*

VW Beetle 1.6 TDi 105 CV 2012: el “Escarabajo”, a prueba32

VW Beetle 1.6 TDi 105 CV 2012: el “Escarabajo”, a prueba

25 Abril, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Volkswagen Beetle es uno de esos coches que busca ser protagonista por donde pasa, y la verdad es que lo consigue sin alerones, sin tracción trasera, sin pegatinas de híbrido ni potencias de Fórmula 1. ¿Cómo lo logra? Sigue leyendo…

No valorado

Destacable

  • Consumos reducidos.
  • Estética diferenciada.
  • Nostalgia moderna.

Mejorable

  • Espacio plazas traseras.
  • Calidad de algunos plásticos.
  • Medida de los neumáticos.

Dicen (yo no estuve en esa conversación) que cuando Hitler encargó a Ferdinand Porsche el desarrollo del “coche del pueblo”, acordaron 4 requisitos: tenía que ser barato, capaz de transportar a 5 pasajeros, ir a 100 km/h y tener un consumo menor de 10 l/100km. Así nació el Kdf Wagen, lo de Volks-wagen fue posterior.

Soy un auténtico apasionado de los VW refrigerados por aire y en casa hemos tenido varios (entre ellos, un 1302) pero tengo que reconocer que el mítico “Escarabajo” no cumplió ninguna de las premisas: cuando nació, muy pocos alemanes podían permitírselo; tres pasajeros en el asiento trasero iban muy apretados; con el coche cargado, los 100 km/h eran inalcanzables, y su ligerísimo motor bóxer refrigerado por aire tenía muchas virtudes, pero el bajo consumo no era una de ellas.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, Vigo, Rubén Fidalgo32
El Beetle tiene un diseño que resulta simpático.

Aun así, un coche encargado por uno de los personajes más odiados del siglo XX, superado tecnológicamente por casi todos sus competidores y limitado en prestaciones se ha convertido en uno de los automóviles más vendidos de la historia. También se ha ganado la simpatía de 3/4 partes del planeta y todo ello es un fenómeno digno de estudio. Personalmente, encuentro la respuesta en Napoleón. Cuentan de él que cuando preguntaba sobre los méritos de sus generales, por encima de sus éxitos en las batallas o sus estrategias le interesaba saber si era una persona con suerte. Al final, lo que inclina la balanza a un lado o a otro es un intangible…

En el caso del “Escarabajo”, la clave de su éxito ha sido “saber conectar” con la gente y esto se ha basado en dos cualidades:

  • Es un coche con un carisma innegable.
  • Tuvo una acertadísima campaña de marketing. Heinrich Nordhoff, director de la marca en la primera etapa, encargó una publicidad en la que las limitaciones del coche se convertían en virtudes que hacían entrañable y humanizaban el pequeño Volkswagen.

Así, el VW escarabajo casi se convirtió en una mascota, y Walt Disney puso la guinda para que así fuese con sus películas de Herbie.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, Teis, Rubén Fidalgo32
El modelo antiguo es más redondeado.

Muchos “puristas” del modelo miran “por encima del hombro” los New Beetle y Beetle debido a su motor delantero refrigerado por agua y al uso de mecánicas diésel. En mi opinión, ninguno de los dos pretende ser sucesor del mítico “Escarabajo”, sino más bien un homenaje, y como tal debe entenderse.

Personalmente, el actual Beetle me parece mucho más atractivo que el anterior: éste tenía un aspecto más “de juguete” y su interior no recordaba en nada al del modelo original (algo que sí he encontrado en el Volkswagen que pruebo hoy). Reconozco que conduciéndolo me he acordado mucho de nuestro VW 1302 por dos detalles: la curvatura que forma el techo con el marco del parabrisas y el ruido de la guantera al abrirla y cerrarla. Son dos rasgos sutiles, pero me han traído recuerdos de aquel “coche-mascota”.

El acabado Design de este Volkswagen Beetle hace algunos guiños al modelo original, como se aprecia en el salpicadero y en los paneles de las puertas, con molduras del color de la carrocería. Es una lástima que no equipe las llantas One Design, también inspiradas en el clásico y que, personalmente, me parecen las más acertadas para esta carrocería. Otro detalle que debería ser reeditado: los intermitentes sobre las aletas delanteras, todo un símbolo del modelo original (aunque los perdió a mediados de los años 70).

Visualmente, me agrada mucho este Beetle, aunque la zaga sigue sin convencerme debido a una línea que hace parecer que está más levantado del eje trasero… Pero, en general, me parece un coche muy bonito, llama mucho la atención.

El VW Beetle Design 1.6 TDi, en el día a día

Me confieso un enamorado de los coches con personalidad y el Beetle la tiene, así que cuando me dijeron que probaría uno, no me esforcé en disimular la ilusión. Además, he tenido la suerte de conducir “Escarabajos” de casi todas las épocas (incluso “a escala”), y el último “me faltaba en la colección”. Ahora ya tengo otra muesca más en la culata, como diría Clint Eastwood.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, interior, Rubén Fidalgo32
El interior tiene un aire al clásico.

La pregunta que me hacía antes de la prueba era si este Beetle cedería demasiado en el uso diario para tener personalidad o si, por el contrario, habría perdido su carisma en su adaptación al día a día.

La anterior generación recibió muchas críticas por sus casi nulas plazas traseras, su salpicadero alejado del parabrisas y un maletero exiguo. En este Beetle se han solucionado estos apartados con bastante éxito. Los asientos posteriores son mucho más utilizables -al menos, puedo sentarme en ellos y, si el conductor no es muy alto, tengo las piernas en una posición medianamente confortable-. Eso sí, 4 cachalotes de 1,85 m viajarán incómodos.

Los detalles del acabado Design me gustan mucho, ya que me recuerdan al modelo clásico, con los marcos de las puertas y el frontal del salpicadero en el color de la carrocería. Además, el plástico pintado tiene un aspecto de mayor calidad que los que pretenden imitar madera o aluminio.

La unidad de pruebas equipa el sistema de audio Fender, que cumple de sobra con las expectativas creadas y ofrece una calidad de sonido excepcional. El detalle de los marcos de los altavoces y el filo del panel de puerta iluminado también contribuye a hacer más acogedor el habitáculo de este VW Beetle.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, Teis, Rubén Fidalgo32
Las formas curvas son la clave del Beetle.

La mecánica 1.6 TDi me parece una opción muy inteligente. Las prestaciones son suficientes para llevar un ritmo alto… y los consumos lo bastante ajustados como para pagar las posibles multas si nos pasamos con el acelerador: ver un gasto de carburante por debajo de los 5 litros de media en un coche con semejantes neumáticos y aerodinámica es todo un logro. Si avivamos el ritmo, la cifra puede subir por encima de los 5 litros. Para superar los 6 ya tendríamos que meternos en un circuito y “dar rienda suelta” a nuestras aspiraciones como piloto…

Por la ciudad, los marcos verticales del parabrisas proporcionan buena visibilidad hacia delante y en los cruces, pero el 3/4 trasero tiene muy mala visión, con un techo que cae mucho y una ventanilla lateral muy pequeña. Los asientos son comodísimos, igual que la postura de conducción.

A la hora de salir de viaje, el confort y los bajos consumos son dos buenos aliados. El maletero es suficiente, mucho mejor que el de la generación anterior y, aunque no es el de un Volkswagen Golf, no está nada mal para llevar el equipaje de una pareja.

La iluminación es muy buena gracias a los faros bi-xenón, aunque no cuentan con sistema adaptativo direccional.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, interior, Rubén Fidalgo32
Los asientos son muy cómodos.

En definitiva, el VW Beetle es un coche muy utilizable en el día a día, aunque tendrás que vigilar sus aletas al maniobrar entre columnas. La combinación Design con el motor 1.6 TDi me ha parecido muy razonable, y su personalidad es innegable: en cuanto paramos en un semáforo o lo dejamos aparcado, la gente se para a mirarlo.

El VW Beetle Design 1.6 TDi, en el Circuito de A Pastoriza

Dinámicamente no me he llevado ninguna sorpresa, ni para bien ni para mal, con este Volkswagen Beetle. Su comportamiento es casi idéntico al del VW Golf, con todo lo que ello conlleva. Aunque en su lanzamiento la publicidad hablaba del “Escarabajo más gamberro de la historia”, lo cierto es que este coche es una madre con el conductor. El chasis lo perdona casi todo, y lo que no perdona queda cortado de raíz por el ESP.

La pista del circuito estaba muy mojada y sucia, lo que suponía una mezcla muy resbaladiza, de ahí que la media haya sido más bien baja. En estas circunstancias, los enormes ruedones (en medida 235/45-18, son totalmente desproporcionados para este chasis y esta potencia) no hacen nada cómodo rodar con tan poca adherencia, y también exageran el trabajo del ESP: en cuanto el coche se cruza lo más mínimo, echa el ancla y nos para casi en seco.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, A Pastoriza, Rubén Fidalgo32
El comportamiento del Beetle es bueno.

Las suspensiones tienen un tarado tirando a blando, muy acorde con una mecánica que no va a provocar demasiadas inercias a la carroceria, y proporcionan cierto confort al interior. La postura de conducción es excelente, con unos pedales muy bien colocados y un reposapié perfecto para apoyarnos en los giros más bruscos (así no nos “iremos de paseo” por el respaldo del asiento). Para mi gusto, el pedal del embrague tiene demasiado recorrido, pero rápidamente me habitúo a él.

La palanca de cambios está muy bien ubicada y, aunque tenemos sólo 5 marchas, como el motor cuenta con un par enorme en baja, no echamos en falta una sexta. Su tacto no es malo, pero me sigue gustando más el que consiguen los fabricantes japoneses.

En la prueba de esquiva, el Beetle conserva la compostura en todo momento: la rápida dirección es una buena aliada en esta maniobra. También en la frenada asimétrica los controles mantienen el coche en su sitio sin problemas.

No tiene un chasis especialmente eficaz, pero es tan fácil de llevar que, sin darte cuenta, puedes rodar muy rápido con él. Reacciona bien a las transferencias de masas y nos deja jugar con los pedales para girar más o menos, pero lo hace con cierta parsimonia y eso le resta agilidad… Aunque así es más sencillo para la mayoría de los conductores, que es de lo que se trata en este tipo de coches.

Vídeo del Volkswagen Beetle Design 1.6 TDi

Conclusión

El VW Beetle es uno de esos coches que logra que un día te des cuenta de que estás hablándole como si fuese tu mascota. Cuando te acercas a él para ir al trabajo, parece que te recibe con una sonrisa gracias a sus aletas y faros delanteros, es un vehículo que “da buen rollo” y eso me ha gustado.

Prueba VW Beetle Design 1.6 TDi 105 CV, Teis, Rubén Fidalgo32
Todo un icono.

El acabado Design me resulta atractivo (aunque cambiaría las llantas, demasiado agresivas para la estética de este coche y con demasiado “calzado” para sus prestaciones) y la combinación con la mecánica 1.6 TDi me parece acertada. Su economía de uso es notable, con medias de consumo por debajo de los 5 l/100 km.

Sus “servidumbres” como coche de capricho son evidentes: las aletas están muy expuestas a “columnazos”, las plazas traseras son algo justas, la visibilidad en el 3/4 trasero es escasa… pero tiene personalidad y llama la atención, cualidades que otros modelos consiguen con más limitaciones de espacio que éste.

Uno de sus pocos “peros” es que carece de detalles “de cariño” hacia el conductor, algo curioso en un coche que busca diferenciarse de los demás. Un interior con materiales más cuidados, sobre todo en la zona de la consola central, espejos de cortesía iluminados o una instrumentación más completa darían un aire más sofisticado al modelo.

En definitiva, si no te importa ser el centro de las miradas, no necesitas llevar a dos adultos en las plazas traseras en tus viajes y te aburre ver siempre los mismos coches por la calle, el VW Beetle es una buena opción. Con la mecánica 1.6 TDi ahorrarás bastante, y más aún con unas ruedas en una medida algo más coherente con el planteamiento de este modelo.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el VW Beetle, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevosde Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Volkswagen Beetle puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

9 Comentarios

Rubén Fidalgo 25 Abril, 2013

El Beetle ha dejado de parecer un coche de juguete en su nueva generación. Es un coche muy llamativo y que despierta simpatías.

Tazio 25 Abril, 2013

Hola, sabes si va a existir un awd con haldex?

Rubén Fidalgo 25 Abril, 2013

Hola Tazio, no hay confirmación de que vayan a hacer un 4WD, pero no sería complicado tirar de su banco de órganos para hacerlo… tal vez un “Byggy Manx” playero????
Un saludo y gracias por tu comentario.

Pablo 18 Octubre, 2014

Hola Rubén, éste beetle disponía del “polémico´´ eje trasero rígido; si es así, ¿cómo se comporta tan bien? y por último, ¿por qué vw diseña un eje rígido para el beetle y luego uno torsional para la MQB?. Un saludo y gracias de antemano.

Rubén Fidalgo 22 Octubre, 2014

Hola Pablo, perdona la demora en responderte. Este Beetle no cuenta con el eje trasero multibrazo, pero como te decía en otra ocasión, los ejes rígidos traseros no tienen por qué ser malos si están bien guiados y si todo lo demás es coherente, dureza de muelle, amortiguador, llantas…
Este beetle es muy homogéneo y el conjunto funciona muy bien. No es el más rápido pero como digo en la prueba, un cabrio no debe serlo, su finalidad es otra. Las reacciones son muy progresivas y predecibles, nada de brusquedades y es muy seguro.
Un saludo y gracias de nuevo por tu fidelidad 😉

Jesús 14 Diciembre, 2014

Hola Rubén, tengo curiosidad en saber si el comportamiento es como el de un Golf, si en motor difieren o es el mismo y cual tiene un tacto más deportivo? Gracias, un saludo

Rubén Fidalgo 14 Diciembre, 2014

Hola Jesús, mecánicamente es idéntico a un Golf equivalente de la generación VI. Respecto a un Golf VII tiene los mismos motores, cajas de cambios… pero las suspensiones son diferentes ya que el Golf VII utiliza la plataforma MQB y el Beetle la anterior.
Ni el Golf ni el Beetle tienen un tacto deportivo, en ese sentido el Seat León es el que tiene una puesta a punto dinámica más “sport”. Entre el Beetle y el Golf las diferencias son mínimas. Si elegimos una versión del Golf VII de las potentes, las que montan el eje trasero multibrazo en vez del de brazos tirados, será el golf el más eficaz, porque no está disponible ese eje para el Beetle, pero entre un Golf VII de eje trasero torsional y el Beetle apenas hay diferencias.

Jesús 19 Diciembre, 2014

Hola Rubén,

Entonces podemos decir que monta la plataforma del Golf VI y los motores del Golf VII, al final es una mezcla de todo un poco jajaja.

Puede que me vaya completamente de lo que es la prueba pero al meter al Golf VI, me entra la duda si hay una diferencia enorme entre un Golf VI 1.6 TDI y un Golf VII 1.6 TDI, me imagino que el último será más dinámico y refinado que el de la anterior generación por la plataforma MQB, pero mi duda es si tanto se nota el cambio, tanto en motores (consumos, refinado del motor, sonoridad), caja de cambios, habitáculo y demás.
Gracias por la respuesta, y disculpa por que el comentario esté fuera de lugar.

Un saludo

Rubén Fidalgo 20 Diciembre, 2014

Hola Jesús, entre un Golf VI 1.6 TDi y un VII no hay mucha diferencia a nivel dinámico porque el eje trasero del MQB no es multibrazo con esa mecánica. Las diferencias están más provocadas por los sistemas más modernos de control de estabilidad, sistemas de seguridad proactiva, etc. que por el comportamiento del chasis en sí.
En cuanto a habitáculo sí se notan las diferencias, con una calidad aparente mayor en el nuevo y más amplitud. Los consumos…muy igualados, aunque el nuevo es más ligero, está más capado para contaminar menos, así que “lo comido por lo servido”. En cuanto a sonoridad, etc, el MQB está muy bien, sobre todo en lo que a ruidos de rodadura se refiere. Un saludo y gracias por tu consulta.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba