Volvo S80

27 Febrero, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

Tres años después de su lanzamiento, el buque insignia sueco recibe una actualización que comprende ligeros matices estéticos, cambios en el equipamiento y actualizaciones mecánicas.

17

Tres años después de su lanzamiento, el buque insignia sueco recibe una actualización que comprende ligeros matices estéticos, cambios en el equipamiento y actualizaciones mecánicas.

Las mejoras estéticas exteriores aplicadas al S80, rival de modelos como el Audi A6, el BMW Serie 5 y el Mercedes-Benz Clase E, pero también de otros de rango y precio inferiores como el Skoda Superb, se centran en la parrilla, ahora con un emblema más grande, detalles cromados inferiores en el paragolpes, las puertas y los pilotos. Dentro cambia el volante, la consola y la instrumentación, desde ahora con biseles cromados para los relojes.


El equipamiento puede reforzarse con opciones como el chasis deportivo o sport -el de serie recibe una puesta a punto más suave y confortable sobre lo visto en el modelo precedente-. Más firme, disfruta de muelles de menor recorrido -bajan la carrocería 20 mm en el frontal y 15 en la trasera- y es capaz de mantener constante la altura del vehículo con independencia de la carga. A él se agragan estabilizadoras más gruesas para minimizar balanceos y calibración de la dirección revisada, de modo que resulte más precisa en el guiado. Sigue ofreciéndose, en esta parcela, el chasis de flexibilidad variable Four-C, de serie con el propulsor V8.


A todo ello, el S80 se beneficia de modernos dispositivos como el avisador de obstáculos para cambiar de carril BLIS, control de crucero con distancia ajustable mediante rádar de proximidad, alumbrado bixenón con haz direccional para curva, alarma PCC -detecta el pulso cardiaco e indica, a distancia, si alguien ha accedido al vehículo-… e incluso navegador con pantalla escamoteable o equipo telemático integrado, con pantallas de 7 pulgadas en el dorson de los reposacabezas delanteros y reproductor DVD, en el alto de gama Executive -el resto de acabados son los Kinetic, Momentum, Summum y Executive-.


Hablando de motores, el turbodiésel 2.4D de cinco cilindros gana fuerza y pasa de los 163 CV originales a los actuales 175. Su par máximo sube, además, de 340 a 420 Nm, mientras que el consumo se ajusta a 5,8 litros cada 100 km, por los anteriores 6,4. Esta mecánica se añade a las disponibles de gasóleo 2.0 de 136 CV y D5, desde hace poco con 185 -dotado de tracción total AWD- y 205 CV -230 km/h y 6,2 litros cada 100 km de media-, así como a las de gasolina 2.0F de 145 CV, 2.5FT de 200, 3.2 de origen Yamaha y 238 CV, T6 de 285 CV y V8 de 315, como el anterior con tracción total AWD y cambio automático/secuencial Geartronic de 6 relaciones, opcional para el resto -montan cajas manuales con idéntico número de marchas-.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba