Volvo: nuevos motores

20 septiembre, 2011, modificada el 21 septiembre, 2011 por

El futuro de la marca sueca, en manos chinas, es alentador y se apoya en todo tipo de avances tecnológicos para hacer sus modelos más competitivos en lo que a costes de producción se refiere, sin perder su tradición premium, ni su preocupación por la seguridad y el medio ambiente.

2

Durante los próximos diez años, la marca sueca dejará de fabricar los motores más grandes y pontentes de su gama para cumplir las normas más estrictas de emisiones en Europa, Estados Unidos y China. Así, el jefe de I+D del fabricante escandinavo, Peter Mertens, asegura que, antes del final de la década, todos los modelos Volvo tendrán mecánicas de 4 cilindros.

A partir de 2013, una nueva familia -llamada VEA- de bloques de 3 y 4 cilindros, tanto diésel como gasolina, sustituirá a los actuales de 5 y 6 cilindros. Esta gama contará con cuatro propulsores: dos tricilíndricos de 1.5 litros y dos tetracilíndricos de 2 litros, todos con inyección directa.

Según el fabricante sueco, los futuros 4 cilindros tendrán un rendimiento superior a los actuales de 6, con un consumo menor. Serán hasta 90 kg más ligeros y, gracias a unas nuevas centralitas eléctrónicas, conseguirán mejorar la economía del combustible en un 35%. De esta forma (junto con una inversión de 11 millones de dólares durante los próximos cinco años, para aprovechar la demanda en mercados como China), Volvo pretende doblar sus ventas hasta llegar a los 800.000 coches anuales en 2020. Este año ven probable vender 400.000 y podrían llegar a los 430.000, frente a los 373.525 vehículos de 2010, cuando Ford vendió la marca al fabricante de automóviles chino Zhejiang Geely por unos 1.500 millones de dólares.

Esta nueva generación de propulsores trata de conseguir economías de escala dentro de la empresa y forma parte de la SPA o arquitectura de plataforma escalable del vehículo. Así, el 80% de los futuros Volvo se fabricarán en la misma línea de producción, independientemente del tamaño y su complejidad. El primer modelo basado en dicha arquitectura probablemente será una berlina grande que sustituya al S80, en 2014, cuyo anticipo es el Volvo Concept You.

Para completar el futuro de la marca, dentro del apartado tecnológico , hay que destacar que a finales de este año empezarán las pruebas del KERS -Kinetic Energy Recovery System- en carretera. Este sistema captura la energía de frenado en un volante de inercia que gira hasta 60.000 rpm. Una vez liberada dicha energía almacenada, el coche da 80 CV más, al tiempo que el consumo de combustible se reduce hasta en un 20%. Este dispositvo se probó en la F1, aunque se reemplazó por un diseño parecido al de los coches híbridos de gasolina, en los que la energía recuperada al frenar se almacena en una batería y se libera mediante un motor eléctrico.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba