12 colocado en posición central/trasera, el Countach dejaba anticuado al mismísimo Miura y se convertía en el coche más deseado en casi todo el mundo, un supercoche excepcional, no sólo por sus prestaciones, también por su diseño y detalles como sus puertas de tipo élitro.

Las habitaciones de los jóvenes empezaron a decorarse con posters del Countach e incluso Ferrari se sintió contra las cuerdas ante la imponente vista del nuevo modelo de Lamborghini.

Lancia Stratos: el OVNI del Mundial

Así lucía la versión «stradale» del Lancia Stratos en 1972.

6 fotos

Ampliar

En 1971 se presentó el que probablemente sea el coche de rallys más atípico de la historia, un bólido con unas formas más propias de un coche de circuitos que para correr por los tramos más rotos del Acrópolis o en África, el Lancia Stratos.

Equipado con el motor V6 desarrollado para el Ferrari Dino, el Stratos era el arma a batir en el Mundial de Rallys, alzándose con los títulos de 1974, 1975 y 1976. Sus victorias eran tan abrumadoras que sólo hubo una manera de bajarlo del podio: que Fiat prefiriese promocionar el 131 Abarth, retirando al Stratos de competición.

Pequeño y afilado, el Stratos era más una especie de nave espacial con ruedas que un coche, un sueño inalcanzable no sólo para los españoles, ya que se fabricaron menos de 500 ejemplares cotizadísimos en la actualidad.

Mercedes W116: nace la Clase S

El Mercedes Clase S W116 destacó por su calidad y por sus prestaciones.

6 fotos

Ampliar

En 1972 se presentó el primer Mercedes Clase S, con código interno W116. Esta berlina introdujo una serie de importantes novedades tecnológicas en su día, lo que le llevó a ser nombrado coche del año en 1974, un título que rara vez se ha otorgado a coches de este precio.

El Mercedes W116 destacó especialmente en el apartado de la calidad, el confort y la seguridad, pero también en el de las prestaciones, llegando a montar el potente motor V8 de 6,9 litros del Mercedes 600, lo que lo convertía en la berlina más potente de la época.

Entre sus peculiaridades tecnológicas está el haber llegado a montar la suspensión hidroneumática patentada por Citroën, pero al estar ésta prohibida en los EE.UU. y ser aquel su principal mercado, sólo la empleó durante unos pocos años.

Fue el primer automóvil en instalar un sistema de frenos ABS electrónico.

Pontiac Trans Am Firebird: el caradura

El Pontiac negro con el águila dorada en el capó fue todo un icono en los setenta.

6 fotos

Ampliar

La serie de 1977 «Los Caraduras» inmortalizó y llevó a la máxima popularidad al Pontiac Trans Am Firebird hasta convertirlo en uno de los coches más míticos de la década que estaba a punto de acabar.

Este deportivo americano fue muy popular gracias a la serie, pero sus ventas no fueron tan masivas como las de otros rivales debido a que su precio estaba un poco por encima de otros modelos como el Camaro o el Mustang.

Su silueta es inconfundible y los colores negro y dorado todo un icono replicado en los modelos de competición patrocinados por John Player Special.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche