Volkswagen Touran 1.6 TDI

22 Diciembre, 2010, modificada el 24 Enero, 2011 por

Si en 1940 el Volkswagen Escarabajo nació como el coche del pueblo, 70 años después el nuevo Touran toma su relevo por su máxima polivalencia y versatilidad. Un monovolumen compacto, útil para casi todo y superventas por 24.990 euros.

35

El Volkswagen Touran actual es fruto de una profunda renovación que reemplaza al modelo de 2003, restilizado en 2007, para enfrentarse de tú a tú a los productos recientemente puestos al día del nicho de los monovolúmenes compactos. Modelos competidores con carrocería entorno a los 4,5 metros capaces de albergar a mínimo de 5 plazas, como los Citroën C4 Picasso, Ford C-Max, Mazda5, Peugeot 3008 y Renault Scénic. El Touran también puede medirse, gracias a su tercera fila de asientos opcional, con rivales de 7 plazas como los Ford Grand C-Max, Peugeot 5008, Renault Grand Scénic y Toyota Verso. El Volkswagen Sharan, también actualizado recientemente, no es un competidor directo ya que su tamaño y precio son claramente superiores.Touran se aprecia la imagen de marca de los últimos productos de la firma de Wolfsburg, como la última generación de los Polo, Scirocco, Golf, Passat y Touareg. Estilo denominado ADN

En el diseño del

 En la carrocería todo es, prácticamente, nuevo respecto al modelo anterior, excepto la plataforma y las puertas laterales que son las mismas -del Golf V-. La longitud, anchura y altura son casi idénticas, aunque a simple vista parezca que el nuevo es más grande. Por fuera es, en general, muy sobrio y alemán, donde las líneas horizontales son protagonistas y la elegancia proviene de la calandra con láminas cromadas -según acabados-. Los faros, de generosas dimensiones e interior pintado en negro, aportan cierto aire fiero y deportivo. Detrás, también cambian los pilotos, ahora horizontales, partidos y también grandes, equipados con leds perfectamente visibles para el resto de los conductores. El portón trasero es más grande, aerodinámico y funcional, y permite un umbral de carga más bajo y cómodo.   

Interior

Nada más abrir la puerta del conductor se percibe la marcada calidad de los productos Volkswagen, gracias a la utilización de elementos de buena factura que encajan perfectamente. La instrumentación y los mandos de control se han actualizado, así como la consola central, donde se integra el nuevo climatizador automático y unas rejillas de ventilación sobredimensionadas. El volante, de tres brazos, es más deportivo y los relojes analógicos cuentan con electroluminiscencia en color blanco. En este acabado intermedio Advance hay aplicaciones metálicas en algunos elementos y mandos.�
El habitáculo es lo suficientemente grande como para alojar cómodamente a cinco adultos, aunque las plazas traseras son algo justas de ancho. Y a dos niños más si se compra en opción la tercera fila de asientos -por 730 euros-. La capacidad del maletero con las tres filas de asientos es muy poca –Volkswagen no facilita el dato-, pero con 5 plazas o con los dos asientos plegados en la tercera fila el volumen disponible es de 695 litros; ampliable hasta los 1.913 litros, si prescindes de todas las plazas excepto de las delanteras. 

La ergonomía y el sentido práctico del habitáculo son una constante. En parte, gracias a los numerosos huecos portaobjetos que hay por todo el coche o a las mesitas plegables con posavasos integrados en los respaldos de los asientos del conductor y acompañante -a partir del acabado Advance– y, sobre todo, por la modularidad de los asientos. La segunda fila puede desplazarse en bloque longitudinal y transversalmente, se puede plegar y desmontar de manera individual mediante unas simples maniobras. La tercera fila, compuesta por dos asientos individuales integrados debajo del suelo del maletero, puede desplegarse, por separado, de forma sencilla. La altura del suelo, con los asientos de la tercera fila completamente plegados, es 7 cm mayor que sin ellos. 

El equipamiento de serie es correcto desde el nivel básico Edition: aire acondicionado con climatizador, cuatro elevalunas eléctricos, retrovisores eléctricos y térmicos, control de crucero, dirección asistida de endurecimiento progresivo, volante con ajuste en altura y profundidad, radioCD lector de MP3 con 4 altavoces, asientos delanteros ajustables en altura, 4 airbags, controles de estabilidad y tracción, cierre centralizado con mando adistancia, reposacabezas en las 5 plazas, llantas de aleación de 15 pulgadas en neumáticos 195/65 HR y cambio manual de 6 velocidades

La unidad de pruebas es un Advance cuyo equipamiento añade a lo anterior asistente de arranque en pendiente, climatizador bizona, volante multifunción revestido en cuero, 8 altavoces, asientos delanteros con ajuste lumbar, tres tomas de corriente de 12 V, palanca de cambios en cuero, símil aluminio en puertas y tablero, apoyabrazos central delantero, compartimentos bajo los asientos delanteros, filtro antipolen, llantas de aleación de 16 pulgadas en neumáticos de 205 mm, regulación de los faros con ajuste manual, sensor de luz ambiental, faros antiniebla con luz de giro, retrovisor interior antideslumbrante, retrovisores abatibles eléctricamente y limpiaparabrisas delantero con sensor de lluvia. Equipamiento interesante, pero no completo ya que faltaría por montar el necesario manos libres 250 euros-, así como las conexiones para iPod y USB190 y 170 euros, respectivamente-. 

La diferencia de precio entre la versión de acceso a la gama, Edition Bluemotion Tech, y un Advance es de 2.630 euros a favor del primero, cantidad considerable, pero que puede justificarse según las necesidades del conductor. Salvada esta diferencia, esos 2.630 euros de ahorro del Bluemotion resultan interesantes porque este cuenta con la tecnología de optimización de energía que, a efectos prácticos, supone un importante ahorro de combustible -entre 0,5 y 1 litro cada 100 km según datos oficiales-, 15 gr/km menos de CO2 y una velocidad punta teórica mayor de 3 km/h

Comportamiento y Prestaciones

La unidad probada monta la mecánica 1.6 TDI de 105 CV de potencia con transmisión manual de 6 velocidades en el eje delantero y algunos gadgets extras de interés como el asistente de luces -130 euros- o el manos libres -255 euros-. La política de equipamientos y estructura de gama de la marca impide elegir una transmisión automática como extra, por lo que no hay más remedio que decantarse por una versión Advance con DSG que, aunque cuesta unos 2.000 euros más que nuestro protagonista, monta el magnífico cambio de doble embrague de 7 velocidades.�
El comportamiento del Touran es prácticamente idéntico que el del modelo al que sustituye ya que la plataforma es la misma, elemento que a su vez procede del Golf V, con columnas McPherson delante y un multibrazo detrás, junto con barras estabilizadoras en ambos ejes. Esto significa que en marcha no hay momento para sustos, ya que el vehículo mantiene una buena trayectoria en línea recta y en apoyos en curva. La unidad de pruebas monta un kit de suspensión deportiva 165 euros– que da más firmeza al conjunto, lo que limita el balanceo de la carrocería. No es un coche para correr, ni mucho menos, pero se puede viajar ligero de manera cómoda y segura. Los controles de estabilidad y tracción actúan rápidamente para eliminar cualquier situación de emergencia. Los frenos actúan correctamente y la dirección, tirando a blanda y de largo recorrido, es eficaz en un vehículo de claro enfoque familiar como este.�
Uno de los gadgets que más me ha gustado ha sido el asistente de luces de cruce y carretera, denominado Light Assist, una virguería que merece la pena comprar ya que es barato -cuesta 130 euros– y realmente eficaz. Se activa de manualmente y sirve para olvidarse de cambiar entre luces cortas y largas, ya que el sistema lo hace de manera inmediata, rápida y automática sin prácticamente molestar tanto a los conductores que viajan por delante como a los que vienen por el carril contrario.�
En ciudad este Touran se mueve bien, gracias a la altura del asiento del conductor y a la visibilidad que permiten las amplias lunas. El motor tiene cierto empuje desde marchas intermedias, lo que favorece una conducción sin cambios constantes de marcha en tráfico lento. El sistema de asistencia al aparcamiento Park Assist 2.0 resulta perfecto para aparcar sin rozar los paragolpes gracias a los avisos acústicos e imágenes de cercanía proyectadas en la pantalla de la consola central. El Park Assist cuesta 415 euros, aunque en esta unidad de prensa forma parte del paquete opcional Traveller 1.320 euros– que, además, incluye techo panorámico corredizo y eléctrico, barras longitudinales cromadas, portaobjetos en el revestimiento interior del techo y dos lámparas de lectura delanteras.�
El motor downsizing de 1.598 cc sustituye al 2.0 TDI de 110 CV, ambos con tecnología common rail y filtro de partículas. Sustitución que responde, principalmente, a la economía de compra que supone la aplicación del tipo del 4,75 % en el impuesto de matriculación por el hecho de emitir entre 120 y 160 gr/km de CO2 -exactamente, 134-. Aunque no tiene el empuje del 2.0 TDI de 140 CV, este 1.6 de 105 se muestra voluntarioso y silencioso desde las 1.500 rpm, momento en el que ofrece su par máximo de 250 Nm. Con una sexta larga, es fácil mantener velocidades de crucero elevadas con consumos contenidos, por debajo de los 5,5 litros a los 100 km. La velocidad máxima –183 km/h– es más que suficiente para este vehículo, aunque la aceleración de 0 a 100 km/h en 12,8 segundos resulta justa en adelantamientos en un coche de aerodinámica justa y peso en vacío de 1.544 kg. Los puertos de montaña no son su hábitat preferido.�
Este Touran es un producto equilibrado y válido para el cliente tipo de este monovolumen compacto: pequeñas familias y conductores que necesitan, bien por su actividad profesional o de ocio. Un vehículo para, prácticamente, todo, amplio, con buena imagen, calidad, robustez y economía de uso. Un auténtico coche del pueblo 2.0 que tiene, en la versión de acceso 1.6 TDI Edition Bluemotion Tech su mejor exponente y mi total recomendación. 

Destacable

– Consumos contenidos.
– Light Assist.
– Práctico, versátil y de calidad. 

Mejorable

– Cambio automático no disponible en opción.
– Motor justo en aceleraciones.
– Precio algo elevado.

1 Comentario

Nicolas 27 Enero, 2011

Tengo la carrocería antigua que personalemente prefiero. Fue elección de mi mujer pero la verdad es que cada día me sorprende mas. Un gran coche y muy fiable. la opción de 7 plazas vale. la pena.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba