Reportaje

10 coches más conocidos por su apodo: de la vagina a la cucaracha

Ampliar

28 de mayo, 2020

Hay coches que son más conocidos por su apodo que por su denominación comercial. En algunos casos incluso se ha llegado a olvidar el nombre original. Aquí van diez ejemplos.

En nuestra cultura es muy frecuente el uso de apodos. Todos tenemos en la pandilla algún amigo al que no llamamos por su nombre real, y lo mismo pasa en el mundo de los coches, sobre todo con aquellos que tienen más carisma. Que un automóvil se gane un sobrenombre puede deberse a dos cosas: o que la gente lo vea con cariño y casi como una persona y de ahí su apodo, o que cause repulsa y más que un apodo sea un insulto.

Vamos a dar un repaso a 10 coches que son tan conocidos por su apodo que la mayoría de la gente no sabe cuál era su verdadera denominación comercial.

Volkswagen 1.200: el Escarabajo

El Escarabajo es reconocido en todo el mundo por su apodo.

1 fotos

Ampliar

Volkswagen no se rompió mucho la cabeza buscando un nombre a su modelo. Cuando nació era el único que tenía en catálogo, así que se llamaba simplemente Volkswagen (bueno, cuando nació se llamaba KdF, pero como ese nombre se lo puso Hitler, después de la Guerra Mundial lo rebautizaron). Cuando salieron más modelos como la furgoneta (Typ 2) o los 1.500 (Typ 3) y 411/412 (Typ 4), el simpático Escarabajo se conformaba con denominaciones que hacían referencia a su cilindrada (1.200 o 1500) o a sucesivas generaciones (1302, 1303).

Tal vez te interese: historia de Volkswagen

Casi desde el primer momento, el público lo recibió más como una mascota que como un coche y pronto le pusieron mote. Cada país lo dice de una forma en su idioma: käfer, coccinelle, fusca, beetle… este coche llegó a todos los rincones del planeta y en todos es mucho más conocido como «el Escarabajo». El motivo es evidente: sus formas recuerdan a las del coleóptero.

Ford Edsel: la Vagina

El Edsel fue uno de los mayores fracasos de la historia del automóvil.

1 fotos

Ampliar

Otro coche que se ganó el apodo por su estética fue el Ford Edsel, aunque aquí el mote fue mucho menos simpático y con mucha mala leche, de hecho, era más un insulto que un apodo. La peculiar forma de la coraza delantera del Edsel hizo que el público lo conociese popularmente como «la vagina».

10 coches que arruinaron a sus marcas

Fue uno de los mayores fracasos de la industria del automóvil y el mayor de Ford, que no quebró porque era la compañía más fuerte del mundo en ese momento.

Mercedes 300 SL: el Alas de Gaviota

La forma de las puertas dieron nombre a este modelo.

1 fotos

Ampliar

La peculiar forma de las puertas del Mercedes 300 SL es por lo que es mundialmente conocido como «Gullwing» o «Alas de Gaviota». Su mote es tan conocido que mucha gente no sabe que su verdadero nombre es 300 SL. Teniendo en cuenta la fama de los alemanes de tacaños, sus puertas no fueron un capricho de los diseñadores sino una necesidad.

10 coches míticos de los años 60

El chasis tubular del Mercedes 300 SL era muy ligero (de ahí lo de SL, de sport ligero) pero para conseguir rigidez obligaba a unos pontones laterales muy altos. Con ese umbral tan alto de acceso, si la puerta no se llevaba consigo parte del techo sería imposible acceder al habitáculo. Esas puertas de apertura vertical eran la forma más barata de conseguir que fuese accesible sentarse a los mandos de este formidable automóvil. Una solución técnica se convirtió así en todo un símbolo y, sin duda, elevó al Mercedes Alas de Gaviota a la altura de mito.

Mercedes W111: el Colas

La forma de las aletas traseras le valieron su apodo.

1 fotos

Ampliar

De nuevo las formas son las que han dado lugar al mote del coche, en este caso son las aletas traseras las causantes. Cuando Mercedes presentó su modelo W111, la moda de las grandes aletas traseras puntiagudas que se habían extendido en los EE.UU. ya estaba en declive, pero los diseñadores de Mercedes las pusieron en su berlina. El modelo de 2 puertas no las tenía y su diseño era más equilibrado, pero esa característica zaga un poco anacrónica tuvo su público y le dio personalidad al coche.

Historia del Mercedes W111

En España, y en medio mundo, esta generación de la berlina de Mercedes es conocida como «el colas» por la forma de sus aletas traseras.

Alpine A110: la Zapatilla

Al ser tan bajito y pegado al suelo lo empezaron a llamar Zapatilla.

1 fotos

Ampliar

En España el Alpine A110 fabricado por FASA era el coche más deportivo que se producía dentro de nuestras fronteras, que estaban cerradas a las importaciones, así que el pequeño Alpine era el bólido con el que soñaban los conductores más sport de la época.

Videoprueba de todas las generaciones de Alpine

El Alpine A11o es un coche muy compacto y muy bajito. No sólo está casi pegado al asfalto, es que su techo también está prácticamente a la altura de la cintura de un adulto. Esta forma tan peculiar y el ir a ras del suelo hizo que pronto se le fuese conociendo como «el Zapatilla».

Citroën DS/ID: el Tiburón

Su perfilada y aerodinámica silueta hizo que fuese conocido popularmente como Tiburón.

1 fotos

Ampliar

El Citroën DS tenía unas formas muy singulares, con un diseño que rompía con todo lo establecido hasta entonces. Sin calandra, muy aerodinámico, con las ruedas carenadas, los intermitentes traseros en los vierteaguas… no había ni ha habido nunca nada igual.

Sus afiladas formas hicieron que en España pronto se conociese como «el tiburón», aunque a mí me gusta más el apodo que le dieron los portugueses y también los argentinos: el Citroën Sapo, realmente la primera generación del «tiburón» recuerda más a un sapo que a un tiburón, con los faros muy saltones sobre las afiladas aletas delanteras, como los ojos de una rana. La segunda generación, con los faros carenados rediseñados por Robert Opron, sí se asemeja más a un tiburón. En España casi nadie sabe que este modelo de Citroën se llama en realidad DS o ID, todos lo conocen por «tiburón» o «el palas» que en realidad era un nivel de acabado, no el nombre del modelo.

Alfa Romeo SZ: el Monstruo

El motor V6 del Alfa Romeo SZ tiene un sonido que es música para los oídos.

1 fotos

Ampliar

El último Alfa Romeo de tracción trasera hasta la llegada del formidable 4C fue el Alfa Romeo SZ, un deportivo cuyo diseño no deja indiferente a nadie: o lo amas o lo detestas. Tomando la base mecánica del Alfa Romeo 75 con el formidable V6 Busso de 3 litros y el eje trasero De Dion con la caja de cambios atrás para equilibrar los pesos, Carrozzeria Zagato elaboró uno de los diseños más originales.

Sus formas tan abruptas y el hecho de que para muchos resultase horroroso hizo que pronto fuese conocido con el apodo de «el Monstruo».

Comparativa Alfa Romeo SZ vs Alfa Romeo 4C

Para mi gusto es un coche único, muy original y ese guiño con los 6 faros delanteros obra de Robert Opron me enamora. Es uno de los Alfa Romeo más cotizados en la actualidad, aunque en su día costó vender todos los ejemplares producidos, de hecho, se fabricaron menos de los que estaban previstos.

Biscuter: el Sin-Sin

Diseñado por un ingeniero aeronáutico, aquí era conocido como el «sinsin».

1 fotos

Ampliar

En este caso no es el diseño lo que le ha valido el mote a este pequeño utilitario y lo de Sin-sin en el Biscuter no quiere decir «sin puertas» , «sin techo» o «sin marcha atrás», que también era posible. Este microcoche fabricado en duraluminio y diseñado por Voisin, que fabricaría alguno de los coches más lujosos de principios de siglo, era la simplicidad personificada y una solución práctica para moverse en la posguerra española.

Poco más caro que una moto, la gente empezó a llamar el Sin-Sin al Biscuter haciendo referencia a «sin dinero para comprar un coche y sin arrestos para conducir una moto».

Simca 1000: el Filete del Pobre

El Simca 1000 fue apodado el filete del pobre por el eslogan de su publicidad.

1 fotos

Ampliar

El Simca 1000 también se ganó un apodo algo despectivo en España y que no tenía nada que ver con su diseño ni con ningún defecto sino con el slogan de su publicidad. El Simca 1000 era un coche excelente, pero en nuestro país Seat prácticamente monopolizaba el mercado. Más potente, mejor terminado y más cómodo que el Seat 850, el Simca 1000 (al que por cierto, sí se le reclinaban los asientos, no como dice la famosa canción), la publicidad de la época decía: «Simca 1000, el 5 plazas con nervio».

En realidad no era un mal eslogan, realmente era un coche con unas prestaciones muy honestas para la época y con 5 plazas, pero ya sabemos como somos los españoles sacando punta a las cosas. En la época no se habían inventado los «memes», pero al Simca 1000 pronto se le empezó a llamar «el filete del pobre» porque era un filete para cinco y encima la carne tenía nervios.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Txuchin

    La mayor parte de los motes no los conocía y eso que salvo los mercedes, los «aigas» y el Alfa, los he conducido todos… debe ser del riego.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche