Volvo Car Group desarrolla un nuevo material para las baterías de coches eléctricos

Volvo Car Group desarrolla un nuevo material para las baterías de coches eléctricos

Volvo está desarrollando un nuevo material para convertir la propia carrocería de un coche eléctrico en un acumulador y prescindir así de las tradicionales baterías, lo que ahorraría mucho peso y coste, además de mejorar la autonomía de este tipo de vehículos.

Volvo Car Group ha desarrollado un nuevo material alternativo al de las baterías que utilizan los coches eléctricos, y que puede llegar a aligerar el peso de este tipo de vehículos hasta en un 15%.

Volvo, propiedad del grupo chino Geely, explicó que este nuevo compuesto está formado por fibra de carbono, baterías nanoestructuradas y supercondensadores. El material almacena energía con menor peso, menor espacio y de forma más ecológica.

Acumulador eléctrico Volvo
La idea de convertir todo el coche en un enorme acumulador eléctrico es genial.
Ampliar

El proyecto de investigación, con el Imperial College of London como socio principal y con Volvo como único fabricante automovilístico implicado, ha requerido tres años y medio de trabajo y se ha aplicado en un Volvo S80 experimental.

La empresa explica que el material puede ser utilizado en forma de componentes de la carrocería, como las puertas, el maletero o las llantas. Almacena la energía y se recarga por el uso del freno regenerativo o al conectarse a una red eléctrica.

Volvo ha desarrollado dos componentes para el S80 experimental: la tapa del maletero, que puede sustituir a las baterías tradicionales, y una cubierta de cámara, que reemplaza a la barra estabilizadora y a la batería del sistema Start-Stop.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Rubén Fidalgo 23 octubre, 2013

La verdadera genialidad es haber imaginado la propia carrocería como un enorme acumulador eléctrico.

Ir arriba