*

VW Multivan PanAmericana 2.5 TDI 4Motion

6 Marzo, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

El monovolumen de talla extra larga de Volkswagen no encuentra parangón entre la competencia. Destaca por la versatilidad de su habitáculo, por un amplísimo equipamiento de serie y por una dinámica de conducción no muy lejana a la de un turismo medio. La tracción integral 4Motion le confirma dentro del firmamento Premium.

23

El Multivan Panamericana de Volkswagen es quizá el vehículo de la firma alemana que mejor se identifica con la traducción literal del nombre de la marca. No en vano, volkswagen significa, en español, coche del pueblo. Si nos remontamos a sus ancestros, este monovolumen de talla extra grande fue, en su día, símbolo de toda una generación a mediados de los 50. Tiempo de posguerra, representó a la perfección el espíritu de libertad, desenfado y asueto a ambos lados del Atlántico.


En hoyMotor nos fuímos de fin de semana a sus mandos para extraer todo el jugo de este auténtico Businnes Class, y os aseguramos que da mucho juego. En carretera por los cruceros que permite mantener, pero también como conato de sala de reuniones y conferencias e incluso, permitirnos la licencia, como espacio improvisado de pernocta. Un competidor vestido de etiqueta que enfrenta rivales de peso como los Chrysler Grand Voyager, Mercedes Clase V/Viano, Renault Grand Space y Ssangyong Rodius. Sin embargo, es el mejor de la categoría.

Interior

El aprovechamiento del habitáculo se explica a partir de sus 4.890 mm de longitud, 1.904 de anchura y 1.970 de altura; la batalla asciende a 3.000 mm. Estas cotas esconden un mundo de posibilidades interiores. Y eso que ya desde fuera promete.


Por partes. El puesto de conducción es idóneo para tratarse de un vehículo de estas características, muy ergonómico: todo queda al alcance -la palanca del cambio, por ejemplo, nace de la consola y queda realmente a mano-, si bien no iguala el confort de un monovolumen de última generación. Tampoco lo pretende, y eso que se apróxima mucho.


La calidad de los materiales, sin grandes alardes, es más que correcta, y el ensamblaje impecable, como es tradición en el grupo VAG.
El asiento del conductor se regula en altura y la butaca dispone de apoyabrazos en ambos lados, lo que acentúa la sensación de independencia. Por fisionomía, se conduce desde una posición de por si elevada, aspecto que, unido a su gran superficie acristalada dota al conductor de inmejorables condiciones de visibilidad. A todo ello los asientos, todos del mismo tamaño, son realmente cómodos: resultan firmes y van calefactados, de modo que no castigan el cuerpo en trayectos de larga distancia.


El módulo delantero se completa con airbag frontal, airbag de tórax y de cortina -todos de serie- para conductor y acompañante. Detrás, la modularidad se apoya en raíles instalados en el piso que permiten desplazar a placer los 4 asientos restantes -el coche homologa 6 plazas-. Las 2 butacas de la segunda fila, como el resto tapizadas en cuero, pueden girar sobre su eje 180º -opción por 411 euros-, lo que favorece el diálogo con los ocupantes de las plazas finales, e incluso improvisados picnic a bordo, pues además equipa una mesa desplegable de serie.


Como novedad, monta respaldos abatibles hacia delante, para configurar una superficie de carga nivelada y homogénea. A todo ello, los asientos de las filas 2 y 3 pueden desmontarse con facilidad, sin herramientas, llevándolos a una posición de salida en los raíles. Esta solución permite instalar, además de las citadas butacas, una banqueta corrida y reclinable, y hasta una mesita en cualquier punto de la trasera.


Si optamos por vaciarlo disfrutaremos de un espacio diáfano y homogéneo. Con todo el pasaje a bordo no hay un maletero como tal, lo que no deja de ser una historia para viajar, pero vacío ofrece unos siderales 4.500 litros, para meter de todo. No faltan, además, 6 anillas de amarre para estibar la carga.


Todas las plazas integran cinturones de 3 puntos. En opción puede llevar airbag laterales -406 euros-. De hecho, es el único modelo de la categoría que los ofrece.


El equipamiento de la unidad probada se completa, entre otros, con aire acondicionado Climatronic, que permite diferenciar 3 ambientes: conductor, copiloto y plazas traseras, mediante difusores en el techo. Y no se anda por las ramas: talonario en mano puede dotarse de radio navegación con pantalla en color, 8 altavoces y cargador de CD, control de velocidad, volante multifunción -el aro es regulable en altura y profundidad de serie-…

Comportamiento y Prestaciones

Entre los grandes atributos de este súper pullman, se encuentra su mecánica turbodiésel 2.5 de 5 cilindros en línea  y 130 CV. Libera 340 Nm de par máximo, disponible, a 2.000 rpm. Estos valores hacen posible un 0 a 100 km/h de 12,2 segundos, más que notables en un automóvil de este tipo. Obviamente no es un tiro, ni persigue el rendimiento prestacional de un turismo de alto rendimiento, pero empuja con brío desde el rango más bajo del cuentavueltas y siempre responde enérgicamente, con nervio.


El grupo motopropulsor se completa con una cambio manual de 6 velocidades y, ojo, con tracción integral 4Motion en esta versión, muy recomendable para afrontar trazados sinuosos si vamos ligeritos, o bien para abordar con garantías terrenos offroad de baja dificultad.


A medida que se incrementa la velocidad el hacer del Multivan se torna más y más satisfactorio. Mantiene elevados cruceros con una suficiencia que sorprende, y nunca adolece de fuerza: siempre transmite empuje, aunque lo haya más potente -TDI de 174 CV-. Además, su confort de marcha se asemeja al de un turismo gracias a un tren de rodaje de alta gama que procura un gran comportamiento dinámico. Mucho tiene que ver en este apartado la rigídez de un chásis que responde fielmente a lo que se le pide. Además, la tracción total neutraliza muchos errores, leyes de la física al margen. Y, como guinda, cuenta con el auxilio del ESP con asistente de frenada, todo de serie.


Pese a todo, no hay que olvidar que hablamos de un coche de 2.274 kg que, lógicamente, tiene sus inercias. Cargado a tope llega a 3 toneladas, y aunque sus cualidades dinámicas en esa cota siguen siendo muy buenas, conviene ser consciente de lo que llevamos entre manos y anticiparse a la jugada: frenadas o virajes comprometidos pueden jugar malas pasadas, por más que el equipamiento contemple 4 discos y asistentes tipo ABS.


En suma, una joya que se desenvuelve con soltura en todos los frentes. Sobresale por capacidad y versatilidad, pero además ofrece una dinámica no lejana a la de un monovolumen medio. Tampoco penaliza el consumo: emplea 8,3 litros a los 100 km en ciclo combinado según datos oficiales, que se ajustan bastante a la realidad. Todo depende de gustos y necesidades, pero los 59.942 euros que cuesta parecen hasta razonables tanto por su hacer general como por equipamiento, tracción 4Motion, rendimiento… Y hasta valor residual. Vaya, de lo más recomendable.

Destacable

– Calidad general.
– Motor y aptitud offroad.
– Amplitud interior.

Mejorable

– Precio elevado.
– Maletero con 6 ocupantes.
– Rumorosidad mecánica.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba