Reportaje

10 coches míticos de los 60: del 600 al Miura

5 fotos

Ampliar

16 de enero, 2020

La década de los sesenta dejó atrás definitivamente las penurias de la guerra y el optimismo se notaba claramente en los nuevos modelos. Ésta es nuestra selección con algunos de los coches más emblemáticos de la década de los sesenta.

Tras la lista de los 10 coche míticos de los años 50, llega ahora la de los coches de los 60. Hace ya sesenta años de aquella década en la que definitivamente se dejaba atrás la Segunda Guerra Mundial y todo tenía más color y optimismo. Europa ya no se lamía las heridas y en España empezaba a progresar la economía, aunque a otro ritmo que el de nuestros vecinos, algo que queda patente en los coches de la década, muy distintos dentro y fuera de nuestras fronteras.

Seat 600: monopolizador

El Seat 600 motorizó toda una generación.

5 fotos

Ampliar

Aunque la producción del 600 comenzó en la década anterior, el boom de ventas y la motorización de los españoles tuvo lugar en la década de los sesenta. Para muchos el Seat 600 sirvió para motorizar un país, otros pensamos que realmente monopolizó el mercado y cerró las puertas a otros fabricantes, entre ellos el propio Eduardo Barreiros.

Pelotilla, ombligo, seílla… el pequeño seiscientos se convirtió en uno más de la familia, casi más una mascota que un coche y recibió infinidad de apodos.

Sencillo, pequeño y de bajo mantenimiento, era un coche perfectamente adaptado para las necesidades de una sociedad que empezaba a progresar y modernizarse.

Simca 1000: el filete del pobre

El Simca 1000 fue apodado el filete del pobre por el eslogan de su publicidad.

5 fotos

Ampliar

Más lujoso que sus rivales de Seat, mejor fabricado, con mejor comportamiento dinámico y también más espacioso, el Simca 1000 era un buen producto, pero ensombrecido por una Seat propiedad del Instituto Nacional de Industria que contaba con todas las puertas abiertas que a Barreiros se le cerraban.

En contra de lo que contaba la popular canción, los asientos del Simca 1000 sí eran reclinables y ofrecía un notable confort a sus pasajeros, además de disponer de unas mecánicas con bastante brío.

La publicidad de la época lo anunciaba como «El cinco plazas con nervio» y pronto comenzaron los «memes» de la época, que empezaron a llamarlo «el filete del pobre», porque era para cinco y encima tenía nervio.

Renault 8: adiós a las viudas

El Renault 8 sobresalía por sus prestaciones.

5 fotos

Ampliar

El Renault 8 fue otro de los grandes coches de la España de los sesenta, una berlina media que sobresalía por su espacio, sus prestaciones y su peculiar sonido.

Producido por FASA en la factoría de Valladolid, el R8 era uno de los coches más deseados por los españoles, sobre todo las versiones TS más prestacionales y con su frontal de dobles faros. Aunque conceptualmente era muy parecido a su predecesor, el Renault Dauphine (Ondine o Gordini según versiones), el Renault 8 mejoraba mucho su estabilidad y se pudo quitar de encima el sobrenombre de «el coche de las viudas» que marcó la vida de su antecesor.

Las copas de competición del Renault 8 fueron una formidable escuela para toda una legión de pilotos que tuvieron su oportunidad gracias a este modelo.

Seat 1500: el taxi de Peret

Este Seat 1500 es propiedad del propio Salón de Barcelona, de los últimos vehículos matriculados con las primeras series de números.

5 fotos

Ampliar

El Seat 1500 llegó a España en 1963, donde se produjo sólo la versión con el motor de 4 cilindros, desestimándose el potente 6 cilindros del Fiat 2300 con idéntica carrocería pero mejor equipamiento.

Era una berlina de cierto lujo en nuestro país y un coche muy usual en los taxis de las principales ciudades. Gracias a ello, ha quedado inmortalizado en numerosas películas de la época, en las que era frecuente ver un Seat 1500 negro con una franja roja por las calles descongestionadas de tráfico de aquellos años.

Entre esas películas está «Amor a Todo Gas», que no es ninguna precuela de la saga «A Todo Gas» sino la historia de un taxista protagonizada por Peret y su Seat 1500.

Alpine A110: el más deportivo de España

El Alpine A110 fue el sueño de muchos españoles.

5 fotos

Ampliar

Fue el coche más deportivo que se fabricó en nuestro país en su época y uno de los más ansiados por los españoles de los años sesenta y setenta.

El Alpine A110 se produjo en la factoría de FASA-Renault y enamoraba por sus líneas deportivas y por sus prestaciones, aunque los modelos fabricados en España equipaban motores más descafeinados que los franceses.

Videoprueba: reunimos al nuevo Alpine A110 con sus antecesores

Gracias a su ligereza y buen rendimiento, el Alpine fue también uno de los preferidos para las competiciones de la época, aunque su precio hacía que no fuese accesible para cualquiera, siendo uno de los modelos más caros de fabricación nacional, sólo por debajo de los enormes Dodge Dart producidos por Barreiros.

Mercedes W111: el mítico «colas»

El Mercedes W111 era conocido en España como «el colas», por sus aletas traseras.

5 fotos

Ampliar

Aunque el Mercedes W111 se presentó en 1959, su gran difusión sería durante la década de los sesenta y era un coche muy conocido en España porque solía ser en el que regresaban de Alemania muchos de los emigrantes que venían a pasar sus merecidas vacaciones con la familia.

Pese a que aquí estaban prohibidas las importaciones de vehículos, precisamente por la cantidad de emigrantes, fue un modelo relativamente frecuente en nuestras carreteras, uno de los coches con los que soñaban los españoles de aquella época.

La peculiar forma de sus aletas traseras hizo que fuese más conocido como «Mercedes Colas»,

BMW 2002: BMW despega

El 2002 fue el punto de partida de la Serie 3 de BMW.

5 fotos

Ampliar

En 1966 se presentó la familia «o2» de BMW y supuso el resurgir de la marca y, además, lo hizo condicionando en gran medida los genes de su futura historia.

De la saga «o2» el más conocido es el BMW 2002, una berlina compacta de 2 puertas que llamó la atención entonces por sus buenas prestaciones y un comportamiento dinámico muy vivo, sin duda el precursor del «¿te gusta condicir?» que identifica a los BMW como los conocemos en la actualidad.

El máximo exponente de prestaciones de esta saga sería el famoso BMW 2002 Turbo, considerado uno de los precursores de la sobrealimentación en los coches de calle, aunque su producción dista mucho de poder ser considerado un coche de gran serie.

Lamborghini Miura: nada volvió a ser igual

El Miura fue una revolución en la década de los sesenta.

5 fotos

Ampliar

Llegó con el final de la década y fue toda una revolución, una nueva concepción de deportivos que acabaría por imponerse de tal manera que todos los supercoches copiarían su disposición mecánica con el motor central-trasero.

El Lamborghini Miura era elegante, deportivo, sutil y brutal al mismo tiempo, un coche que sigue despertando incluso más admiración en la actualidad que cuando nació hace ya más de medio siglo.

Ford Mustang: el baby boom de la paz

Primera unidad de Ford Mustang vendida en 1964.

5 fotos

Ampliar

El Ford Mustang se convirtió en uno de los mayores fenómenos sociales de la época de los sesenta. Nació para motorizar a los jóvenes nacidos del baby boom que tuvo lugar al retornar los jóvenes soldados de la Segunda Guerra Mundial a sus hogares.

Por primera vez en la historia, un gran número de jóvenes de apenas 20 años tendrían juventud y dinero como para disfrutar de ambas cosas. El Mustang nació sabiendo esto y se convirtió de inmediato en el éxito que se esperaba de él.

Ford Mustang, el caballo español que conquistó américa

En poco más de un año ya se habían superado el millón de unidades producidas y desde entonces sigue siendo el deportivo más vendido en todo el mundo, año tras año.

Chevrolet Corvette Sting Ray: el mito se perpetúa

El Sting Ray es uno de los Corvette más cotizados.

5 fotos

Ampliar

En 1963 se presentó la segunda generación del Chevrolet Corvette, un coche que tuvo la difícil misión de suceder a un modelo que logró un importante éxito de ventas. Su diseño rompía por completo con el estilo del Corvette precedente, pero rápidamente enamoró al público y sus faros retráctiles se convirtieron en una seña de identidad para las futuras generaciones del Corvette.

El modelo de ventana trasera partida es en la actualidad uno de los más cotizados debido a su escasez, apenas se produjo durante un año.

A esta generación la sucedió el Corvette C3 Stingray en 1968. La similitud entre Sting Ray y Stingray crea cierta confusión entre algunos aficionados, pero son generaciones diferentes.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche