Volkswagen Touareg V8 TDI

4 Noviembre, 2010, modificada el 21 Abril, 2015 por

¡800 Nm de par para catapultar más de 2.200 kg hasta los 100 km/h en 5,8 segundos! Un conjunto más dinámico en asfalto, que mantiene las aptitudes de su antecesor en terrenos hostiles. No te pierdas el nuevo Touareg, a fondo.

55

El nuevo Touareg, que completa su gama de acceso con motores V6FSI y TDI de 280 y 204 CV, respectivamente-, se convierte en una atractiva opción si te gustan los SUV como los Audi Q7 4.2 TDI -con el que comparte propulsor-, BMW X5 y X6 xDrive 40d y el Mercedes Clase M 450 CDI, todos ellos con mecánicas de potencias iguales o cercanas a las de nuestro protagonista, el V8 TDI.

Es cierto que hay otros modelos, dentro del nicho todocamino, que también puedes plantearte -aunque menos potentes, similares a los TDI de acceso e intermedio-. Te hablamos de los Infiniti FX 30dS, Lexus RX 450h y  Volvo XC 90 -el tope de gama D5 sólo tiene 200 CV-. Pero la competencia no se queda en el nicho campero de los 4×4. Todoterrenos puros como los Jeep Grand Cherokee, Land Rover Range Rover Sport, Porsche Cayenne y Toyota Land Cruiser, también son rivales de la segunda generación Touareg que tiene una versión, el V6 3.0 TDI de 240 CV, con posibilidad de llevar tracción 4XMotion con reductora -low- y bloqueo de los diferenciales central y trasero.
Mientras que el primer Volkswagen Touareg era un todocamino con aptitudes fuera del asfalto, el actual desdobla su gama con versiones puramente SUV y una todoterreno. Estéticamente, destaca por disimular sus tremendas cotas; tanto es así que, a simple vista, parece un Tiguan. Aunque se “tiguaniza”, sólo, hasta que te pones al volante, sensaciones que te contamos después de enseñártelo por dentro.

Interior

Lo primero que llama la atención cuando te subes al Touareg son los cambios de su modernizado habitáculo, más acogedor y cercano a los del resto de la actual gama Volkswagen, con una mejor calidad percibida -por materiales y ajustes-. El coche crece de largo, aunque pierde altura -regulable mediante una de las ruletas del túnel de la transmisión-; y más si llevas la suspensión neumática a su posición más baja –cargado-, lo que te facilita la entrada y salida. De todas formas, cuando quitas el contacto recupera la posición normal, algo elevada para acceder y cómoda para bajarte.
De espacio va sobrado para cinco adultos, además la banqueta trasera se mueve longitudinalmente, y los asientos -denominados Confort por la marca, de serie en esta versión- son el colmo de la comodidad y la sujeción -por mucho que hagas el gamberro fuera del asfalto, no te mueves-. Por otra parte, de ergonomía va sobrado, algo habitual en los modelos del grupo.
El maletero, como es natural en modelos de este segmento, es su punto fuerte -en nuestra unidad el portón eléctrico era de serie, pero en el resto de versiones es una opción recomendable por su tamaño y peso-. Sus más de 500 litros de capacidad –580 si pegas el asiento de atrás a los delanteros- igual acogen el equipaje de una familia numerosa que una escalera; si es grande tendrás que abatir las plazas traseras -puedes hacerlo mediante unos cómodos botones en la pared derecha del maletero- para aprovechar los más de 1.600 litros en los que se convierte el hueco para la carga. La boca es gigante y su altura la puedes salvar a través de otro botón, situado debajo de los que esconden los asientos posteriores.
El equipo de serie del V8 TDI incluye todo lo que puedes pedir a un coche de su categoría y precio, 80.000 euros: faros bixenón direccionales con leds de luz diurna, eyectores de los limpiaparabrisas calefactados, llantas de 18 pulgadas en ruedas de 255/55, inserciones en madera de nogal, asientos de cuero eléctricos y calefactados, alarma con inmovilizador antirrobo, paquete de radio y navegación -con pantalla táctil de 8 pulgadas, disco duro de 60 GBDVD, dos ranuras para tarjetas de memoria, entrada multimedia y sistema Area view, formado por cuatro cámaras de visión perimetral– y acceso y arranque sin llave -por cierto, esta es demasiado grande para no ser, obligatoriamente, necesaria-. Sin embargo, el bluetooth es opcional.

Comportamiento y Prestaciones

Arrancamos la mecánica de 4.2 litros de cilindrada y, tras pasar la palanca del cambio Tiptronic de 8 velocidades a la posición D, notas como las relaciones se suceden con suavidad y una insonorización muy amortiguada. La última relación la engrana cuando pisas el acelerador para mantener una velocidad constante; en el momento en el que ejerces algo más de presión sobre el pedal derecho, baja una o dos marchas -según lo que hundas el pie-. El modo secuencial del cambio -sin levas en el volante- actúa con rapidez y, salvo situaciones concretas, da prioridad a tu mano derecha. Detalle de calidad, tratándose de un convertidor de par.
Pero la verdadera sorpresa viene cuando pasas el pomo a la S y pisas a fondo el acelerador. Su exagerado par máximo, que empieza a entregar antes de girar a medio régimen, te catapulta hasta los 100 km/h en registros de deportivo -menos de 6 segundos– y se acaba pasados los 240 km/h. Todo con unos consumos ajustados, según la marca, de 11,9 litros en ciudad, 7,4 en carretera y 9,1 litros de media -todos a los 100 km-, que durante el uso diario son tremendamente sensibles. Lo que significa que añades 4 o 5 litros más a cada una de la cifras anteriores, si pretendes cierta agilidad.
Y es que mover 2.222 kg de peso tiene sus inconvenientes. Además del gasto, hay que pararlos; algo en lo que brilla el Touareg, gracias a sus discos de freno delanteros y traseros ventilados de 360 y 330 mm, respectivamente, con buen mordiente y un tacto de pedal progresivo. A pesar de reducir su altura a 1.709 mm, las inercias son inevitables, incluso en el modo sport en el que la suspensión es más dura -también tiene las opciones normal o equilibrada y confort, la más cómoda en la que los balanceos son notables-.
Sin embargo, su comportamiento en curva ha ganado muchísimo y al límite conduces un conjunto más robusto y estable -cercano a un turismo-. La dirección -de endurecimiento progresivo con la velocidad- es cómoda para maniobrar y exacta cuando abordas curvas enlazadas. Cuando se sale del viraje, lo hace por completo -se va de lado-.
Fuera del asfalto es una máquina con la que disfrutas como un niño con zapatos nuevos -también por lo de pisar los charcos-. La tracción 4Motion del Volkswagen Touareg V8 TDI tiene en el túnel central dos ruletas. La de la izquierda con sirve para pasar de conducción en asfalto a off-road -y viceversa-, que activa el control de descensos; y la de la derecha para seleccionar la altura del coche según el tipo de terreno por el que circules -de la posición más baja a la altura máxima son: cargado, normal, campo a través y terreno especial-. Entre los dos mandos redondos están -de izquierda a derecha- la tecla con la que quitas los controles de estabilidad y tracción, el selector de dureza de la suspensión y la tecla de bloqueo del diferencial central. Así, con este aparato te puedes subir a una roca o divertirte por caminos realmente difíciles con total control.
El Volkswagen Touareg V8 TDI es un completo SUV que ha mejorado dinámicamente y mantiene ciertas aptitudes en firmes complicados, con las que sorprendió su antecesor. Una bestia potente y refinada con más tecnología, y todo el espacio que se espera de un todocamino de gran tamaño y de su precio.

Destacable

– Motor potente de par brutal.
– Habitáculo espacioso y refinado.
– Comportamiento dentro y fuera del asfalto.

Mejorable

– Bluetooth opcional.
– 8ª velocidad difícil de mantener en posición D.
– Consumos elevados y muy sensibles.

1 Comentario

Nuevo Volkswagen Tiguan: ya a la venta | Autocasion Editorial 14 Julio, 2011

[…] diseño del nuevo todocamino compacto se acerca al de su hermano mayor, el Touareg. Destaca su frontal rediseñado de coche más grande que aporta empaque y una imagen más musculosa […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba